INFORME – El traspaso del transporte pasó por el Congreso, vio luz verde, y una vez convertido en ley, derivó en nuevos cruces entre los gobiernos nacional y porteño. Cristina le propuso la mitad del subsidio para los colectivos cuyo recorrido se da dentro de los límites de la Capital y una quita gradual de la seguridad de la Policía Federal en trenes y estaciones de subte. Macri lo rechazó, ya que considera que el convenio debe ser aprobado por la Legislatura porteña. Las críticas de ambos lados no cesan.

Los dardos entre CFK y Macri son en los atriles y ante las cámaras. Aún no se reunieron por el tema.

El traspaso de la administración de los subtes de Nación a Ciudad transita cada día un camino más sinuoso. Es que luego de que el Congreso diera luz verde al proyecto de Casa Rosada para transferir la red de subterráneos, el Premetro, el Tranvía de Puerto Madero y 33 líneas de colectivos que tienen su recorrido en forma exclusiva dentro de los límites de la Capital Federal, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le propuso al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, el retiro gradual de la seguridad a cargo de la Policía Federal en estaciones y andenes; y arriba, en la superficie, darle la mitad del subsidio que reciben los ómnibus por un año. El intendente rechazó los ofrecimientos y criticó con dureza al Gobierno nacional.

Macri fue claro en la conferencia de prensa que dio en el Palacio de Gobierno: “En estos términos no va a haber traspaso”. Dijo que le volvió a pedir una audiencia a Cristina, pero también la acusó de ser “la Presidenta que más ha atropellado el federalismo en toda la democracia” del país.

Antes la mandataria también había fustigado al titular del Ejecutivo porteño, pero también le propuso hacerse cargo de la mitad de los subsidios para las 33 líneas de colectivos que tienen su recorrido dentro de los límites de la Ciudad por el plazo de un año, y el retiro gradual de la Policía Federal de los andenes y estaciones de la red de subterráneos hasta junio.

La jefa de Estado dio cifras: dijo que los subsidios para el sector son de “1.180 millones de pesos”, y que la Nación puede pagar la mitad durante un año. Con respecto a la seguridad, expresó que “implementar un cronograma no puede llevar más de tres meses”, por lo que la iniciativa de retiro gradual terminaría en “junio”, a la vez que consideró que tiene “medio año para implementar la seguridad de seis líneas de subtes, con casi cuatro mil efectivos de la Policía Metropolitana es un tiempo más que prudencial”. Con la fecha de finalización de la prórroga a punto de cumplirse (vencía mañana), la Unión Tranviarios Automotor (UTA) había convocado a un paro para el miércoles próximo, pero quedó “sin efecto” luego de lo anunciado por la mandataria.

La Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad ordenó ayer al Ministerio de Seguridad de la Nación que mantenga esa custodia en la red de subterráneos hasta el próximo 8 de abril, a raíz de una causa iniciada por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), que reclamaba que el gobierno nacional garantice el servicio de seguridad en los subtes, luego de que Macri rechazara la prórroga.

Cristina criticó a Macri de que “unilateralmente” decidió “no dar cumplimiento” al acta acuerdo del traspaso con un “intento bochornoso” de “devolución de los subtes”. También dijo que ningún funcionario porteño viaja en subte y que dispusieron con “liviandad” un aumento del 127 por cierto en el valor del boleto, y que provocó una reducción en “un 30 por ciento” de la utilización de este medio de transporte.

El jefe de Gobierno aseveró que el convenio debe ser aprobado por la Legislatura porteña. “No hay lugar a duda alguna, la Nación nunca dejó de ser la autoridad concedente del subte. Esto no va a cambiar hasta que haya un convenio que sea aprobado por la Legislatura”. También que “la seguridad de la Ciudad es responsabilidad del gobierno nacional y los subtes están dentro de la Ciudad”.

“Ellos (en referencia al Gobierno nacional) han decidido la tarifa en el transporte. Ellos quieren aumentar las tarifas sacando el subsidio. Esa es la política de ellos. Opino que la Ciudad tiene que tener la misma tarifa que Córdoba o Río Negro, pero dentro de un sistema integral de tarifas", argumentó.

El titular del Ejecutivo local dijo que el Congreso “realizó un papelón” al aprobar la iniciativa de traspaso presentada por Casa Rosada. Además de haber fustigado a la Unión Cívica Radical, que acompañó la propuesta oficial, se dirigió, ante las cámaras, enm forma directa a la Presidenta: “No cuente con nosotros para ser cómplices de los futuros muertos por accidentes”.

Mientras los dardos de uno y otro lado no se detienen, la jueza en lo Contencioso, Administrativo y Federal Claudia Rodríguez Vidal rechazó las medidas cautelares presentadas tanto por el Gobierno nacional como por el porteño, por considerar que ninguno cumplió con los requisitos legales necesarios. No obstante, el macrismo apunta a encontrar una salida por la vía judicial por parte de la Corte Suprema, si bien el kirchnerismo entiende que el planteo no es de jurisdicción originaria del máximo tribunal.

Conocida la propuesta de la Presidenta y el rechazo del jefe de Gobierno, la Legislatura porteña recomendó, a través de un proyecto de declaración, retrotraer la tarifa de 2,50 pesos a 1,10 pesos. En ese sentido, tanto el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manuel Abal Medina, como el ministro del Interior, Florencio Randazzo, coincidieron en que la fijación del precio del boleto fue asumido por Macri al suscribir el acuerdo a principios de enero. Mientras que desde el Ejecutivo porteño, la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, expresó que “al suspenderse ese acta, la Ciudad no tiene más esa potestad”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

La Cámara Baja convirtió en ley el proyecto de Casa Rosada que ratifica el traspaso de la red de subterráneos, el Premetro, el Tranvía de Puerto madero y 33 líneas de colectivos que realizar su recorrido dentro de los límites de la Capital.

Tras ocho horas de debate, el proyecto de Casa Rosada vio luz verde en Diputados (Foto: Télam

Finalmente, el Gobierno Nacional logró ayer que la Cámara de Diputados aprobara por amplio margen la ratificación del acta acuerdo de transferencia de los subtes y el Premetro a la Ciudad de Buenos Aires, como también 33 líneas de colectivos que hacen su recorrido dentro de los límites de la Capital y el Tranvía de Puerto Madero, incorporados en el proyecto que Casa Rosada enviara al Congreso.

El recorrido parlamentario quedó cerrado ayer, a tres semanas de que la Nación presentara la iniciativa para ratificar que el acta acuerdo firmada entre los ejecutivos nacional y porteño.

En un debate que duró más de ocho horas, el proyecto que se trató en sesión especial vio luz verde por 162 votos afirmativos, 54 negativos y 18 abstenciones. Contó con el lógico respaldo del oficialismo y fuerzas aliadas, y de la Unión Cívica Radical, aunque esta última lo hizo con disidencias, ya que considera que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aceptó el traspaso del subte a la órbita de la Ciudad al aumentar la tarifa del boleto, pero también cuestionó al Gobierno Nacional por haber incluido “sin explicación” la transferencia de 33 líneas de colectivo cuyo recorrido se da dentro de los límites de la Capital Federal.

Luego del debate llegaron las repercusiones de la aprobación del proyecto. El jefe de la bancada kirchnerista en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, aseveró que “la Ciudad es la única que no administra su sistema de transporte urbano”. También dijo que Macri “no puede excusarse en su responsabilidad” y consideró que es “un error” que el tema se resuelva en la Justicia. “Ahora Macri tiene además del acta, una ley, y lo razonable sería que respete la ley y que respete el acta que firmó”, señaló el legislador.

Por su parte, el titular del bloque radical en la Cámara Baja, Ricardo Gil Lavedra, expresó que “está bien que el Congreso intervenga, pero no quiere decir que vaya a resolver la cuestión”. Y analizó que el Gobierno recurre al traspaso porque “ya no quiere pagar los subsidios porque se quedó sin caja”, a la vez que criticó a Macri por firmar el acta acuerdo e incrementar la tarifa.

Las fuerzas que votaron en contra fueron el PRO, el peronismo disidente, y los diputados del socialismo porteño y el GEN que integran el Frente Amplio Progresista. Y Unión Popular, Proyecto Sur, el bloque de Felipe Sola y el socialismo de las provincias se abstuvieron.

Algunos diputados, a lo largo del debate, coincidieron que el tema se resolverá en la Corte Suprema de Justicia, por considerar que el Congreso no es el ámbito adecuado para discutirlo. Así opinaron Graciela Camaño, Fernando “Pino” Solanas y Graciela Ocaña.

La exposición que abrió la sesión fue la de la diputada del Frente para la Victoria, Diana Conti, que dijo que el Congreso tiene competencia para el debate de tal cuestión, y que “haber aumentado la tarifa es irreparable” para el jefe de Gobierno porteño. “Pobre si quiere gobernar el país...”, criticó Conti, a la vez que resaltó que “el proyecto oficial es constitucional”.
El diputado del radicalismo Mario Negri, si bien avaló el argumento del oficialismo, consideró que “lo que queda pendiente para la política es el debate de fondo”. Y agregó: “Reclamamos la misma política de subsidios a lo largo y ancho del país”.

El legislador nacional kirchnerista Roberto Feletti criticó al líder del PRO al preguntarse que “¿alguien que quiere ser Presidente no puede administrar seis líneas de subte?”. Y tomó como punto para fustigar una promesa de campaña: “Ustedes han hecho campaña diciendo ‘Estamos bien, vamos bien’. 40 kilómetros de subte deberían haber hecho, como habían prometido”.

A su turno, Camaño expresó que la Ciudad tuvo “buena fe”, aunque fue “vulnerada por el Gobierno nacional en la letra y la forma del (ex) secretario de Transporte”, en referencia a Juan Pablo Schiavi, entonces titular de esa dependencia. “El paso a seguir no es la ley. Quien tendrá que ratificar o no este acta es la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires”, aseveró.

El punto citado por Camaño es la argumentación que dio el PRO en Diputados. Y esta bancada dio los discursos más encendidos de rechazo. Arrancó Gabriela Michetti, que criticó la “súbita desesperación” del Gobierno nacional “por traspasar un pedazo de las competencias del transporte, sin hacer caso a la Constitución, que dice que se debe hacer con recursos”.

Luego expuso Pablo Tonelli quien hizo referencia al proyecto presentado por su bloque, al que definió como “superador, porque incluye todas las transferencias que se le tienen que hacer a la Ciudad”, a la vez que dijo que el oficial “es insuficiente e inconstitucional”. La diputada Paula Bertol expresó que “el traspaso del subte se define en la Legislatura porteña” y remarcó que “no se puede hacer sin recursos”. Su par Silvia Majdalani criticó al oficialismo de “no dar el debate” y también cuestionó al radicalismo, que acompañó la iniciativa de Casa Rosada: “Hablan de huida y se olvidan que su correligionario se fue en helicóptero”, fustigó en alusión al discurso de Negri, quien había cuestionado tanto a Nación como a Ciudad por "huir hacia adelante por el miedo a aceptar la responsabilidad" del transporte.

Y cerró el jefe de la bancada macrista, Federico Pinedo, que también criticó al Gobierno Nacional y al radicalismo. “Hoy, en un día que el radicalismo acompaña al Frente para la Victoria, recuerdo a Leando Alem, cuando se opuso a la federalización de la Ciudad de Buenos Aires, al considerar que si el puerto se juntaba a las provincias iban a perder el poder, se iba va a acabar el federalismo. Hoy le rindo homenaje a Alem”, dijo Pinedo.

Desde la Coalición Cívica, Alfonso Prat Gay aseveró que el “traspaso se da porque el Gobierno se quedó sin plata y quiere eliminar subsidios”, aunque también habló del “incumplimiento del jefe de Gobierno, por haber firmado” y luego anunciado que no aceptaba la administración de la red de subterráneos.

El diputado Felipe Solá se abstuvo en la votación ya que, a su entender, la cuestión “no puede ser resuelta en el Congreso”. Dijo que “el Congreso no puede ser cómplice de un acuerdo de prepo”, y vio como una “torpeza del Gobierno de la Ciudad de firmar un acta y después aumentar las tarifas”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
La iniciativa del oficialismo que transfiere los subterráneos, el Premetro, el Tranvía de Puerto Madero y 33 líneas de colectivos a la órbita porteña quedó a un paso de convertirse en ley tras recibir dictamen de mayoría.

El debate se prolongó por más de tres horas (Foto: Télam)

El proyecto de Casa Rosada que ratifica el acta acuerdo entre la Nación y la Ciudad para el traspaso de la administración de los subtes, el Premetro, el Tranvía de Puerto Madero y 33 líneas de colectivos que hacen su recorrido dentro de los límites de la Capital a la órbita porteña dio un paso más para convertirse en ley al conseguir ayer dictamen de mayoría en el plenario de comisiones, y hoy pasa al recinto para debatirlo.

El oficialismo consiguió el dictamen de mayoría para la iniciativa en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda, Transporte y Asuntos Municipales. Hoy se debatirá en el recinto, y está a punto de que se convierta en ley.

Descontado que tanto el kirchnerismo como las fuerzas aliadas acompañarán la iniciativa (alcanzarían 140 votos), de los partidos de oposición sólo lo hará la Unión Cívica Radical, pero en disidencia. En tanto que el PRO, el peronismo disidente, la Coalición Cívica y Unión por Todos se opondrán. En el caso del Frente Amplio Progresista (FAP) no hay un criterio unificado, ya que el socialismo y el GEN se opondrán, pero Unidad Popular optará por la abstención.

En el radicalismo la forma en la que iban a votar estaba dividida, ya que hubo disidencias entre el alfonsinismo y el sector que responde al diputado Oscar Aguad, más próximo al PRO. Sin embargo, votará de manera unificada.

El plenario de comisiones tuvo lugar en el anexo de Diputados y comenzó con la exposición del diputado del PRO Pablo Tonelli, que según su visión, “no hay ningún acta para ratificar, porque esa acta ha perdido vigencia” a raíz del incumplimiento “del Gobierno por no dar recursos y quitar la Policía”.

También explicó que el bloque macrista presentó “un proyecto alternativo que dispone el traspaso del transporte y de otros servicios locales, como la Policía, la Justicia, el puerto, el juego y los inmuebles ferroviarios con recursos”. Y, a su vez, que se dispone la creación de “una agencia metropolitana de transporte para coordinar entre Provincia, Ciudad y Nación”.

A su turno, Eduardo Amadeo, del Frente Peronista, aseveró que el Gobierno nacional quiere hacer el traspaso de los subtes a la Ciudad “por una pelea política”, y consideró que la iniciativa “es antidemocrática, anticonstitucional y vulnera los derechos de la gente”.

Luego, la diputada de Unión por Todos, Patricia Bullrich, expresó que “el objetivo del Gobierno es quebrar a la Ciudad de Buenos Aires”. “No puede haber transferencias sin partida porque es anticonstitucional. El Parlamento no es lugar donde se discuten los acuerdos inter jurisdiccionales, la Corte Suprema de Justicia debe ser quien decida sobre el conflicto”, argumentó.

Ante esa argumentación, la diputada kirchnerista Diana Conti la cuestionó por “intentar interrumpir judicialmente el proceso de esta ley” días atrás. “El bloque oficialista considera nuestra actuación constitucional. El artículo 75, inciso 2, no corresponde ser aplicado al caso. El proyecto no dice que estamos aprobando un acta”, dejó en claro Conti, y añadió que “esto es en mérito del derecho a informarse que tiene la opinión pública de quien falsea y quien no”.

Una vez que Conti salió al cruce de Bullrich, la diputada de Unión por Todos pidió nuevamente la palabra, pero la legisladora del kirchnerismo lo rechazó y leyó los tres artículos de la iniciativa, para que “la diputada y la opinión pública sepan de qué se trata”, dijo. Durante la lectura, Bullrich le girtó “gracias presidenta” a Conti, en referencia a que el texto le daba la razón.

La diputada del PRO Gabriela Michetti dijo que la última palabra en torno al traspaso la tendrá la Legislatura porteña, en consonancia con lo que había expuesto el jefe de la bancada, Federico Pinedo. “Se habla de la Ciudad como la ciudad rica, que no quiere ser solidaria. Se reflota la pelea entre unitarios y federales y la verdad que lo que hace es defender los recursos de los vecinos de la Ciudad”, explicó. Y remarcó que la intención del kirchnerismo es “hacerle perder recursos (a la Ciudad) para ver si pierden la próxima elección”.

Momentos después tuvo la palabra Roberto Feletti, que dirigió las críticas hacia el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, al decir que “gastó 1.700 millones de pesos” en los últimos cuatro años por el subte, pero no cumplió con la promesa de 10 kilómetros por año. “La derecha liberal nos pide equilibrio fiscal, pero la Ciudad está desequilibrada y se endeuda. Quisiera saber por qué no hicieron los diez kilómetros de subte por año que prometieron”, señaló el ex viceministro de Economía de la Nación.

La diputada del Frente Amplio Progresista Liliana Parada dijo que el texto no es “inconstitucional” y el acta tiene validez, ya que Macri “sale de firmarla y automáticamente aumenta el 127 por ciento” la tarifa del subte.

Y desde el radicalismo, el diputado Ricardo Gil Lavedra consideró que “no cabe ninguna duda de que la intervención del Congreso es necesaria, porque se está tocando el Presupuesto nacional”. “También creo de que tienen razón que en todos los supuestos va a ser indispensable la intervención de la Legislatura local”, agregó, a la vez que, según su visión “la eliminación de los subsidios y el traspaso le saca un problema al Gobierno, que es la verdadera razón que está detrás”, y argumentó que el punto del proyecto que hace referencia a los colectivos “es producto de la irreflexión, porque no se ocupa de la cuestión metropolitana”. “La disidencia de la UCR, por un lado en el caso de los colectivos y de los subterráneos, es que sean igualitarios los subsidios en todo el país”, explicó.

Por su parte, la diputada del PRO Laura Alonso dijo que “esta medida profundiza la desigualdad y atenta contra la justicia social”.

En paralelo, en la Legislatura porteña se intentó tratar en sesión especial una serie de proyectos que giran en torno al traspaso del subte de Nación a Ciudad (un pedido de informes al Ejecutivo porteño sobre el tema y que se derogue el decreto que fijó el aumento de la tarifa), pero cayó por falta de quórum.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Nota vinculada:

La sesión especial de la Legislatura porteña en la que se iba a tratar una serie de proyectos vinculados al traspaso del subte de la Nación a la Ciudad cayó ayer por falta de quórum como consecuencia de que los diferentes bloques no llegaron a un acuerdo sobre los temas de debate.

Con la sesión caída, el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, se comprometió a enviar una propuesta de trabajo antes del jueves próximo, cuando la cuestión de los subtes podría ser incluida en la sesión ordinaria. No obstante, la oposición en la Ciudad coincide en que el macrismo lleve al recinto el acta acuerdo que suscribieron los gobiernos nacional y porteño en enero.

Con relación a ese punto, Fabio Basterio, titular del bloque Buenos Aires para Todos, dijo que es “imprescindible que se envíe el Acta Acuerdo firmada el 3 de enero a la Legislatura como exige la Constitución de la Ciudad, porque esa es la forma de ratificar la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires”.

Ritondo explicó a la prensa que “la Legislatura tiene que aprobar el convenio firmado por la Ciudad y la Nación, algo que nunca sucedió”. En ese sentido dijo: “Los diputados del PRO estuvimos hoy en el recinto dispuestos a tratar los doce proyectos que presentaron la Coalición Cívica, Proyecto Sur, el Frente para la Victoria y la UCR, pero después de esperar media hora se cayó la sesión porque no hubo quórum”. La sesión había sido convocada para las 17 y se suspendió dos horas después.

El tratamiento del traspaso de los subtes es un tema de competencia directa para la Legislatura porteña.

“Todo este problema surge por el giro de 180 grados de Mauricio Macri respecto del acta que se está discutiendo en el Congreso de la Nación, y nosotros no podemos someternos a un circo que el PRO pretendía armar aquí”, señaló el jefe del bloque Frente Progresista Popular, Aníbal Ibarra.

El diputado del Frente para la Victoria Juan Carlos Dante Gullo aseveró que “no había nada serio que discutir” y que, de haber dado quórum, iban “a participar de un circo”.

Con respecto a la propuesta de trabajo que hará el macrismo, el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Fernándo Sánchez, dijo que “por lo menos debe incluir el convenio y las tarifas”.

De los doce proyectos, se destacaban uno para derogar el aumento de la tarifa del subte y que vuelva al valor de diciembre de 2011; y uno de autoría del legislador Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) que insta a los dos gobiernos a resolver la cuestión pendiente, pero respetando las competencias que se adeudan para una autonomía plena, y que el traspaso sea con recursos.

Lo que había quedado fuera de temario fue la iniciativa del macrismo para realizar una consulta popular en torno al traspaso.

El PRO lograría conseguir el rechazo al acta acuerdo con el apoyo de los bloques Unión Federal, Bases para la unión y la Coalición Cívica.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Nota vinculada:

El proyecto de Casa Rosada para traspasar los subtes a la Ciudad consiguió dictamen de mayoría en Diputados y hoy se trata en el recinto.
La Cámara Baja debatirá en un plenario de comisiones el proyecto de Casa Rosada para traspasar los subtes, el Premetro, el Tranvía de Puerto Madero y 33 líneas de colectivos a la Ciudad. La Legislatura porteña realizará sesión especial.

La iniciativa del Gobierno nacional sobre los subtes está a punto de convertirse en ley

La Cámara de Diputados trata hoy en un plenario de comisiones el proyecto de Casa Rosada para traspasar a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires la red de subterráneos y el Premetro, 33 líneas de colectivos que hacen su recorrido dentro de los límites de la Capital y el tranvía de Puerto Madero, y busca dejarlo listo para debatirlo en el recinto mañana.

El tratamiento del proyecto de transferencia se dará en un plenario de comisiones de Transporte, Asuntos Constitucionales, Asuntos Municipales y Presupuesto y Hacienda. El oficialismo está a un paso de que se convierta en ley, ya que cuenta con media sanción del Senado y más allá de que el Gobierno porteño dice que la cuestión tiene que resolverse en la Legislatura de la Ciudad, en la que también hay sesión hoy sobre el tema. (ver aparte).

El temario oficial gira en torno al “proyecto de ley en revisión por el cual se ratifica la transferencia a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de los servicios de transporte subterráneo y premetro, dispuesta en el marco de las Leyes 23.696 y 24.588 y sus modificatorias”. También se tratarán “los Decretos 2608/93, 1527/94 y 393/99, aceptados por el Gobierno de la citada ciudad mediante la Ley 373 y ratificada a través del Acta Acuerdo celebrada el 03/01/12 entre el Estado Nacional y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. La reunión será a las 11.30 en la sala 1 del edificio anexo de Diputados.

El proyecto presentado por Casa Rosada se da en el marco del conflicto entre Nación y Ciudad. Y el paso por el Congreso, donde el oficialismo cuenta con mayoría, parece sencillo, si bien tendrá un rechazo mayor al que tuvo en la Cámara Alta.

Una vez que se consiga el despacho de comisión, el texto pasará al recinto para que se convierta en ley. Esto ocurrirá mañana.

Si bien el kirchnerismo y fuerzas aliadas consiguen los 140 votos necesarios para que el proyecto tenga luz verde, algunos partidos de la oposición también acompañarán la medida. El jefe del bloque de la Unión Cívica Radical en Diputados, Ricardo Gil Lavedra, dijo que en la bancada “hay una posición mayoritaria” para apoyar la medida, como ocurrió en el Senado, “aunque perfeccionando un poco las diferencias”.

En Frente Amplio Progresista hay diferencias respecto al rechazo del texto o la abstención al mismo, como lo hizo el senador santafesino Rubén Giustiniani en la Cámara Alta, ya que el bloque considera que el proyecto no debería pasar por el Parlamento. Y Unidad Popular adelantó que impulsará un dictamen de minoría propio en el plenario de comisiones.

Esta iniciativa tiene el rechazo del PRO, que consideran que el traspaso a la Ciudad debe ser con los recursos correspondientes. En ese sentido, el jefe de la bancada del PRO en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, expresó que más allá del debate en el Parlamento, la definición se dará en la Legislatura porteña, donde también se tratará la cuestión sobre los subtes, incluyendo un pedido de informes al Gobierno porteño respecto al tema y que se derogue el decreto que fijó el aumento en la tarifa, dispuesto en enero, y que llevó el boleto a 2,50 pesos. (ver aparte)

“Espero que no termine en la Corte, para mí termina en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires que va a decir recibo estos servicios en tales condiciones, o si le quieren imponer condiciones que son negativas para la seguridad de los pasajeros, seguramente que los legisladores que se hagan responsables dirán que en esas condiciones no van a poner en riesgo la seguridad de los pasajeros”, dijo Pinedo a una radio.

No sólo el macrismo está en contra de esta iniciativa, también Patricia Bullrich, diputada de Unión por Todos, que antició su voto negativo. “Como diputada nacional por la Ciudad rechazo el tratamiento del proyecto del Poder Ejecutivo mediante el cual se pretende que este Congreso ratifique un acta acuerdo celebrada entre el Estado y la ciudad, con motivo de la transferencia de los servicios de transporte Subterráneo y Premetro”, explicó mediante un comunicado.

Sesión especial en la Legislatura

La Legislatura porteña realiza hoy una sesión especial para tratar una serie de proyectos vinculados al traspaso de la administración de los subterráneos de Nación a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires.

La sesión fue acordada por los jefes de bloques la semana pasada para dar tratamiento de al menos doce expedientes relacionados a la transferencia de los subtes a la Ciudad. Por tratarse de una sesión especial, se requiere para su aprobación un mínimo de cuarenta votos.

Se tratará un pedido de informes con respecto a la situación del subte, otro que busca impulsar una consulta popular sobre la transferencia del servicio, y uno que plantea “encomendar a la Auditoría General efectuar los controles de gestión que le son propios en todo el proceso de traspaso de los servicios de transporte”.

También se debatirá el expediente que exige al Ejecutivo porteño que derogue el Decreto 27/12, del 5 de enero pasado, que llevó el boleto del subte de 1,10 pesos a 2,50 pesos.

Asimismo se tratará una iniciativa que sostiene que “cualquier transferencia del Contrato de concesión a favor de la Ciudad requerirá para su efectiva aplicación la conformidad de esta Legislatura”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas.

Organizaciones políticas, sociales, y de derechos humanos, tanto afines como opositoras al Gobierno Nacional, como también ciudadanos sin encolumnarse en algún movimiento marcharon a Plaza de Mayo, en diferentes actos que se realizaron ayer por el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, en memoria de los 30 mil detenidos-desparecidos del golpe de Estado de 1976, al cumplirse 36 años. También el Congreso, la legislatura porteña y las provinciales realizaron sesiones especiales por la fecha.

La marcha fue multitudinaria (Foto: Télam)

El lema de la marcha central, convocada por Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de detenidos-desaparecidos, la agrupación Hijos, entre otras, fue “a 36 años del golpe cívico-militar, los grupos económicos también fueron la dictadura, juicio y castigo ya”. También marcharon organizaciones sociales, gremiales, estudiantiles y partidos de izquierda, con la consigna “cárcel a los genocidas, no a la impunidad de ayer y de hoy”, y reclamaron la derogación de la Ley Antiterrorista, que se aprobó el año pasado.

Hubo marchas y actos en todo el país. El Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, fue instituido como feriado nacional en 2006, para repudiar cada 24 de marzo el golpe de Estado cívico-militar de 1976 en el que se depuso al gobierno de María Estela Martínez de Perón e instauró el “Proceso de Reorganización Nacional”, y se extendió hasta 1983, año del retorno a la democracia de la mano del ex presidente Raúl Alfonsín. En los sangrientos años de la dictadura hubo 30 mil desaparecidos, 500 niños nacidos en cautiverio, que fueron robados y apropiados, de los cuales 105 recuperaron su identidad desde que Abuelas de Plaza de Mayo inició su tarea de búsqueda.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo a través de la red social Twitter: “Que el 24 de marzo se convierta en la conciencia viva de lo que nunca más se debe hacer en la Patria”. Con esas palabras recordó al fallecido ex presidente Néstor Kirchner, que las había pronunciado en un discurso en 2004.

Los docentes que acampan en una carpa de protesta frente a la sede del gobierno porteño en repudio al cierre de aulas en escuelas públicas recordaron a los “650 docentes desaparecidos” durante la dictadura, en un acto del que participó la dirigente estudiantil chilena Camila Vallejo. “Este 24 (de marzo) vamos a marchar juntos con el pueblo argentino, por la verdad y la justicia, por la vida y creo que tenemos mucho que aprender de Argentina”, señaló.

El Congreso también recordó la fecha en una sesión especial en la que se entregaron placas de reconocimiento a los jueves que llevaron el Juicio a las Juntas militares que condenaron en 1985 a prisión perpetua a los genocidas Jorge Rafael Videla y Emilio Massera (ya fallecido), entre otros.

Tanto diputados como senadores aprobaron por unanimidad un documento que reconoce “los juicios que se llevan a cabo en el presente” y en el que también se “aspira a que durante el actual período constitucional se concluyan todos los juicios correspondientes a causas referidas a delitos de lesa humanidad”.
La Legislatura porteña realizó una sesión especial, presidida por la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal. Los diferentes bloques parlamentarios hicieron sus discursos, y quien cerró fue el legislador del Frente para la Victoria Juan Cabanbié, jefe de bancada y nieto recuperado. "Hay una conciencia colectiva en nuestro pueblo que va a hacer que las conquistas alcanzadas no se vuelvan para atrás. Cuando decimos ‘Nunca Más’, decimos también ‘Nunca Menos’", aseveró Cabandié. Luego se descubrió una placa recordatoria.

Desde 2003 se anularon las “leyes del perdón” y se declararon inconstitucionales los indultos de los 90, lo que permitió que se reabrieran o iniciaran causas judiciales por delitos de lesa humanidad, que son imprescriptibles. Ya hubo 273 condenados por crímenes de lesa humanidad, y 875 procesados, según la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de las causas por violación a los derechos humanos. Ahora se están llevando 15 juicios y otros siete tienen fecha para este año.

Asimismo, el ministerio de Justicia anunció que se destinará 3.100.000 pesos en recompensa para quienes brinden información para hallar a 30 acusados de delitos de lesa humanidad en los nefastos años del Proceso, y que siguen prófugos.

Nota con despachos de agencias Télam, Noticias Argentinas, EFE y AFP

La Cámara Alta dio media sanción al proyecto de ley de la Nación para transferir los subtes, el Premetro, el Tranvía del Este y las 33 líneas de colectivos de recorrido dentro de la Capital al Ejecutivo porteño.

La Cámara de Senadores, durante la sesión (Foto: Télam)

El Señadó aprobó hoy, y le dio media sanción al proyecto que envió Casa Rosada para la transferencia de los subtes, el Premetro, 33 líneas de colectivos que circulan dentro de los límites de la Capital Federal y el Tranvía de Puerto Madero a la Ciudad de Buenos Aires y lo giró a la Cámara de Diputados para su tratamiento.

La iniciativa impulsada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el 7 de marzo tuvo luz verde en la Cámara Alta con 54 votos a favor, 8 en contra y una abstención, y ratifica el acta acuerdo firmada por Nación y Ciudad para el traspaso de la administración de los subtes y el Premetro a la órbita porteña, pero incluye la del Tranvía del Este (que circula por Puerto Madero) y las 33 líneas de colectivos que tienen recorrido dentro de la Capital.

El proyecto que llegó al Senado y consiguió la media sanción surgió en medio de una pelea entre los Gobiernos nacional y porteño luego de que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, rechazara el traspaso.

El debate duró alrededor de ocho horas y el Frente para la Victoria no aceptó modificaciones al texto.

Poniendo el foco en los tres senadores por la Ciudad de Buenos Aires, sus posturas fueron notoriamente diferentes. Daniel Filmus, del oficialismo, votó a favor; María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, lo hizo en contra; en tanto que Samuel Cabanchik, del PROBAFE, avaló la transferencia de los subtes pero no la de colectivos.

A la hora de los argumentos, Filmus señaló que “no tiene ninguna razón de ser que los porteños seamos menos que los ciudadanos de cualquier otro lugar del país y no podamos decidir sobre nuestros medios de transporte”. Y dijo que Mauricio Macri no quiere “tomar esa responsabilidad”.

Por su parte, Estenssoro expresó que rechazó al proyecto porque “no se cumple el artículo 75 inciso b de la Constitución porque no se realiza la transferencia con los recursos”, e hizo referencia a que “no hubo ningún acuerdo para transferir las líneas de colectivos”.

Cabanchik dijo que “el subte ya es de la Ciudad de Buenos aires” y mencionó que Macri aumentó las tarifas luego de la firma del acta-acuerdo para el traspaso. Pero con relación a los colectivos, dijo que resultan un “problema” en torno al dinero que la Ciudad debería desembolsar para mantener la actual tarifa del boleto, a la vez que no coincidió con que el criterio para la quita del subsidio sea a los “que tienen sus terminales en la Ciudad”.

En general, el oficialismo votó a favor del traspaso. También lo hizo la bancada de la Unión Cívica Radical, pero criticó la pelea entre Nación y Ciudad. En el Peronismo Federal la senadora Sonia Escudero fue la única que votó a favor. Y en el Frente Amplio Progresista, Rubén Giustiniani (del socialismo) se abstuvo, en tanto que Luis Juez, Norma Morandini y Jaime Linares votaron en contra.

El proyecto establece en el artículo primero la ratificación del acta acuerdo firmado el 3 de enero por Casa Rosada y Bolívar 1 para el traspaso del servicio de subterráneos y Premetro a la órbita porteña. En el segundo, que “corresponde a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ejercer en forma exclusiva la competencia y fiscalización de los servicios públicos de transporte de pasajeros a nivel subterráneos y Premetro, de transporte automotor y tranvía”.

En los fundamentos del proyecto, Casa Rosada considera que los servicios que se transfieren a la Ciudad “representan el uso de recursos presupuestarios de gran relevancia por parte del Estado Nacional, con cargo a todas las provincias del país” y sostuvo que en materia de subsidios a los colectivos, en febrero de 2012 fue de 87.852.332 pesos, y que en el subte entre 2003 y 2011 se destinaron 2.655 millones de pesos.

Nota con despachos de Télam y Noticias Argentinas

La decisión fue publicada en el Boletín Oficial, y se adoptó “habida cuenta que a la fecha no han finalizado las pericias judiciales tendientes a determinar las causas que originaron el siniestro” en Once.

La intervención a TBA se extiende 15 días más

El Gobierno Nacional prorrogó por dos semanas más la intervención de la concesionaria de las líneas ferroviarias Sarmiento y Mitro, Trenes de Buenos Aires (TBA), para “asegurar la regularidad del servicio y garantizar la seguridad”. La decisión de Casa Rosada se debe a que aún no terminaron las pericias judiciales para determinar las causas de la tragedia de la estación Once, que dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos.

La decisión de la prorroga fue publicada ayer en el Boletín Oficial, bajo la resolución 568, con la firma del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, área de la que depende la Secretaría de Transporte.

La intervención, que inicialmente vencía ayer, había sido ordenada por De Vido hace dos semanas como consecuencia de la tragedia en la que una formación del ferrocarril Sarmiento impactó contra el parachoques de la estación Once.

La resolución establece: “Prorrógase la intervención administrativa técnica-operativa temporal al contrato de concesión para la explotación de los servicios ferroviarios de pasajeros, correspondiente (…) a las líneas General Mitre y Sarmiento”.

La decisión fue tomada, en base a los fundamentos, “a los fines de asegurar la continuidad y regularidad del servicio público y garantizar la seguridad de los usuarios”. Y también que la resolución se adoptó “habida cuenta que a la fecha no han finalizado las pericias judiciales tendientes a determinar las causas que originaron el siniestro”.

La intervención de la concesionaria Trenes de Buenos Aires se produjo seis días después de la tragedia. Fue designado interventor administrativo, técnico y operativo Raúl Jorge Baridó, de la Sindicatura General de la Nación.

La investigación

El juez federal Claudio Bonadio, que está a cargo de la investigación de las causas de la tragedia, dio por concluida la recolección de datos sobre la formación del ferrocarril Sarmiento que impactó con el parachoques del andén número dos de la estación de Once el 22 de febrero pasado y dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos, y ordenó que la formación sea removida.

Los especialistas ahora deberán analizar el funcionamiento de la formación el día del siniestro. El tren deberá ser trasladado a otro sector, bajo custodia de la Policía Federal.

En otra arista de la investigación, empezaron las pericias contables con respecto a los subsidios que recibió Trenes de Buenos Aires, y los ingresos por la venta de boletos.

Por otra parte, el fiscal Federico Delgado se dirigió a la Cámara Federal, que ejerce la superintendencia sobre los jueces, para que le ordene a Bonadío que le remita la causa, ya que considera que no le permite el acceso al expediente y, en consecuencia, no puede llevar a cabo su rol de acusador.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Una fuerte tormenta afectó a la Ciudad y alrededores por la tarde, y el granizo, con piedras del tamaño de una pelota de golf, complicó el tránsito y los servicios. Más temprano la térmica había llegado a 35 grados.

Granizo en Recoleta (Foto cortesía de Andrea @AndreaHumberto)

El verano empezó a decir adiós con una tarde muy calurosa, en la que la sensación térmica llegó a los 35 grados, y que derivó en una fuerte tormenta con granizo del tamaño de pelotas de golf, que tomó por sorpresa a peatones y automovilistas quienes buscaban refugiar los autos en cualquier lugar techado posible y complicó los servicios de trenes, subtes y Premetro.

Se sabía que iba a ser una jornada de calor, lo había informado el Servicio Meteorológico Nacional en horas previas. Y así fue: después de las 14 la sensación térmica llegó a los 35 grados. Se sabía también que iba a llover por la tarde, que podía darse entre las dos y las seis, porque había sido pronosticado. Y así ocurrió, pero lo que tomó por sorpresa fue el granizo, más allá de que se había emitido un alerta de “ocasional caída”. Lo padecieron quienes caminaban por la calle y los que transitaban con su auto.

Pasadas las 18, en plena hora pico, el granizo se hizo presente durante casi diez minutos. En barrios como Almagro, Villa Crespo, Caballito, Flores, Floresta, Parque Chacabuco, Pompeya, San Telmo, Constitución, entre otros, más que piedras, eran cascotes. Rápidamente la red social Twitter fue el escenario donde los usuarios compartían sus fotos y comentarios sobre el fenómeno bajo el hashtag #granizo.

Los conductores buscaban guarecerse en estaciones de servicio, árboles o cualquier lugar techado que encontraran en su camino. Algunos cruzaban los semáforos en rojo para llegar lo más rápido posible a destino. En las autopistas, muchos se detuvieron, lo cual hizo que transitarlas sea más riesgoso que de costumbre.

Hubo caída de árboles, pero desde el Gobierno porteño señalaron que no hubo heridos aunque daños en autos. Y cedió el techo de una casa de la calle Estados Unidos, tampoco hubo lesionados.

Las complicaciones alcanzaron también a la línea H del subterráneo, el Premetro y demoras en los ferrocarriles.

Desde el Servicio Meteorológico Nacional informaron que “el ingreso de un frente de aire frío que ingresó por el centro del país generó áreas de lluvias y tormentas de fuertes a muy fuertes”.

Luego de la tormenta, la temperatura bajó 15 grados. Las condiciones meteorológicas se mantendrán hoy.

Un grupo de diputados de la oposición porteña presentó, por tercera vez, en la Legislatura un proyecto para garantizar el acceso a abortos no punibles en la Ciudad, luego de que en 2008 y 2010 pasara por comisiones pero sin llegar al recinto de sesiones.

A sólo unos días de conocido el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que determinó que las mujeres víctimas de una violación pueden practicarse un aborto sin necesidad de una autorización judicial, la iniciativa se presentó por tercera vez en la Legislatura, y tiene las firmas de los legisladores Gabriela Alegre y Juan Cabandié, del Frente para la Victoria, y de Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica, que hace suya la posición de Diana Maffía, que representaba a la misma fuerza pero cumplió mandato el pasado diciembre.

“Venimos, por tercera vez, a insistir con el dictado de esta norma en los términos propuestos, pero ahora en consonancia plena con lo resuelto por unanimidad por la Corte Suprema de Justicia”, indicó el texto que ingresó al Palacio legislativo.

La primera versión se presentó en 2008, y en 2010 la segunda; en ambos casos se obtuvieron despachos en las comisiones de Salud y Mujer, pero nunca llegó al recinto.

Por eso, y conocido el fallo de la Corte Suprema, en los fundamentos del proyecto hay varios párrafos que dan cuenta de esto.

“La Corte exhortó a las provincias y a la Ciudad que dicten normas de la más alta jerarquía que establezcan protocolos de actuación para los casos de aborto no punible, con el fin de garantizar el derecho a la salud de las mujeres. Por eso representamos el proyecto una vez más”, señaló Alegre a través de un comunicado. Y añadió que desde 2008 el proyecto “siempre tuvo las mismas ideas que ahora expresa la Corte”.

Asimismo hizo referencia a que “nunca se pudo aprobar la ley porque el PRO se opuso a nuestros argumentos e interpretaciones, que son los que ahora se ven claros en la sentencia”.

Ante tal contexto, la legisladora espera que “ahora el PRO permita avanzar con el proyecto y sancionarlo, ya que se trata de una norma legal para que todos los hospitales y centros de la salud de la Ciudad actúen de manera uniforme si se les presenta una mujer que busca interrumpir un embarazo en situaciones de peligro para su salud, para su vida o porque fue violada”.

Nota con despachos de Télam y Noticias Argentinas

Un proyecto de ley de la Coalición Cívica busca prohibir estos lugares exclusivos porque “atenta contra la igualdad de las personas”. Los dueños de boliches dicen que “forman parte del folclore de la actividad”.

De prosperar la iniciativa, los boliches no podrán tener sectores "vip"

Es un lugar al que sólo un grupo selecto puede entrar, un espacio para “very important people”, pero que genera una triste diferenciación de quienes están en el resto del boliche. Por eso, un proyecto de ley busca prohibir que los locales bailables en la Ciudad tengan sectores “vip”, porque según se argumenta “atentan contra la igualdad de las personas”.

“El proyecto ha tenido como fundamento básico la no naturalización de la discriminación”, dijo la legisladora de la Coalición Cívica Rocío Sánchez Andía, impulsora del proyecto de ley, que ya había sido presentado en 2008 por el ex diputado de la misma fuerza Facundo Di Filippo.

En concreto, se pretende que los boliches no tengan más un sector vip, espacios a los que ingresan famosos, gente que tiene la “suerte” de que el personal de seguridad del local los deje pasar porque cumple con los requisitos que se exigen o quienes pagan más, ya que en los fundamentos de la iniciativa se considera que esto “atenta contra la igualdad de las personas”. Desde luego, y como era de esperarse, a los dueños de boliches la noticia no les cayó para nada bien.

La propuesta, que incluso no permite la utilización de la denominación “vip”, ingresó la semana pasada en la Legislatura porteña y también se extiende a restaurantes, bares y salas de espectáculos. De prosperar, contempla ante el incumplimiento de la prohibición la clausura hasta por 30 días y una multa de 30 mil pesos.

Lo cierto es que la mayoría de los locales bailables de la Capital tienen espacios “vip”, pero no se trata de la única instancia de discriminación que está naturalizada en la sociedad. “Los boliches hoy por hoy restringen el acceso a muchas personas a estos lugares simplemente por una cuestión de una condición física o la vestimenta de una persona”, dijo la legisladora en una radio.

La primera barrera para entrar a un boliche es el patovica, que decide quién entra y quién no. Quienes pasan, además de pagar la entrada, la pagan sabiendo que no todos pueden ir a ese espacio diferenciado y sólo miran desde afuera.

Sánchez Andía agregó que “cada vez son más amplios los lugares restringidos de los boliches y uno cuando paga una entrada, la paga para tener acceso a todo el lugar, y no es justamente por una condición objetiva, como puede ser en un recital, por ejemplo, que uno debe pagar más por una mejor ubicación”.

“El mercado va generando esos privilegios y la sociedad lo acepta; el Estado debe garantizar que esto no se naturalice, pero también debe haber un cambio cultural”, señaló la legisladora.

Quien tiene una opinión totalmente opuesta es el empresario Leandro Travaglio, dueño de Esperanto, que dijo en el diario Perfil que “si no existieran los lugares exclusivos, los discriminados serían las figuras del espectáculos que no tendrían donde ir a bailar tranquilas”, y que “es parte del folclore de la actividad”. Explicó también que los vip no son discriminatorios porque en muchos casos se cobra una entrada diferencial y los tragos son más caros, pero admitió que no cualquiera puede ingresar, y que los famosos entran gratis.

La polémica está instalada.

Tendrá un recorrido de 22 kilómetros, con dos ramales, y beneficiará a más de 150 mil personas que hacen ese trayecto cada día. Las obras empezarían en octubre y estaría listo entre abril y mayo de 2013.

Los dos recorridos del Metrobús para el sur de la Ciudad (Gráfico: GCBA)

El Gobierno porteño anunció ayer la construcción de un nuevo Metrobús para la zona sur de la Ciudad que unirá la estación Constitución con Puente La Noria. El servicio estaría funcionando entre abril y mayo del año que viene.

Este sistema de transporte se implementará mediante dos ramales con un recorrido total de 22 kilómetros y atravesará los barrios de Villa Soldati, Villa Lugano, Nueva Pompeya, Boedo, San Cristóbal y Parque Patricios hasta llegar a la estación Constitución. Según estimaciones de la Ciudad, beneficiará a más de 150 mil personas que lo utilizarán a diario, y 250 mil si se incluye a los usuarios ocasionales.

El anuncio fue realizado por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, desde la estación Pacífico, la misma en la que inauguró el Metrobús el año pasado. Estuvo acompañado por la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta y el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, entre otros funcionarios.

Los trabajos tendrán un costo estimado de 150 millones de pesos, que comprende la construcción de las 27 estaciones y la instrumentación del sistema eléctrico de seguimiento. Se trata de una obra mucho más económica respecto del subterráneo, ya que cada kilómetro de Metrobús cuesta 1 millón de dólares (el de Juan B. Justo costó 100 millones).

“Estamos dando otro paso adelante para que la gente viaje más rápido, mejor y con más seguridad. Queremos que Buenos Aires, la ciudad de todos los argentinos, sea cada día más equilibrada y con la misma calidad de vida en todos sus barrios”, dijo Macri.

“La idea es trasladar a la zona sur todo lo bueno que tiene este Metrobús, que funciona desde hace casi un año en la avenida Juan B. Justo para que decenas de miles de personas puedan viajar desde Puente La Noria a la Capital en un servicio de entre 12 y 15 minutos menos de duración”, señaló el jefe de Gobierno.

Asimismo, Macri expresó que “será otro servicio de calidad en las avenidas Cruz y Roca, con cámaras de seguridad, con estaciones iluminadas y con menor impacto ambiental”.

“Hoy (por ayer) arranca esta obra y para abril del año que viene el nuevo Metrobús tiene
que estar funcionando
”, prometió el mandatario.

Ambos ramales tienen como cabeceras Constitución y Puente La Noria. Pero el recorrido 1 saldrá desde Constitución por Juan de Garay, Brasil, Chiclana, Fernández de la Cruz, General Paz hasta el Puente la Noria. Y la vuelta será desde el Puente La Noria, General Paz, Fernández de la Cruz, Chiclana, Brasil, Juan de Garay hasta la Plaza Constitución. En este ramal 1 pasará la línea 91 de colectivos y en algunos tramos las líneas 28, 115 y 188.

El recorrido 2 saldrá desde Constitución por Juan de Garay, Brasil, Almafuerte, Roca, General Paz hasta el Puente La Noria. Y la vuelta será desde el Puente La Noria por General Paz, Roca, Sáenz, Chiclana, Brasil hasta la Plaza Constitución. En este ramal transitará la línea 143, y parcialmente las líneas 150 y 101.

El objetivo del nuevo servicio es acortar los tiempos de viaje en un 20 por ciento (unos 15 minutos), aumentar la demanda en un 30 por ciento y revalorizar la zona sur de la Capital. Y además conectará con las líneas H y C de subterráneos, y el Premetro. También apunta a revalorizar esa zona de la Ciudad.

La implementación del Metrobús implica la demarcación de carriles exclusivos, es decir, que solamente podrán utilizar los colectivos, y por ende, restringir el tránsito de vehículos particulares, tal como ocurre actualmente en Juan B. Justo, cuyos carriles centrales son para estos Buses de Tránsito Rápido (BRT, como se lo conoce en el mundo) y sólo queda disponible para autos un carril.

Las unidades, que serán articuladas (con fuelle) tendrán GPS para estimar el tiempo de viaje. Y las estaciones, ubicadas cada 400 o 500 metros, estarán preparadas para personas en sillas de ruedas, mayores, madres y embarazadas.

El subsecretario de Transporte porteño, Guillermo Dietrich, dijo que en 30 días se lanzará la licitación para la construcción de las estaciones y se calcula que las obras comiencen en octubre.

El Metrobús forma parte del Plan de Movilidad Sustentable que puso en marcha el Gobierno porteño para privilegiar el transporte público sobre el auto particular. Y tienen en cuenta los buenos resultados del que ya funciona en Juan B. Justo y que une Palermo con Liniers: “La experiencia indica que los usuarios ahorran todos los días 44 minutos en sus viajes (…), hoy lo usan 75 mil pasajeros por día, un 25 por ciento más que antes”, aseguró Dietrich.

La calle Bartolomé Mitre al 3.000 reabre tras siete años de haber tenido el tránsito interrumpido por la tragedia de Cromañón. Se conserva el Santuario de las víctimas al desviar unos metros la traza original.

Todo listo para la reapertura, pero por el momento no para autos particulares

La calle Bartolomé Mitre al 3.000, donde estaba ubicado el boliche República Cromañón, en el barrio de Balvanera, reabre hoy al tránsito tras siete años de haber estado clausurada, pero sólo para taxis, colectivos y vehículos de emergencia.

La reapertura será a las 7.15 en la cuadra de Bartolomé Mitre y Jean Jeaurés, que estaba cerrada al tránsito desde el 30 de diciembre de 2004, momentos después de la tragedia en la que murieron 194 personas.

El Gobierno porteño informó en un comunicado que la apertura se concreta “en consenso con grupos representativos de familiares de las víctimas y sobrevivientes y con la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Se construyó “una nueva vía de circulación paralela a la actual calzada de la calle Bartolomé Mitre, manteniéndose en su lugar el Santuario existente construido por los familiares”. Sin embargo, esta reapertura no es para el tránsito en general, sino que “se autorizará exclusivamente la circulación del transporte público, así como también de ambulancias y vehículos afectados a la atención de emergencias en la ciudad”.

El ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Diego Santilli, había explicado al momento de anunciar la decisión de volver a poner en tránsito la vía, de “hacer una 'S' para poder abrir la calle al tránsito respetando la orden judicial que pide la reapertura, pero también respetando a los familiares, a las víctimas y los heridos”.

Desde el 2009 había una orden judicial que disponía la reapertura de la calle en el tramo interrumpido, pero nunca se había hecho efectiva ya que había un grupo de padres de las víctimas que se oponía.

La tragedia de la estación Once puso en evidencia el tiempo que había transcurrido la calle cerrada y que las ambulancias tuvieron que desviarse varias cuadras para llegar a la terminal ferroviaria al no poder circular por Bartolomé Mitre en un contexto de emergencia.

INFORME ESPECIAL – El Gobierno Nacional envió al Congreso el proyecto del traspaso del subte, pero que también incluye a 33 líneas de colectivo que hacen su recorrido íntegramente en la Capital y el tranvía de Puerto Madero. Macri advirtió que sin fondos, el boleto “se iría arriba de los 3,50 o 4 pesos”. Es una nueva arista del conflicto del cambio de manos de los subtes a la Ciudad.

Además del conflicto bajo tierra, ahora se le suma a Macri uno sobre ruedas

En una decisión que tomó por sorpresa al Ejecutivo porteño, la Casa Rosada decidió incluir en el proyecto del traspaso del subte que mandó al Congreso la transferencia de las 33 líneas que circulan íntegramente dentro de la órbita de la Capital Federal y el tranvía de Puerto Madero. Esta movida política del kirchnerismo abre un capítulo más del conflicto entre los Gobiernos Nacional y de la Ciudad, luego de que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, aceptara que se debatiera el tema de los subtes en el Parlamento. Sin embargo, rechazó la medida de Nación y dijo que sin subsidios, el boleto “se iría arriba de los 3,50 o 4 pesos”.

La iniciativa del Gobierno Nacional entró al Senado el jueves por la noche, y en su texto establece que “corresponde a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ejercer en forma exclusiva la competencia y fiscalización de los servicios públicos de transporte de pasajeros a nivel subterráneos y Premetro, de transporte automotor y tranvía”, por lo que las líneas de colectivo que operan dentro de los límites de la Capital, son 33, y el Tranvía de Puerto Madero también pasan a la administración porteña.

En un contexto normal, la transferencia del transporte a la órbita porteña podría entenderse como un paso más de la autonomía (inconclusa) de la Ciudad de Buenos Aires. Pero en un escenario en el que el Gobierno Nacional lleva a cabo cambios en su política de subsidios, esta medida apunta a ahorrar 1.056 millones de pesos, dinero que tendría que poner el Ejecutivo porteño en caso de que el Congreso de luz verde a este proyecto.

La iniciativa cuenta con las firmas del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y tiene sólo cuatro artículos. En el macrismo se vieron sorprendidos por la decisión impulsada por la Presidenta, ya que el conflicto se centraba en la transferencia de la administración de los subterráneos y el Premetro, conflicto que había llegado a la Justicia y que poco después también iba a tener una arista parlamentaria, luego de que Macri aceptara que el tema tenga debate en el Congreso. “(La Presidenta) nos convocó a que tengamos un debate en el Congreso y es una posibilidad muy valiosa para que los argentinos discutamos qué federalismo queremos tener, de qué forma nos organizamos y cómo vamos delegando cada vez más responsabilidades a nuestras provincias y a nuestras ciudades”, había dicho el intendente en el acto por el Día de la Mujer en el Teatro Colón.

Una vez conocida la iniciativa, no tardaron en salir a la luz las reacciones. El jefe de la bancada macrista en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, acusó que “el Gobierno busca transferir más servicios violando la Constitución, que establece que deben hacerse con acuerdo de las partes y transferencia de recursos”. En ese sentido, manifestó que el traspaso debe ser con fondos para “el caso de que se trate de un servicio deficitario”, que el Gobierno puede instrumentar por dos caminos: “O nos suben un porcentaje de la coparticipación que recibe la Ciudad o bajan lo que nos quita el Gobierno en ese rubro”, dijo al diario La Nación.

Es que un punto clave de la transferencia es de los recursos. En los fundamentos del proyecto se hace referencia los subsidios al sector en febrero de este año fueron de 87.852.332 de pesos, que en un año alcanza los 1.056 millones de pesos. Macri advirtió, ante la posibilidad de que ese traspaso sea sin los recursos, que el boleto de colectivo “seguro se iría arriba de los 3,50 pesos o 4 pesos; no me equivoco si le digo que va a estar por arriba de los 4 pesos”, en declaraciones a una radio. Y aclaró: “no puedo sostener los subsidios; si ellos (por el Gobierno Nacional) tienen problemas de plata y tienen que sacar los subsidios, que se hagan cargo y se lo expliquen a la gente”, en una exposición del agro en Junín.

Así las cosas, la situación es compleja, ya que la Ciudad no puede cambiar partidas presupuestarias (no se puede modificar más del 5 por ciento del total del presupuesto), y la Nación no da avales para tomar créditos, por lo que el camino del aumento del boleto parecería inevitable. Actualmente, el jefe de Gobierno porteño no puede cambiar el recorrido ni fijar tarifas, ni controlar nada cobre el transporte público porteño. Solamente puede hacerlo con los taxis.

Además de la cuestión de los fondos, algo que no se especifica en el proyecto, hay otro punto que causa preocupación en el macrismo, y es el artículo que establece que a fin de este mes como fecha tope para el traspaso de los subtes a la órbita de la Capital. “Dispónese que dentro del plazo previsto en el acta acuerdo deberá efectivizarse la culminación del proceso”, señala el artículo 3.

No obstante, en Bolívar 1 sostienen que alguna decisión sobre el transporte tiene que pasar por la Legislatura porteña. Es que, por otra parte, en ambas cámaras del Congreso el kirchnerismo tiene números cómodos para aprobar la iniciativa. Por eso, algunos funcionarios expresaron en diferentes medios que todo convenio firmado por la Ciudad debe ser aprobado tanto por la Legislatura como en el Parlamento nacional, como lo establece la Constitución de la Ciudad.

Un ministro se quejó: “Nos quieren pasar lo que da déficit y quedarse con lo que tiene superávit: el puerto, el Aeroparque y los negocios del juego: si me pasaran eso, yo también podría pagar subsidios”, en declaraciones al diario La Nación. Más crítico fue el ministro de Seguridad porteño, que opinó que desde Nación “quieren un ahorcamiento financiero y económico de la Ciudad, como hacen con el resto de las provincias, para generar un gobierno unitario de toma de decisiones”.

Este conflicto por el transporte motivó la opinión de los constitucionalistas. Daniel Sabsay señaló que “no hay ninguna cláusula constitucional que faculte al Congreso para imponer unilateralmente a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires la recepción de servicios o bienes de manera compulsiva”, y agregó que “se trata de un acto complejo, porque requiere el consentimiento de las dos jurisdicciones”. Por su parte, Eduardo Barcesat argumentó que “las dos constituciones prevén la prestación de servicios públicos. El transporte corresponde a la Ciudad, no tiene por qué ser sufragado por los habitantes de las provincias”, a la vez de que el convenio firmado entre ambas administraciones ya es “operativo”. Sin embargo, Jorge Vanossi dijo que “los convenios son actos preparatorios, no consumatorios”.

El Gobierno Nacional justifica la decisión en el texto de la medida: “Continuar con esta situación implica mantener a la Ciudad en mejor situación respecto a las provincias”. Y en ese sentido, que los servicios que se transfieren “representan el uso de recursos presupuestarios de gran relevancia por parte del Estado nacional, con cargo a todas las provincias del país”. También vale decir que la Ciudad aporta el 25 por ciento de la recaudación nacional y sólo recibe el 1,4 por ciento de la coparticipación.

Por lo pronto, el Senado debatirá el martes el proyecto, ya fue girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales, además de las de Infraestructura, Vivienda y Transporte y a la e Presupuesto y Hacienda. Y se estima que pase a recinto el miércoles 21 de marzo.

En números:

El subsidio que otorga el Gobierno Nacional a las líneas de Colectivos de la Ciudad es de 1.056 millones de pesos. Cada línea recibe 30 mil pesos en promedio por mes.

Por el área metropolitana transitan 142 líneas de colectivos, entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires. De ellas, 33 transitan íntegramente en la Ciudad.

Por día, 5.500.000 personas viajan en las líneas de colectivos del área urbana. El 34 por ciento de los viajes se originan y finalizan en la Ciudad.

Según datos de la Secretaría de Transporte de la Nación, el 65 por ciento de los pasajeros viaja en colectivo para ir al trabajo, y el 7 por ciento por estudio. El 59,6 por ciento de los que lo usan tiene entre 20 y 39 años.

Las líneas: 4, 5, 6, 7, 12, 23, 26, 28, 34, 39, 42, 44, 47, 50, 61, 62, 64, 65, 68, 70, 76, 84, 99, 101, 102, 104, 106, 107, 108, 109, 115, 118, 132.

De Vido anunció que el Gobierno “no bajará su política de subsidios” para el transporte. También la incorporación de 45 coches para “la modernización de la línea A de subtes”. Críticas al jefe de Gobierno porteño y elogios al funcionario saliente, que estuvo en el acto.

De Vido, en el atril. Domínguez, Ramos y Boudou, escuchaban atentos (Foto: DyN)

El nuevo secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, asumió ayer en reemplazo de Juan Pablo Schiavi, quien renunció dos semanas después de la tragedia de Once, que dejó 51 muertos y más de 700 heridos y tiene prohibición judicial para salir del país. Sin embargo, el único orador del acto fue el Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, que defendió la gestión del funcionario saliente y criticó al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por el conflicto por los subterráneos.

Ramos juró pasado el mediodía en el Ministerio de Economía, y estuvieron presentes además de De Vido, el vicepresidente Amado Boudou, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, los jefes del bloque kirchnerista en las Cámaras de Diputados y Senadores e incluso el ahora ex funcionario Schiavi, que recibió varios saludos y aplausos de varios de los presentes en el lugar.

El flamante secretario de Transporte, de 36 años y hasta ayer intendente de la ciudad santafesina de Granadero Baigorria (ahora de licencia) juró, firmó, pero no dio discurso ni habló con la prensa. El único que se acercó al atril fue su jefe, Julio De Vido, quien defendió la gestión de Schiavi, repasó las políticas oficiales en la materia y criticó al jefe de Gobierno porteño.

El ex funcionario estuvo sentado primera fila y recibió aplausos cuando De Vido le dedicó palabras elogiosas y cuando dijo que su despedida sólo es un “hasta pronto”.

El titular de Planificación dijo que tiene “plena confianza” en Ramos porque es “un hombre que desde la primera hora ha formado parte del movimiento nacional” liderado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Lo cuestionan porque es de Granadero Baigorria. Yo quería recordar que el conductor de nuestro movimiento (en referencia a Juan Domingo Perón) nació en Lobos, que creo que es más chico que Granadero Baigorria. Y (Néstor) Kirchner nació en Río Gallegos, cuando no llegaba a los 10 mil habitantes”, señaló para echar por tierra las críticas que recibió la designación de Ramos por parte de la oposición y de gente del sector del transporte ya que se trata de un abogado y no de un experto en Transporte.

“Tiene el desafío de tomar la posta y estamos seguro de lo que hará, porque sabemos de su capacidad de trabajo y que es un hombre del proyecto. Y todos trabajamos bajo la conducción de nuestra Presidenta”, dijo De Vido.

El ministro de Planificación dejó en claro que “hoy marca el final de una etapa y el comienzo de una nueva”. La secretaría de Transporte pasó en los últimos tiempos al centro de la escena por la tragedia de Once y el anuncio de la modificación del esquema de subsidios al transporte, lo que llevó a que en forma masiva los usuarios de colectivos y trenes tramitaran la tarjeta SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico) para no perder el beneficio.

De Vido señaló: “Sabemos que en transporte hay factores de altísimo riesgo, pero no se pueden imputar al funcionario de turno los accidentes que se producen en décadas de abandono”.

Sobre las tarjetas SUBE y los subsidios, el ministro dejó en claro que el Gobierno “no bajará su política de subsidios” al transporte urbano de pasajeros en el área metropolitana, pero anticipó que más adelante se analizará quiénes ya no necesitan el beneficio. Expresó que el objetivo de Casa Rosada es “lograr una segmentación y ver realmente quien está en condiciones de recibir el subsidio”, pero se trata de algo que “va a llevar su tiempo porque es muy complejo” y que se la va a “transparentar todo lo que sea posible”.

“Va a estar subsidiada la demanda y no la oferta. Todos vamos a saber por qué cada argentino está subsidiado”, contó De Vido, pero no entró en detalles en torno a cuánto costarán los boletos de trenes y colectivos sin subsidios.

El discurso del funcionario fue enérgico, sobre todo en los tramos que le dedicó a Mauricio Macri por haber rechazado el traspaso de la administración de la red de subterráneos a la órbita porteña, luego de haber firmado un acta acuerdo. “La actitud irresponsable del jefe del Gobierno y un claro sentido federal nos impone avanzar y requerir al Congreso que confirme que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ejerce la fiscalización sobre todos los servicios públicos que se prestan en su jurisdicción”, sostuvo.

De Vido apuntó y volvió a disparar: “El mayor argumento que escuchamos del jefe del Gobierno es que viene gente del conurbano y de las provincias”, y consideró que "son todas excusas que están poniendo para no gobernar”. “Les molesta el pelo negro, ése es el problema”, fustigó y a su vez argumentó que "cuando le quitaron el subsidio o parte del subsidio al subte bajó la demanda y esa demanda fue a los colectivos que subsidiamos nosotros”.

También hizo anuncios, como la incorporación de 45 coches para la modernización de la línea A, la firma de un convenio para la renovación total del material rodante del la línea de ferrocarriles San Martín, otro para la compra de 220 vagones, y locomotoras de larga distancia para el Belgrano Cargas.

Asimismo aseveró que existen “más de 40 obras en ejecución para recuperar el servicio de cargas”, como también la ejecución de mil kilómetros de autopistas y la obra de la ruta nacional 14 terminada. E hizo mención de la autopista Rosario-Córdoba, que “era una utopía” para el país cuando el kirchnerismo asumió en 2003, que “hoy podemos unir Buenos Aires con Córdoba en poco más de cinco horas y con seguridad absoluta”, y remarcó que “esos muertos que no se producen nunca se contabilizan, pero hay que contar la cantidad de muertos que había en la ruta 9 todos los años ante el desastre que significaba tener una ruta de mano y contramano” en una zona de altísimo tránsito.

El funcionario atribuyó que la situación de riesgo en las rutas es una consecuencia por “la destrucción del ferrocarril, si el ferrocarril no hubiera sido destruido de la forma que lo fue, hoy esas rutas no tendrían el nivel de muertos que tienen”.

“Nos interesa el juicio de la historia y tenemos muy en claro que las cosas que hemos hecho en materia de transporte van a ser mucho mejor valoradas que lo que se hizo en los últimos 30 años”, concluyó el ministro.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Schiavi adujo que su salida se debe a“estrictas razones de salud”. Pero se da a 14 días de la tragedia de Once y 24 horas después de que el juez Bonadío le prohibiera la salida del país. Cristina designó a Alejandro Ramos, intendente de Granadero Baigorria, como su reemplazante.

La tragedia de Once y sus declaraciones posteriores precipitaron su salida del Gobierno

El secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, presentó su renuncia por problemas de salud, a dos semanas de la tragedia del ferrocarril Sarmiento que dejó como saldo 51 muertos y más de 700 heridos, y luego de que el juez Claudio Bonadío le prohibiera la salida del país, en el marco de la investigación de las causas del accidente. Lo sucederá en el cargo el intendente de la ciudad santafesina de Granadero Baigorria, Alejandro Ramos.

El ahora ex funcionario se dirigió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a través de una carta para explicarle que los motivos de su dimisión se deben a “estrictas razones de salud”. Schiavi tuvo que ser intervenido quirúrgicamente el 29 de febrero por una arteria obstruida.

“Como es de público conocimiento he sido sometido a una intervención cardiovascular del tipo angioplastia transluminal con colocación de stent y otras dos angioplastias simples en lesiones de la misma arteria que requiere, por sugerencia medica, un periodo de recuperación y tratamiento especifico de al menos 60 días. La naturaleza del cargo con que he sido honrado por Ud., así como el proceso de transformación iniciado en el sector necesitan de una dedicación total y sin descanso, incompatible con mi realidad actual.”, explicó en la misiva. (Ver más en nota vinculada “La carta de renuncia de Schiavi”)

Se trata de una renuncia anunciada, ya que Schiavi no paró de recibir críticas, tanto de la oposición como dentro del oficialismo, como consecuencia de sus declaraciones una vez ocurrida la tragedia de Once. Horas después del accidente, atribuyó su magnitud a la sobrecarga de pasajeros en los primeros vagones y que en un día feriado el número de muertos habría sido menor.

La renuncia del funcionario se produce en un contexto de investigación judicial por el siniestro. El juez federal Claudio Bonadío prohibió hace tres días la salida del país a Schiavi y a Claudio Cirigliano, uno de los dueños de la concesionaria TBA (ahora intervenida por el Gobierno), a cargo de la administración de las líneas Sarmiento y Mitre. La prohibición también corre para otros funcionarios y directivos de la empresa.

Ayer, en horas del mediodía, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, anunció que el reemplazo de Schiavi es Alejandro Ramos, intendente de Granadero Baigorria, localidad de la provincia de Santa Fe.

Ramos es abogado recibido en la Universidad Nacional de Rosario, tiene 36 años y en julio de 2011 logró la reelección en su cargo de jefe Comunal de Granadero Baigorria con casi el 71 por ciento de los votos. (Ver más en nota vinculada “¿Quién es el nuevo secretario de Transporte?”).

Por lo pronto, no hay cambios en las segundas y terceras líneas de Transporte.

La tragedia de Once, ocurrida el 22 de febrero cuando la formación 3772 del ferrocarril Sarmiento impactó contra el parachoque del andén número 2 de la estación de Once, puso en evidencia el deficiente estado del sistema ferroviario en el país, la falta de inversiones por parte de las empresas que obtuvieron las concesiones para administrar el servicio en la década del 90 y la falta de control por parte del Estado.

Notas vinculadas:

La carta de renuncia de Schiavi

Schiavi, un funcionario que transitó por el macrismo y llegó al gobierno K

¿Quién es el nuevo secretario de Transporte?

Alejandro Ariel Ramos fue designado ayer en el cargo por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El anuncio lo hizo el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Perfil del sucesor de Schiavi, de la agencia de noticias Télam.

Ramos, de la intendencia de Granadero Baigorria a la secretaría de Transporte.

Alejandro Ariel Ramos, el flamante secretario de Transporte designado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, es un abogado de 36 años nacido en la localidad santafesina de Granadero Baigorria el 2 de agosto de 1975, y actualmente ejerce el segundo mandato al frente de la comuna local.

Casado y padre de un hijo, Ramos fue designado este miércoles al frente de la Secretaría de Transporte de la Nación en reemplazo de Juan Pablo Schiavi, quien renunció al cargo por razones de salud.

A pesar de su juventud, el actual jefe comunal de Granadero Baigorria ejerció cargos políticos en anteriores gestiones de esa localidad y es un referente del Frente para la Victoria entre los intendentes de la zona sur de la provincia de Santa Fe.

Según confiaron a la agencia de noticias Télam fuentes comunales, Ramos fue coordinador de Gabinete de la Municipalidad de Granadero en el año 2004, para pasar a desempeñarse un año después como secretario de Cultura, Deportes y Promoción Social.

Entre diciembre de 2006 y diciembre de 2007 fue concejal de esa localidad, para ser luego ser electo intendente por el Frente para la Victoria para el período 2007-2011.

Abogado recibido en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), en las elecciones locales del año pasado fue reelecto al frente del municipio de Granadero Baigorria con el 73 por ciento de los votos en la lista que llevaba como candidato a gobernador de la provincia de Santa Fe al diputado nacional Agustín Rossi.

Actualmente es secretario de Actas del Partido Justicialista (PJ) de Santa Fe e integra en condición de asesor la Federación Argentina de Municipios (FAM), que conduce el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra.

En el ámbito privado, Ramos ejerció la profesión de abogados en el estudio Vitali-Ramos & Asociados.

Granadero Baigorria, la ciudad que gobierna, es una pequeña localidad de 12 kilómetros cuadrados lindera con Rosario hacia el norte sobre la orilla del río Paraná, y posee unos 35 mil habitantes.

Fuente:
Télam

Notas vinculadas:

Luego de que el juez le prohibiera salir del país, renunció Schiavi

La carta de renuncia de Schiavi

Schiavi, un funcionario que transitó por el macrismo y llegó al gobierno K

A poco de ser nombrado secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi dijo en una entrevista que ese puesto era “la silla eléctrica”, no sólo porque allí se había sentado el Ricardo Jaime, su antecesor, que tuvo que dejar el cargo sospechado de enriquecimiento ilícito en 2009 sino porque se trata de un área caliente, nada menos que administrar las transacciones diarias del transporte metropolitano, el resto del país, aviones, barcos y los conflictos de intereses de aproximadamente sesenta gremios y empresarios.

Schiavi, junto a Macri en la campaña a jefe de Gobierno en 2003.

Sin embargo, la historia política de “Juampi”, como le dicen a este ingeniero agrónomo con orientación en Producción Agropecuaria recibido en la Universidad de Buenos Aires, de 53 años, es polifacética. A los 15 empezó a militar en las estructuras juveniles que respondían a Montoneros. Y luego fue funcionario grossista, años después macrista, telermanista y finalmente respondió a Julio De Vido.

Quienes lo conocen, lo definen como un hombre con buen olfato para detectar oportunidades, ambicioso, un “hard worker” (como lo llamaban muchos machistas por ser incansable) hasta el punto de dormir con dos celulares abiertos para no perder el contacto durante las madrugadas.

El paso de Schiavi por la gestión kirchnerista fue particular. No es un dato menor decir que fue el jefe de campaña de Mauricio Macri en 2003, cuando el empresario intentaba por primera vez llegar a la jefatura de Gobierno porteña. A varios en el seno del Gobierno no les resultaba simpático ese detalle.

Durante la gestión de Carlos Grosso estuvo a cargo de la Subsecretaría de Mantenimiento Urbano y Servicios Públicos de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Era un puesto en el que podía tejer muchos contactos de importancia. Por ejemplo, tenía a su cargo de los acuerdos para la recolección de residuos. De esas épocas provenía su relación con Macri, cuando Manliba se convirtió en la principal contratista de la intendencia.

La gestión de Grosso se caracterizó por múltiples sospechas de corrupción. Y Aníbal Ibarra, en la década del 90, hizo varias denuncias contra el entonces intendente y sus funcionarios. Por eso no sorprendería pensar que Schiavi fue uno de los que más énfasis le ponía en verlo a Ibarra destituido en 2006.

Durante su paso en la intendencia de Grosso conoció a Mauricio Macri y a Daniel Chaín, actual ministro de Desarrollo Económico del gobierno porteño, en aquel entonces ejecutivo del grupo Macri y con quien se asoció y levantó un estudio de arquitectura, y tuvieron a su cargo la refacción de treinta estaciones de trenes. La sociedad comercial duró varios años en los 90.

Pero al poco tiempo de disuelta, Macri consultó a Chaín por Schiavi, ya que en esos tiempos el entonces empresario buscaba operadores de relevancia para dar el salto a la política. Así fue que el ahora ex secretario de Transporte de la Nación fue el jefe de campaña del ex presidente de Boca. La relación sufrió luego de la derrota de 2003 un desgaste, aunque permaneció en las filas de Compromiso para el Cambio hasta 2005, cuando se alejó por el acuerdo que Macri cerró con Ricardo López Murphy. Al poco tiempo, buscaba reingresar al PJ.

Cuando Jorge Telerman reemplazó al destituido Aníbal Ibarra en la Jefatura de Gobierno, lo convocó como secretario de Obras Públicas de la Ciudad. Y cuando Mauricio Macri logró finalmente llegar a Bolívar 1, el buen diálogo con De Vido le sirvió para que el funcionario nacional lo llevara a su órbita y lo nombrara en la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), una empresa estatal creada para impulsar las inversiones que le permitirían realizar un reordenamiento ferroviario.

Ese fue el paso previo que dio Schiavi para llegar a la Secretaría de Transporte en 2009, con el respaldo de De Vido y el aval del ex presidente Néstor Kirchner. “Este no es un cargo para estar mucho tiempo”, le atribuyó un medio gráfico de haber dicho en voz baja. Y así fue, tras dos años, una tragedia y posteriores declaraciones desafortunadas, que tuvo que dejar esa “silla eléctrica”.


Notas vinculadas:

Luego de que el juez le prohibiera la salida del país, renunció Schiavi

La carta de renuncia de Schiavi

¿Quién es el nuevo secretario de Transporte?

Esta es la carta que el ahora ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi envió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para anunciarle su renuncia. A continuación, el fascimil y la transcripción de la misiva:

(Fascimil: Télam)

“Buenos Aires, 7 de Marzo de 2012

Sra. Presidenta de la Nación Argentina
Dra. Cristina Fernández de Kirchner

De mi consideración:

Por la presente comunico a Ud. mi decisión de dejar el cargo de Secretario de Transporte de la Nación con el que he sido honrado fundado en estrictas razones de salud.

Como es de público conocimiento he sido sometido a una intervención cardiovascular del tipo angioplastia transluminal con colocación de stent y otras dos angioplastias simples en lesiones de la misma arteria que requiere, por sugerencia medica, un periodo de recuperación y tratamiento especifico de al menos 60 días. La naturaleza del cargo con que he sido honrado por Ud., así como el proceso de transformación iniciado en el sector necesitan de una dedicación total y sin descanso, incompatible con mi realidad actual.

Nací peronista y abrace la causa nacional y popular desde los 15 años, y mas allá de algún pecado venial, he sido siempre consecuente en la idea que la política y la militancia no son una profesión sino una forma de encarar y entender la vida. Fui convocado a este proyecto por Nestor Kirchner en el año 2005 y formo parte de su gobierno desde el 2008 cuando asumí como presidente de la Adif, para empezar a cambiar la historia ferroviaria de nuestro país.

Hoy necesito al menos sesenta días de rehabilitación médica para poder volver a estar a disposición del proyecto en el lugar que usted crea que pueda ser útil a la Nación.

Gracias por la confianza depositada en mi persona en este tiempo, con todo mi cariño.

Ing. Juan Pablo Schiavi".


Notas vinculadas:

Luego de que el juez le prohibiera la salida del país, renunció Schiavi

Schiavi, un funcionario que transitó por el macrismo y llegó al gobierno K

¿Quién es el nuevo secretario de Transporte?

El Gobierno porteño presentó una medida cautelar y se anticipó a Casa Rosada, que había mandado una carta en la que intima a la administración macrista a que se haga cargo del manejo de los subterráneos.

A pesar del rechazo a la transferencia, los usuarios siguen pagando $2,50 el boleto.

El conflicto entre la Nación y la Ciudad por el traspaso de los subtes llegó a la Justicia. El Ministerio de Planificación Federal intimó al Gobierno porteño a través de una carta para que se haga cargo del manejo de los subterráneos, y la administración macrista se anticipó a Casa Rosada y presentó un recurso de amparo al fuero contencioso administrativo.

El Gobierno Nacional intimó a través de una carta que llegó muy temprano al Ejecutivo porteño para que cumpla con el acta acuerdo que formaliza la transferencia de la administración de los subtes a la órbita de la Capital. La carta, firmada por el titular de Planificación, Julio De Vido, reclama a la Ciudad que cumpla con “inmediatez” lo firmado en el acta acuerdo. A su vez, advierte que es el paso previo de una denuncia ante el fuero Contencioso Administrativo.

Con ese panorama, el Gobierno porteño no esperó y presentó una medida cautelar ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo para que los subterráneos queden bajo la administración de la Nación hasta que “cumpla con las obligaciones asumidas en los artículos tercero, quinto y concordantes” del acta acuerdo firmada el 3 de enero.

El conflicto entre la Nación y la Ciudad sumó así un nuevo capítulo, luego de la escalada verbal entre ambos gobiernos. La carta de De Vido, que señalaba textual en un tramo: “Intimamos formalmente, y con la inmediatez que la prestación del servicio público requiere, a cumplimentar todas las obligaciones a cargo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, conforme al Acta de Acuerdo del 03/01/2012” es la respuesta a la enviada por el Ejecutivo porteño para hacer oficial el rechazo a la transferencia.

En la misiva se afirmó que “en primer lugar se deja expresamente asentado que la transferencia de los servicios ya se ha perfeccionado”. Y calificó a la enviada por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, como “ilegítima, irrazonable y arbitraria”, con planteos que son “inconstitucionales”.

“La actitud debida es aquella que honre no sólo los pactos y la ley aplicable, sino el compromiso de garantizar un servicio público propio de esa jurisdicción y que ya ha sido aceptado”, añadió.

En el escrito de Planificación se apuntó que la instrumentación del aumento de las tarifas aplicado por la Ciudad a través del decreto 27/2012 “comporta un reconocimiento indubitable de la voluntad de la Ciudad de realizar un acto de ejercicio de las potestades que se transfirieron”.

En la carta enviada por la Ciudad se hizo referencia al compromiso que había asumido la Nación de abonar 360 millones de pesos por la mitad de los subsidios de un año y a la obligación de aplicar el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE), entre otros puntos.

El “fundamento jurídico” que dio el Ejecutivo porteño es en base a la resolución 10 de la Secretaría de Transporte de la Nación que “incumplió la obligación asumida en el artículo tercero” del acta acuerdo, consistente en la “eliminación de todo subsidio a cargo del Estado Nacional”.

Otro aspecto, que resultó la gota que rebalsó el vaso y que llevó a que Macri anunciara el pasado miércoles la suspensión del traspaso de los subtes, es el retiro de la Policía Federal de las estaciones de la red (más allá de que se prorrogó 30 días más), “lo que pone en riesgo a los usuarios y a los bienes afectados a la prestación del servicio público de transporte subterráneo”.

El legislador porteño del PRO Alejandro García aseveró que la presentación realizada por el Ejecutivo de la Ciudad ante la Justicia es “un límite institucional a lo que entiendo que es un avasallamiento”. Y lamentó que “el Gobierno de la Ciudad tenga que llegar a esta instancia”.

Horas antes, el jefe de Gobierno se había mostrado abierto a reanudar el diálogo sobre la transferencia de los subtes, pero condicionándolo a que “se cree un nuevo espacio de trabajo de buena fe” con el Ejecutivo Nacional. “Toda suspensión se puede retomar. En la medida que se cree un nuevo espacio de trabajo, vamos a estar. Nuestra obligación es trabajar en conjunto”, expresó Macri.

Críticas de Scioli e intendentes del Conurbano a Macri

El Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y un grupo de intendentes del Conurbano, integraron la larga fila de dirigentes que criticaron al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por el conflicto que éste tiene con la Nación por el traspaso de los subtes. En un pronunciamiento, sostuvieron que “la administración y resolución de los problemas es una tarea de los gobiernos locales, tendencia que se ve reflejada en todo el mundo”.

El pronunciamiento se dio en el marco de una reunión que mantuvo el gobernador con 18 jefes comunales de la tercera sección electoral en la Federación Argentina de Municipios.

Para la Defensora del pueblo porteña, Ciudad y Nación son “como los Pimpinella”

La titular de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, aseguró que los Gobiernos nacional y porteño son “como los Pimpinella”, ya que “se dicen ‘me mentiste, me engañaste’”.

La Defensora del Pueblo señaló que “no puede hacerse este show de Pimpinella”, porque “cuando los elefantes se pelean siempre pierden los de abajo”. Así se expresó con respecto a los cruces entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de Gobierno Mauricio Macri.

Pierini explicó que la autonomía porteña “se discute desde hace 18 años, cuando se realizó la Constituyente de 1994, que le dio a la Ciudad, entre otras cosas, las facultades de la elección del jefe de Gobierno”. “Pero como tuvo muchas resistencias en cuanto a su autonomía, fue al año siguiente que se creó la llamada Ley Cafiero que puso límites a dicha autonomía, que nunca fue total. A esta altura de las cosas hay que dar un salto de calidad hacia una Ley de Garantías Mutuas que defina los intereses del sistema federal y de la Ciudad de Buenos Aires”, propuso.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas