Miles de alumnos de los niveles inicial, primario y secundario de la Capital no tuvieron clases como consecuencia del paro docente realizado por dos gremios, que fue decidido luego de que el Ministerio de Educación porteño sancionara a seis maestros que realizaron una parodia del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y el titular de la cartera, Esteban Bullrich. También se llevó a cabo una marcha hacia la sede del Ejecutivo y un acto, en el que se denunció una “persecución” de parte de la Ciudad.

(Foto: Télam)

“Macri nos ataca porque quiere estigmatizar a la escuela pública”, aseveró el secretario general de UTE-Ctera, el gremio mayoritario, Eduardo López, en el acto realizado frente a la sede del Gobierno porteño, y agregó que “los docentes pelean por un sistema democrático, emancipador que incluye a todos los que piensan distinto”.

El gremialista explicó que la manifestación se llevó a cabo por “la libertad educativa y por el derecho de enseñar y aprender en democracia”, y para reclamar que “no echen a los docentes que quieren el cierre de grados”. La medida de fuerza fue en repudio a la decisión del Ministerio de Educación porteño de separar de sus cargos a seis educadores de la escuela 3 del Distrito Escolar 18 de Monte Castro por una parodia sobre el cierre de cursos.

A su turno, Carlos Oroz, de Ademys, exprsó que el Ejecutivo porteño “sanciona el disenso, persigue ideológicamente, y acá castigó por luchar contra el cierre de cursos”.

Desde la administración macrista calificaron de “ridículo” el paro. Y otro punto de polémica es el acatamiento al paro, ya que el gremio UTE-Ctera aseguró que hubo un 90 por ciento de adhesión de establecimientos educativos porteños, mientras que para la Ciudad fue apenas del 35 por ciento. En ese sentido, Bullrich dijo que el paro fue “político”, de “dos de los diecisiete gremios” docentes de la Capital, y que el acatamiento de “sólo el 35 por ciento demuestra que hay un alto acatamiento de los chicos por aprender y de los docentes por enseñar”.

Por su parte, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sostuvo que el paro fue “innecesario” y “ridículo”, y criticó que los docentes “usen a los chicos y a sus padres para hacer un acto político dentro de la escuela para ridiculizar al jefe de Gobierno”. Y añadió que “lo más grave es que redoblan la apuesta y la llevan a un paro en toda la Ciudad de Buenos Aires defendiendo ese espacio”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
Los maestros nucleados en UTE-Ctera anunciaron la medida luego de que el Ministerio de Educación porteño separara ayer de su cargo a seis educadores por parodiar a los funcionarios en una obra teatral en una escuela. El video.

Eduardo López, de UTE-Ctera, en uso de la palabra para anunciar el paro del viernes (Foto: Télam)

El Ministerio de Educación porteño separó de su cargo ayer a seis docentes de una escuela pública de Monte Castro por realizar una “presentación divaliosa” –léase parodia- del jefe de Gobierno, Maurico Macri, y del titular de esa cartera, Esteban Bullrich. En repudio a la medida, los maestros nucleados en UTE-Ctera anunciaron un paro para el viernes.

La medida, conocida el martes, tuvo su origen el pasado 20 de marzo en la escuela número 3, del distrito escolar 18, de Monte Castro, cuando dos docentes hicieron una obra de teatro en la institución en la que parodiaron a Macri y Bullrich por la integración de cursos y en la que se habló también sobre la quita de subsidios a escuelas públicas para entregárselos a establecimientos privados. Un padre grabó la escena e hizo la denuncia en el Ministerio.

Fueron separados de su cargo la directora, la vicedirectora, la secretaria, dos docentes y un bibliotecario de la escuela por “haber vulnerado varias de las obligaciones contempladas en el artículo seis del Estatuto Docente”, según señaló la Resolución 2711 de la cartera educativa. Se llegó a esa decisión porque la Dirección General de Coordinación Legal e Institucional del Gobierno porteño inició una actuación sumarial para investigar los alcances de la parodia y por la intervención de la Procuración General de la Ciudad.

Entre los puntos citados se encuentran: “Observar una conducta acorde con los principios de la moral y las buenas costumbres”, “sustentar y educar a los alumnos en los principios democráticos y en la forma de Gobierno instituida en nuestra Constitución Nacional y en las leyes dictadas en su consecuencia, con absoluta prescindencia partidaria y religiosa”.

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) de la Capital, criticó la decisión del Gobierno porteño, y convocó a un paro de 24 horas el día viernes, con movilización a la Jefatura de Gobierno. El anuncio fue realizado por le secretario general del gremio, Eduardo López, que señaló que la medida no es un “paro por salarios”, sino para reivindicar “el derecho a disentir, pensar distinto y por la libertad de cátedra”.

Por su parte, Carlos Oroz, de Ademys, expresó: “Si al jefe de Gobierno o al ministro de Educación no les gustó la dramatización tienen derecho de opinar, pero lo que no pueden es igualarla a una acción sancionable e igualarla a casos en los que peligra la integridad física y psíquica de un chico”. Y añadió: “El ministro está igualando el disenso ideológico y la defensa de la escuela con el abuso a los chicos, y ese ejemplo pinta de cuerpo entero a una gestión que censuró materiales del bicentenario, que nombró espías en el Ministerio de Educación e inaugura un 0800 buchón para que denuncie cualquier actividad política en las escuelas, que pide listas negras”.

Por su parte, Bullrich calificó de “vergonzosa” la actuación de los maestros y negó que la medida tomada apunte a una "persecución política". “Dios me dio templanza, pero tengo que afrontar esas cosas: cuando se meten con los chicos y atacan la escuela pública, uno tiene que actuar”, dijo. Y agregó: “Si esta parodia hubiera sido de Cristina Fernández de Kirchner hubiera tomada la misma decisión. No se puede usar a la escuela y a los alumnos de esta manera”.

Sobre la situación de los seis educadores, el funcionario explicó que “mientras dure el sumario se los separó del cargo”, pero a la vez dejó en claro que “no es ninguna sanción” y que “los docentes siguen cobrando el salario”.

El video de la parodia:



(Fuente: Youtube GCBA)

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
Vidal dijo que “Metrovías tiene un contrato con el Gobierno Nacional y el subte funciona a través de este contrato”, pero para Randazzo la transferencia “es un tema cerrado”.

Vidal, Randazzo y Pérez fueron los principales funcionarios participantes del encuentro (Foto: Min. Interior y Transporte)

A raíz de una intervención judicial, los gobiernos nacional y porteño acordaron la liberación de los fondos depositados en el Banco Nación para sostener el subterráneo y evitar un nuevo paro, luego de la advertencia de los metrodelegados, pero no cesan las diferencias sobre el traspaso del servicio.

A ese entendimiento llegaron el ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, y la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, en la reunión que mantuvieron en Casa Rosada y de la que participaron también integrantes de la Provincia de Buenos Aires, en el marco de un acuerdo para la creación de la Agencia Metropolitana de Transporte.

Más allá de que cada parte hizo diferentes interpretaciones en torno al acuerdo, tal como viene sucediendo a lo largo de la accidentada transferencia de la administración de los subtes de la órbita nacional a la porteña, el acuerdo pone -por ahora- paños fríos, en un conflicto que causó grandes dolores de cabeza a los ciudadanos que usan ese medio de transporte en el paro de 10 días que llevaron a cabo los metrodelegados.

Finalizado el encuentro, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, Randazzo señaló que “el traspaso del subte es un tema cerrado” y lo argumentó al mencionar la resolución judicial de la jueza Patricia López Vergara que obliga a la Ciudad a disponer de los fondos depositados por Casa Rosada en una cuenta del Banco Nación.

“Ahora hay un fallo judicial que le dice al jefe de Gobierno de la Ciudad que cumpla con el acta acuerdo firmada el 3 de enero. Le está pidiendo que utilice los fondos que nosotros depositamos desde enero y, es más, le dice en qué los tiene que usar”, explicó.

Por otra parte, señaló que en la reunión el Gobierno porteño pidió un plazo de 15 días para “hacer sugerencias y designar a los funcionarios” que estarán a cargo de la Agencia Metropolitana de Transporte, integrado de manera conjunta con la Nación y la provincia de Buenos Aires. “Se tomarán 15 días para hacer sugerencias y designar quién va a ser el funcionario de la Ciudad y del Gobierno nacional que van a ser los directores de la agencia de transporte metropolitano”, puntualizó.

Luego, Vidal, que tuvo otra interpretación, dijo: “El Gobierno nacional nos ha comunicado en esta reunión que va a liberar los fondos que tiene depositados en el Banco Nación, se comprometió a hacerlo”. La funcionaria expresó que se trata de 124 millones de pesos que responden a la mitad del subsidio acordado en el acta acuerdo que se firmó en enero y que luego la Ciudad suspendió, bajo el argumento de incumplimientos de la Nación.

“Si cumple, parte de ese dinero servirá para cubrir lo que la empresa y los delegados acordaron en las paritarias”, consideró la vicejefa con respecto al acuerdo rubricado en la Subsecrearía de Trabajo porteña entre los gremios del subte y la concesionaria Metrovías y que permitió que se levantara el paro de diez días, pero cuya solución al conflicto era transitoria.

En esa negociación, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) y Metrovías acordaron en siete puntos en los que se otorgó una suma no remunerativa a cobrar con el sueldo de agosto. Ese pago extraordinario (por única vez) oscila entre los 1.600 y 3.200 pesos, según la categoría de cada empleado. Además, se puso el foco en las condiciones laborales generales.

Ante ese panorama, Metrovías había dejado en claro que para cumplir lo acordado “requerirá los fondos que sean necesarios a tal fin”, pero no había hecho referencia quién asumirá ese costo: si la Ciudad o la Nación.

Con el paso de los días, los metrodelegados advirtieron que, de no recibir ese dinero, volverían a parar, por lo que la Ciudad confirmó que utilizará los 124 millones que están en una cuenta del Banco Nación, una vez que Casa Rosada los libere.

La titular del Juzgado Contencioso, Administrativo y Tributario número 6 de la Ciudad de Buenos Aires, Patricia López Vergara, ordenó al Ejecutivo porteño “solicitar la entrega de los fondos depositados en la cuenta de Segundo Grado denominada ‘Acuerdo Inversiones Subterráneos-Premetro’”.

Una arista de conflicto no menor: el anuncio de Vidal sobre el destino de esos fondos para solventar el pago de salarios de agosto podría derivar en otro conflicto, ya que el segundo punto de la resolución judicial señala que ese dinero “sea destinado a solventar los gastos operativos para el mantenimiento del servicio del subterráneo”. El fallo de la jueza detalla, además, que “entre ellos, deberá tener prioridad la puesta en funcionamiento de las veinte formaciones retiradas por Metrovías así como el mantenimiento de la infraestructura a fin de resguardar la seguridad en la prestación del servicio”.

Este acuerdo en relación a los fondos no significa que hayan acercado posiciones sobre quién tiene la administración de los subtes. Vidal dejó en claro que “Metrovías tiene un contrato con el Gobierno Nacional y el subte funciona a través de este contrato”, y remarcó que “es responsabilidad del Gobierno nacional hasta que podamos llegar a un acuerdo”, en tanto que Randazzo aseveró que “es un tema cerrado”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
El 79 por ciento dijo leer por placer. Las cifras dan cuenta de un crecimiento, comparadas con las de una estadística similar de 2001. También hubo un incremento de la lectura digital.


Una estadística difundida hoy por el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, revela que nueve de cada diez argentinos tienen como hábito la lectura, y el 79 por ciento lo hace “por placer”.

Los datos surgen de la Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura 2011, realizada por la Universidad Nacional de Tres de Febrero, en la que se puso el foco en chicos de 12 años en delante de localidades de más de 30 mil habitantes de todo el país.

Según los resultados, el 90 por ciento de los argentinos de 18 años en adelante lee en forma sostenida durante 15 minutos o más, en forma habitual. Y un 53 por ciento lee todos o casi todos los días.

Estas cifras dan cuenta de un crecimiento, si se las compara con las cifras de una encuesta realizada en 2001. Con relación a los que leen algunos días por semanas, en una década pasó de un 20 a un 32 por ciento.

Además, apenas el 5 por ciento de los lectores dice leer sólo un día por semana, mientras que diez años atrás, ese grupo llegaba al 19 por ciento.

Según el informe de Educación, lo que más se lee (formato de lectura) es el diario, según manifestó un 89 por ciento de los consultados. Y un 70 por ciento dijo leer libros.

Con respecto a los libros, el 88 por ciento dijo leer al menos uno al año, en tanto que el 71 por ciento, dos ejemplares en el mismo período. Quienes dijeron leer entre 1 y 4 libros por año representan un 58 por ciento, cifra mayor a la de 2001, que fue del 41 por ciento.

También se incrementó la cifra de los que leen entre 5 y 10 libros por año; en 2001 lo hacía el 14 por ciento.

Otro dato de interés es que se incrementó la lectura digital, que se complementa con los formatos papel y pantalla. “La investigación indica también que la lectura en pantalla ya es un hábito de los más jóvenes. El 73 por ciento de los argentinos de entre 18 y 25 años lee habitualmente de este modo, seguido por un 62 por ciento de los adultos de entre 26 y 40 años”, precisó el Ministerio.

“El Estado debe ser promotor de la lectura. A partir de esa convicción, desde el Consejo Nacional de Lectura decidimos realizar esta Encuesta, para indagar cuánto y qué leemos los argentinos, y la relación entre Internet, lectura y adolescencia, entre otras prácticas. Los resultados de la investigación nos permitirán conocer y entender mejor los hábitos lectores y contar con más información a la hora de definir futuras políticas destinadas al sector”, concluyó Sileoni conocidos los datos.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas
Randazzo convocó para el lunes a las 11 a los gobiernos porteño y bonaerense para conformar el grupo de trabajo del Ente Metropolitano del Transporte. Larreta le había mandado ayer una carta por los subterráneos.


El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se mostró satisfecho hoy por la convocatoria del Gobierno Nacional a una reunión del Ente Metropolitano de Transporte y resaltó que se dio por la respuesta a la carta que le mandó al ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, “para retomar las reuniones”.

El funcionario capitalino sostuvo que desde que la Ciudad van a “buscar el diálogo” y planteó que “es imprescindible retomar las conversaciones para concretar la transferencia del subterráneo”, si bien Randazzo señaló ayer que “se pueda conversar teniendo en cuenta que el subte de la Ciudad es del Jefe de la Ciudad”.

“Ayer le mandé una carta a Randazzo para retomar las reuniones de transporte, formalmente no me respondieron pero vi declaraciones en los medios. Es bienvenido que el ministro Randazzo haya accedido a nuestro pedido”, expresó Rodríguez Larreta, según público el portal Noticias Urbanas.

El titular de Interior y Transporte confirmó anoche que el próximo lunes a las 11 se realizará la primera reunión para la conformación del grupo de trabajo del Ente Metropolitano de Transporte, integrado por la Nación, la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires.

“Estamos abiertos a poder conversar todos los temas”, dijo Randazzo, pero dejó en claro que “es posible el trabajo conjunto con la Ciudad para tratar los conflictos del subte en la medida que asuman su responsabilidad del traspaso”.

Nota con información del portal Noticias Urbanas
El Gobierno porteño solicitó al ministro del Interior y Transporte de la Nación, que convoque con urgencia al Ente Metropolitano de Transporte “ante la inminencia de un nuevo conflicto” en los subtes.

La carta que Rodríguez Larreta y Monzó enviaron a Randazzo

El Gobierno porteño le pidió ayer al ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, convocar con urgencia al Ente Metropolitano de Transporte para retomar las gestiones por el traspaso de este medio de transporte y “ante la inminencia de un nuevo conflicto”.

En la nota dirigida a Randazzo, que cuenta con las firmas del jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, la administración macrista señaló la necesidad “urgente de acelerar la coordinación entre el Poder Ejecutivo Nacional, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad” para “la búsqueda de soluciones requeridas por el transporte en el Área Metropolitana”.

El Gobierno de Macri propone, en uno de los puntos a tratar en el encuentro, “acordar todas las cuestiones pendientes en relación al traspaso del subterráneo al Gobierno de la Ciudad, teniendo en cuenta sus dificultades actuales de operación”.

Asimismo, plantea la importancia de “definir la conformación del ente y sus equipos técnicos para el desarrollo del plan estratégico de transporte” y “trabajar en racionalización y reorganización de los recorridos de autotransporte público de pasajeros con el objeto de jerarquizar la red”.

La nota detalla que “es de público conocimiento que el sistema de transporte metropolitano está en crisis y más allá de las responsabilidades de cada jurisdicción, es de suma urgencia la coordinación de políticas para lograr mayor nivel de eficiencia en la planificación y ejecución que redundará en una mejor calidad de vida para los vecinos”.

La nota que la Ciudad envió a la Nación se da en un contexto de un frágil principio de acuerdo entre Metrovías y los metrodelegados, en el que el Gobierno porteño ordenó la conciliación obligatoria y llevó a que se levantara el paro de subtes que se extendió por diez días. Pero el conflicto salarial no está resuelto, por lo que los trabajadores no descartan retomar las medidas de fuerza.

A su vez, el principio de acuerdo está supeditado a que la concesionaria Metrovías cuente con los recursos económicos necesarios para afrontar el aumento salarial, que lleva a que deban definirse las responsabilidades políticas e institucionales sobre la administración de la red de subterráneos. El reclamo de los metrodelegados también apuntan a las condiciones de trabajo.

En la carta, los funcionarios macristas expresaron la necesidad de “coordinar esfuerzos para la pronta ejecución de más pasos a distinto nivel para mejorar la seguridad vial, la frecuencia de los ferrocarrilles incrementando su capacidad y reducir las demoras en los cruces”, y también “instrumentar centros de trasbordo más eficientes y seguros utilizando terrenos ferroviarios actualmente en desuso”.

Un escenario temido por el Gobierno porteño es que la concesión de Metrovías, perteneciente al grupo Roggio, caiga o que el concesionario la abandone, lo que dejaría el servicio “de hecho” a cargo de la empresa Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado, controlada por la Ciudad.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas
A las 8.32 hicieron sonar sirenas e iniciaron una campaña de “12 horas por justicia” en la estación del accidente. A las 19 leerán un documento en el que harán un balance del desarrollo de la investigación.

El recuerdo de las víctimas, en la estación Once (Foto: Télam)

Familiares y amigos de las víctimas del accidente ferroviario, en el que murieron 51 personas, iniciaron a las 8:32 una campaña de "12 horas por justicia" en la que hicieron sonar sirenas, en el momento en que hace seis meses ocurrió el siniestro.

A seis meses del trágico accidente ferroviario que dejó como saldo 51 muertos y más de 700 heridos, familiares y amigos de las víctimas realizaron un homenaje y reclamaron que los responsables “paguen con todo el peso de la ley”.

A las 8.32, hora en la que sucedió el hecho el pasado 22 de febrero, hicieron sonar una sirena en memoria de las víctimas. No faltó la emoción, el dolor y la tristeza al recordarlos.

María Luján Rey, la mamá de Lucas Menghini, que fue la víctima 51 -que fue hallado muerto dos días después del accidente dentro de la formación siniestrada-, señaló que todavía buscan “conocer el nombre de los responsables” de la tragedia.

“Queremos que paguen con todo el peso de la ley”, exigió Rey ante los familiares y amigos presentes en la estación terminal de Once, donde a lo largo del día se realizan diferentes actos de recordación, en el marco de la campaña “12 horas de justicia”.

En el lugar, montaron un pequeño escenario pequeño con luz y sonido y una pantalla gigante donde se exhiben las fotos de la campaña “500 mil caras por justicia”, en la que intentan obtener ese número de fotos, como forma de reclamo por el esclarecimiento del hecho.

Con relación a los heridos y a los familiares, dijo que “no reciben ningún tipo de ayuda” de parte del Estado.

Consultada sobre la causa judicial, Rey precisó que “la investigación avanza, las pericias técnicas fueron contundentes, sabemos del buen trabajo del juez (federal, Claudio) Bonadío, sabemos del trabajo del fiscal y sabemos que hay intereses de los imputados de dilatar los tiempos demostrando una vez más su bajeza moral”. Y expresó que prefiere que la Justicia tome todos los recaudos posibles, aunque impliquen demoras, siempre que éstas permitan avanzar en la investigación.

A las 19, los familiares leerán un “documento en el que hicimos un balance del desarrollo de la causa judicial en estos seis meses, y de lo que esperamos para el futuro”, informó Paolo Menghini, el papá de Lucas. Estarán presentes el titular de Red Solidaria, Juan Carr; Celeste Carballo, Leo García, Rubén Stella, Manuel Callau, Ingrid Pelicori y Mirtha Busnelli, que serán presentados por Gabriela Rádice.

La jornada de recordación culminará a las 20.32, cuando se cumplan “12 horas por justicia”.

El accidente ocurrió el 22 de febrero cuando un tren de la línea Sarmiento chocó contra las vallas de contención de la estación, al no frenar la formación, y causó la muerte de 51 personas, y más de 700 heridos.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) presentará hoy una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al Gobierno porteño por “violación de los convenios que garantizan la libertad sindical”.

Los metrodelegados fueron multados por cinco millones de pesos por la pasada huelga

“Durante el paro de diez días en el subte, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dictó la conciliación obligatoria. Siendo la Ciudad la propietaria del subte, carece de la independencia e imparcialidad necesaria para el dictado de la conciliación, por lo que la misma fue rechazada”, señalaron los metrodelegados en un comunicado.

En ese sentido, agregaron que la medida fue “una limitación al derecho de huelga”. Y manifestaron que “sólo 24 horas después y sin haber permitido a la organización sindical ejercer su derecho de defensa, se aplicó una multa que alcanza los 5 millones de pesos e inició ante el Ministerio de Trabajo de la Nación el trámite tendiente a quitar la personería a los metrodelegados”.

Los dirigentes gremiales expresaron que “a raíz de ello y ante la continuidad de la ofensiva por parte de la administración macrista contra los trabajadores del subte, estos denunciaremos al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, ante la Organización Internacional del Trabajo por intentar violar el ejercicio del derecho de huelga garantizado en la Constitución Nacional”.

Los integrantes de la comisión directiva y sus asesores legales darán una conferencia de prensa mañana a las 16.30, en la sede de la OIT, en Córdoba 950.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas
Encabeza la lista Lomas de Zamora, donde está La Salada. En la Ciudad hay 88 y es el distrito con más ferias, con 7.813 puestos ilegales. Completa el podio la capital cordobesa, según un relevamiento de la CAME.


Se detectaron 336 “Saladitas” en el país, que suman 23.212 puestos ilegales de venta. Y tiene a la cabeza del ranking a Lomas de Zamora, donde está ubicada la feria “La Salada”, seguida por la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba capital, que encabeza el podio.

Las cifras surgen del relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) durante julio en 149 ciudades de todo el país. En el trabajo, la entidad explica que “el crecimiento del comercio ilegal en la Argentina no tiene freno y la situación es incontrolable”.

De acuerdo a los números del informe, se detectaron 336 “Saladitas” activas en 76 ciudades, que tienen 23.212 puestos de venta. Y hay que sumar los 9.361 manteros que venden en la vía pública.

Lidera el ranking Lomas de Zamora, con 11.014 puestos ilegales, localizados en su mayoría en La Salada y en menor proporción en la vía pública. Además de ser el municipio con mayor cantidad de puestos clandestinos, tiene el récord de albergar un puesto de venta ilegal por cada 1,8 comercios formales que hay en esa jurisdicción.

El segundo distrito con una gran cantidad de puestos de venta ilegales es la Ciudad de Buenos Aires: tiene la mayor cantidad de Saladitas en el país, con 88 ferias, y un total de 7.813 puestos truchos.

“Un dato que refleja el drama de la informalidad en la Ciudad de Buenos Aires es que cada 12,5 comercios formales ya hay 1 puesto de venta ilegal de esos rubros”, informó la CAME en el relevamiento.

Completa el podio la ciudad de Córdoba, con 27 ferias “Saladitas” y 1.279 puestos de venta informales.

La CAME señaló que el modelo de “La Salada” está “acentuando un sistema de producción precario que daña al comercio formal”.

El top 10 lo completan: Salta capital, La Plata, San Miguel de Tucumán, San Miguel (Provincia de Buenos Aires), Mar del Plata, Posadas y Guaymallén.

Para conocer el informe completo de la CAME: http://www.redcame.org.ar/index.php/came/comunicado/936
La medida se conoció luego de que el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, comparara las actividades que la agrupación kirchnerista La Cámpora realiza en distintos puntos del país con el “fascismo”. Críticas de legisladores de la oposición.

La decisión de Bullrich de implementar una línea para denunciar intromisiones políticas generó polémica.

El Ministerio de Educación porteño habilitó una línea telefónica gratuita para que los padres de alumnos “puedan denunciar cualquier tipo de intromisión política en las escuelas”.

La medida se conoció luego de que el titular de la cartera educativa de la Ciudad, Esteban Bullrich, comparara las actividades que realiza la agrupación kirchnerista La Cámpora en distintos puntos del país con el “fascismo”.

El funcionario expresó su “profunda preocupación por actos de adoctrinamiento político que está realizando La Cámpora en las escuelas del país y que la señora Presidenta ha avalado”. Ya se había expresado en términos similares durante un encuentro del Consejo Federal de Educación, que preside el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni.

“Comparto con ella (en referencia a Cristina Kirchner) la idea de mejorar la calidad educativa, pero disiento en que para hacerlo tengamos que transformar a los estudiantes en militantes de una organización política”, sostuvo el funcionario porteño.

Ante tal panorama, la cartera dirigida por Bullrich habilitó “una línea gratuita (0800-444-2400) para que los padres pueden denunciar cualquier tipo de intromisión política en las escuelas”.

“Quiero dejar constancia que en la Ciudad no estamos permitiendo que se realice esta clase de manipulación con los estudiantes”, aseveró el ministro. Y añadió: “Formar es enseñar a pensar, no decir qué y cómo pensar. Creemos y defendemos a los docentes que son los formadores de nuestros alumnos”.

Como era de esperarse, la medida generó polémica. Y fue un tema que no estuvo ausente en la jornada de la Legislatura porteña. Allí el macrismo defendió la decisión, mientras que los bloques opositores la repudiaron con dureza.

Desde el kirchnerismo, el legislador Francisco “Tito” Nenna, ex secretario general de UTE, expresó que con la iniciativa “el PRO alienta el miedo social a la formación de los jóvenes en discusiones políticas e implementa medidas claramente persecutorias y policíacas”.

A su turno, el jefe de la bancada del Frente para la Victoria en la Legislatura, Juan Cabandié, calificó la línea telefónica como un “0800-facho”, a la vez que lamentó que Bullrich no la implementara antes “para denunciar los problemas edilicios que hay en las escuelas”.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión de Educación en la Legislatura, el diputado de la Coalición Cívica-ARI Maximiliano Ferraro opinó que “tanto la intromisión política partidaria de La Cámpora como el 0-800 anunciado por el ministro de Educación porteño son repudiables y no contribuyen en nada a la educación de chicos y jóvenes”.

Por el Frente Progresista Popular, María Elena Naddeo acusó al titular de la cartera educativa porteña de manejarse “de manera mediática, con un mecanismo inédito en el sistema educativo, estimulando la delación y la persecución a la militancia política y social”.

Cuando llegó el momento del oficialismo, la legisladora macrista Victoria Morales Gorleri, presidenta de la Comisión de Educación, señaló que “la educación en nuestras escuelas tiene que garantizar la verdadera formación política de los chicos pero no la partidaria” y que “la intromisión de ideas de políticas partidarias” en los establecimientos “está lejos de lo que establece la Constitución Nacional”.

Luego, el diputado porteño del PRO Enzo Pagani sostuvo que los resultados del 0-800 demostrarán “si los padres quieren que a sus hijos los eduquen los docentes y los militantes de la Cámpora”.

Desde el plano sindical, la secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Stella Maldonado, rechazó la medida impulsada por la Ciudad y dijo que “evoca oscuros tiempos de nuestra historia”, por lo que “una vez más, el Gobierno de Macri muestra su peor cara, la que fomenta la persecución y la delación, como ya lo ha hecho con docentes y estudiantes de la Ciudad que reclaman por sus derechos”.

A través de un comunicado, la dirigente expresó: “Rechazamos absolutamente esta decisión que pretende cercenar la participación política de los adolescentes, que por cierto debe ser alentada por las escuelas, respetando la democracia y la pluralidad de ideas”.

Nota con despachos de Télam y Noticias Argentinas
El subsecretario de Gobierno porteño, Ezequiel Sabor, y el secretario adjunto de los metrodelegados, Néstor Segovia, coincidieron ayer en distintas declaraciones en que la Casa Rosada intervino para destrabar el paro en el subte, tras diez días de paro, pero discreparon sobre los destinatarios de los mensajes del Gobierno Nacional.

Volvió el servicio. Pero dista de funcionar en forma ideal (Foto: NA)

“Sí, yo creo que el Gobierno nacional participó. No me consta exactamente en qué medida ni qué actores participaron, pero entiendo que hubo algunas llamadas para destrabar este conflicto”, señaló Sabor.

El funcionario capitalino vinculó esos llamados a los metrodelegados, quienes dijeron que no tienen “dudas” de la intervención de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) para la resolución del conflicto, aunque negaron haber sido los destinatarios de esos mensajes.

“Entiendo que el sector de delegados estuvo reunido en la Casa Rosada; ésa es la información que tenemos”, aseveró Sabor, en declaraciones a distintas radios. Y agregó que “una negociación con tantas partes y conflictos cruzados, en la que ninguno aportara ningún tipo de solución, sin ceder nada, se complicaba”.

“La situación, laboralmente, no era tan compleja, pero había otros intereses que hicieron que las partes estuvieran muy rígidas y no estuvieran dispuestas a ceder”, evaluó Sabor con respecto al conflicto.

Sobre la posibilidad de que su participación en las tratativas con los gremialistas y Metrovías signifique que la Ciudad acepta el traspaso del servicio, Sabor aclaró: “Actuamos como autoridad de Trabajo, lo que emana de la Constitución de la Ciudad, y esto se hizo solamente en el marco de una orden judicial. Así que esto no implica el reconocimiento de que los subtes sean nuestros”.

Asimismo dijo: “Esto fue extraordinario porque nosotros pudimos actuar en la negociación de convenio colectivo y salario porque lo ordenó la jueza López Vergara. Esto claramente es una atribución que tiene el Ministerio de Trabajo de la Nación, donde de hecho se empezó a tratar este conflicto en enero".

Sabor insistió que la Ciudad no tiene “injerencia en el conflicto laboral colectivo ni en las paritarias ni en el tema de salarios: ésta es una atribución que debe tener y se debe tratar en el Ministerio de Trabajo de la Nación#.

Por su parte, Segovia afirmó: “Estoy convencido de que la CNRT le dio el ok para que firme la UTA y Metrovías, que decía que no tenía plata y después terminó aceptando”. Asimismo expresó que se terminó firmando “lo que planteamos el primer día”.

El secretario adjunto de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) reveló que durante la negociación una de los principales obstáculos para resolver el conflicto fue que la concesionaria Metrovías y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que es el otro gremio con injerencia en el subterráneo, no quería abonar los días de paro a los metrodelegados.

“Los días caídos la empresa y la UTA no los quería pagar. Por suerte encontramos la salida con este pago extraordinario y ellos van a pagar pero van a ver de dónde consiguen los fondos”, detalló el también delegado de la línea C.

Un detalle no menor: los metrodelegados aclararon que la medida de fuerza simplemente está “suspendida”, ya que el acuerdo firmado no los “convenció”. Según precisó la AGTSyP, el acuerdo logrado a última hora del lunes consta de “mejoras en las condiciones de trabajo, modificaciones en el régimen de licencias y un reordenamiento en los niveles salariales que permiten destrabar este conflicto”.

Los trabajadores agrupados en esa entidad volvieron a sus puestos, pero dejaron en claro que próximamente solicitarán retomar el diálogo con la empresa para resolver la negociación paritaria “vencidas desde el 28 de febrero pasado”. En ese sentido, Segovia detalló: “Esta semana vamos a seguir llamando a la Subsecretaría de Trabajo porteña para pedir que queremos seguir discutiendo. Si bien Ezequiel Sabor dice que se cerró, para nosotros todavía no”.

Desde Casa Rosada, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sostuvo que el conflicto del subte se solucionó en el “ámbito correspondiente”, en referencia al Gobierno de la Ciudad.

“Hay que lamentar que se haya demorado diez días en usar las competencias que le corresponden como autoridad local (al Gobierno porteño). La empresa (Metrovías) funciona en la Ciudad de Buenos Aires y el convenio colectivo también está en la Capital Federal”, dijo a la prensa el titular de la cartera laboral nacional.

Tomada añadió que “estaba claro que la ley establece que la Subsecretaria de Trabajo porteño, como autoridad competente, se tenía que hacer cargo” del acuerdo gremial.

Consultado sobre la negativa de los metrodelegados a aceptar la conciliación obligatoria dictada el jueves pasado por la Ciudad, el funcionario de Casa Rosada explicó que la conciliación obligatoria “es una suerte de paz impuesta que establece la legislación de nuestro país y que debe ser acatada por empresarios y trabajadores”.

El servicio volvió, pero el escenario no cambia

Luego de diez días de paro, que marcó un récord olímpico de paciencia para los usuarios del subterráneo y que debieron volcarse a otros medios de transporte, que a su vez llevó que el ya complicado tránsito porteño colapsara, el servicio volvió a funcionar pero los metrodelegados advirtieron que es posible que en los próximos días la frecuencia empeore porque no saldrán las formaciones que no estén en condiciones.

La decisión que llevarán a cabo los metrodelegados se sumará a la quita de veinte trenes  que decidió Metrovías semanas atrás por falta de inversiones.

“Tenemos 20 formaciones menos, que siguen estando afuera. En los talleres no tenemos repuestos y creo que durante estos días no va a haber paro, pero si no hay repuestos no van a poder salir los trenes”, aseguró Segovia. Y agregó que “no vamos a sacar formaciones que no están en condiciones, entonces va a haber problemas con la frecuencia del servicio”.

Con relación a la accidentada transferencia del subterráneo desde la Nación a la órbita capitalina, la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, opinó que “lo razonable es resolver el traspaso” del servicio “a través del diálogo” y pidió que “cada parte ceda un poco”.

“Si queremos que la gente viaje segura y bien, sentémonos todos a una mesa”, reclamó Vidal, que acusó al Gobierno nacional de “cerrar las puertas, no contestar, agraviar a (Mauricio) Macri”.

La funcionaria insistió en declaraciones radiales que la Ciudad podría “hacerse cargo de una parte de las inversiones en obras de infraestructura que no se hicieron en el subte y que son imprescindibles para la seguridad y para eso nos deberían autorizar a endeudarnos”.

Vidal remarcó: “Ya hemos dicho que no vamos a aceptar un traspaso sin resolver las cuestiones de inversiones que hacen a la seguridad de la gente”.

A su entender, “hay dos maneras de resolver el traspaso”, pero resaltó que “lo razonable es a través del diálogo, asumiendo que cada parte esté dispuesta a ceder algo”. Y añadió: “Lamentablemente, hasta ahora, no ha sido posible. La otra manera es que lo defina la Justicia, donde hay causas iniciadas. La discusión está muy trabada y eso perjudica a la gente”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
El paro de subtes dispuesto por los metrodelegados cumple hoy una semana, luego de que no se alcanzara un acuerdo y el Gobierno porteño dictó anoche la conciliación obligatoria para buscar una salida al conflicto, pero por ahora todo sigue igual.

Subtes vacíos. El paro lleva una semana y afecta a 900 mil personas que usan el servicio por día (Foto: EFE)

La decisión de convocar a la mesa de negociaciones fue dispuesta por el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, y el Procurador General de la Ciudad, Julio Conte Grand, luego de que se frustraran las conversaciones con los llamados metrodelegados y la concesionaria Metrovías.

Las negociaciones fracasaron: más allá de que la Unión Tranvíarios Automotor (UTA) acatará la medida, los delegados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) evaluaban los pasos a seguir, por lo que el paro que afecta a todas las líneas de la red de subterráneos y el Premetro continúa y llega al séptimo día consecutivo.

La decisión que llevó adelante el Gobierno porteño resultó una intervención decisiva en el conflicto por los subtes, en un contexto de serios cortocircuitos con la Nación con relación a quién tiene la responsabilidad sobre el servicio, luego de que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, suspendiera el traspaso. Y, a su vez, significó un reconocimiento a la AGTSyP, que desde hace un tiempo reclama la personería gremial.

Sabor señaló: “Con la resolución se vuelve al momento inicial del conflicto para que las partes lleguen a un acuerdo. Hasta el momento se intentaron distintas posibilidades, pero Metrovías manifiesta que tiene una imposibilidad económica para afrontar la situación”.

“La medida fue dictada mediante la resolución 1015/12 firmada esta noche (por anoche), en respuesta a un pedido de la Justicia, pero bajo ningún punto de vista ello significa un reconocimiento del Gobierno porteño respecto de la titularidad del servicio”, dejó en claro el funcionario.

El subsecretario de Trabajo capitalino remarcó que el desconocimiento de la medida “implicará sanciones” para los metrodelegados, aunque se manifestó confiado de que “no se llegará a esa situación”. En ese sentido, volvió a convocar a las partes a una nueva reunión para hoy a las 10.

El Gobierno de la Ciudad buscó evitar que se cumpliera el séptimo día de paro, que afecta a más de 900 personas que utilizan el servicio todos los días. La medida de fuerza causa serios problemas en el transporte público y el tránsito en la Capital. El panorama se repitió ayer: colectivos llenos, largas colas en las paradas y el tránsito que colapsó en las horas pico de la mañana y la vuelta a casa, y notoriamente cargado en el resto de la jornada.

La conciliación obligatoria fue dictada luego de más de seis horas de reunión en la Subsecretaría de Trabajo porteña entre representantes de la Ciudad, la concesionaria Metrovías, los metrodelegados y representantes de la UTA.

“Como la empresa no quiere solucionar nada vamos a continuar el paro por 24 horas más. La solución depende de Metrovías”, había anunciado a la salida del encuentro el secretario adjunto de la AGTSyP, Néstor Segovia. El gremialista reveló que habían presentado varias propuestas para levantar la medida de fuerza, que se inició el pasado viernes, pero Metrovías no había aceptado ninguno, ni la idea de posponer la discusión por el pedido de aumento salarial del 28 por ciento para atender las demandas por las mejoras en las condiciones laborales.

“Pedimos un montón de cosas y la empresa Metrovías no tiene presupuesto. Propusimos dejar a un lado la plata y sí hablar de condiciones laborales, pero tampoco aceptaron. Si no puede resolverlo, que se haga a un costado y discutimos con otro. La empresa está pintada”, aseveró.

Segovia fue uno de los presentes de parte de los metrodelegados, junto al secretario general del gremio, Roberto Pianelli, quien se retiró antes de la reunión porque tenía que asistir a Casa Rosada, donde participó de un encuentro que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner mantuvo con el titular de la CTA, Hugo Yasky. Luego conversó con el jefe de Gabinete nacional, Juan Manuel Abal Medina, y el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

El abogado del gremio, Julio Ramírez, detalló que la Subsecretaría de Trabajo porteña tenía la potestad de suscribir un acuerdo entre las partes para solucionar el conflicto y no tener que homologarlo en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Por su parte, el secretario general de la UTA, Roberto Fernández, señaló que sentía “vergüenza ajena” por la postura de los metrodelegados, con quienes mantiene un enfrentamiento. El sindicalista dijo a la agencia Noticias Argentinas que continuar el paro “es una falta de respeto” y expresó que el conflicto se soluciona “levantando la medida y discutiendo”.

Según trascendió, la reunión tuvo un clima cordial, pero las partes se vieron poco tiempo cara a cara, ya que estuvieron en oficinas distintas en el tercer piso del edificio de Bartolomé Mitre al 500. Los funcionarios porteños fueron los encargados de llevar y traer propuestas de una oficina a la otra, para tratar de encontrar una salida a la situación.

El encuentro entre los actores involucrados se dio luego de que la jueza porteña en lo Contencioso Administrativo Patricia López Vergara emitiera una medida cautelar para que se “convoque a una mesa de negociación” a los representantes de los trabajadores. En tanto que el fiscal Federico Villalba Díaz emitió ayer por la mañana un pedido a la Justicia para que ordenara a la concesionaria Metrovías y a los dos gremios la reanudación del servicio.

Con los subtes parados y el malhumor de la gente, los funcionarios de Nación y Ciudad sólo se tiran dardos de uno y otro lado. Randazzo dijo que “la Ciudad no sólo debiera hacerse cargo del subte, sino también rendir cuenta de lo que ha hecho con el fondo permanente para la red de subterráneos que dispone la ley 23.514 sobre el ABL, y que es de 2.700 millones por año”. El funcionario de Casa Rosada añadió: “Macri apela al agravio porque no le asiste ninguna razón: cuando se firmó el acta acuerdo del traspaso del subte de Nación a la Ciudad, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires recibió 240 millones de pesos y tiene disponibles en la Aduana 45 vagones que requirieron una inversión de parte de la Nación de 90 millones de dólares”.

Por su parte, en una conferencia de prensa por la inauguración de una comisaría de la Policía Metropolitana en la zona sur, Macri le preguntó a Cristina: “Como pasa con la inflación, como pasa con la inseguridad, ¿cómo puede ser señora Presidenta que hace seis días que no tenemos subterráneos por este conflicto gremial y usted no habla de este tema?”.

Luego, al ser consultado sobre las declaraciones del titular de Interior y Transporte, dijo que Randazzo “es una máquina de decir macanas”. El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien acompañaba al jefe de Gobierno, apuntó que la Ciudad recibe por ese concepto “232 millones de pesos, lo cual se puede verificar directamente por Internet” y no “2.700 millones como dijo Randazzo”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas
El servicio no funcionaría por las medidas de fuerza, en suma, durante cinco días. Los gremios reclaman que se reanuden las negociaciones paritarias.

De no haber acuerdo, las estaciones desde el viernes a la noche lucirán así: vacías (Foto: Télam)

Los “metrodelegados” anunciaron ayer un paro en el servicio de subterráneos que comenzará mañana a las 21 y se extenderá durante todo el fin de semana. Esta medida de fuerza se suma a la informada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que empezará el lunes y se desarrollará durante 72 horas, por lo que el medio de transporte no funcionará hasta el jueves próximo. Ambos gremios buscan que se reanuden las negociaciones en paritarias.

La medida de fuerza dispuesta por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) se llevará a cabo desde el viernes a las 21 y durante todo el fin de semana, en todas las líneas y el Premetro. En tanto que la UTA el martes, que agrupa a los maquinistas y guardas, había lanzado su cese de actividades por 72 horas, que empezará el lunes. En suma, los subtes podrían quedar paralizados durante cinco días, si es que Metrovías no acerca una propuesta salarial que responda a las demandas de los trabajadores, en un contexto en el que Nación y Ciudad no encuentran una solución al conflicto y se responsabilizan una a otra.

 “El viernes a las 21 se cierra el subte y durante el sábado y el domingo no va a funcionar el servicio. Esperamos que haya una respuesta durante el fin de semana”, señaló el secretario General de la AGTSyP, Roberto Pianelli.

En mayo pasado, ambos gremios acordaron una “tregua” en las medidas de fuerza que venían realizando a cambio de un aumento no remunerativo de entre 900 y 1.200 pesos, en tanto que se dirimía la responsabilidad sobre el medio de transporte. Pero el plazo pasó, y ni el Gobierno Nacional ni el porteño acordaron sobre quién debía hacerse cargo de la administración de los subtes. El reclamo es el aumento del 28 por ciento en los salarios.

Desde Casa Rosada dijeron en los últimos días que no se convocará a las partes a negociar porque debe ser el Eejcutivo porteño quien participe de las tratativas. Por su parte, desde Bolívar 1 la posición no cambió: no acepta el manejo de los subtes por haberse trabado las negociaciones en torno a la transferencia del servicio, que se habían iniciado a principios de este año.

Por lo pronto, se convocó a una reunión para el mediodía de hoy entre todas las partes en el Ministerio de Trabajo de la Nación, incluido el titular de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase, empresa de la Ciudad), Juan Pablo Piccardo.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas
El viernes los “metrodelegados” harían una huelga el viernes próximo durante todo el día. Y la UTA, desde el lunes, por 72 horas. La Nación y la Ciudad se responsabilizan entre ellas por el servicio.

Al cada vez peor servicio, se le suman las medidas de fuerza.

Los representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) advirtieron que en los próximos días realizarán paros en protesta porque no se reactivó la negociación paritaria, mientras el Gobierno Nacional y el porteño se responsabilizan el uno al otro por el servicio.

Los llamados “metrodelegados” señalaron ayer que hoy vence la “tregua” acordada en mayo pasado para la discusión salarial, en tanto que la UTA emitió un comunicado en el que anuncia la decisión de realizar un paro de actividades por 72 horas a partir del lunes próximo.

El reclamo es el aumento del 28 por ciento en los salarios, porcentaje que está bastante alejado del que podría ofrecer la concesionaria Metrovías.

Los “metrodelegados” señalaron a la agencia Noticias Argentinas que hoy irán al Ministerio de Trabajo de la Nación a una reunión que estaba convocada hace tres meses, aunque remarcaron que la cartera nacional advirtió que para intervenir en las negociaciones necesita la presencia de algún funcionario porteño. El AGTSyP está inscripto pero no tiene la personería de dicho ministerio.

“Mañana a la tarde (por hoy) es la reunión en el Ministerio, tienen que ir Metrovías y Sbase (Subterráneos de Buenos Aires, la empresa del Gobierno porteño que controla el subte). Llamamos a Sbase y se hacen los desentendidos”, contó el secretario adjunto de la AGTSyP, Néstor Segovia.

Ante este panorama, los “metrodelegados” ven que van camino a un “conflicto muy fuerte”, que empezaría este viernes con un cese de servicio del subte durante todo el día (léase paro).

Por su parte, los maquinistas y guardas representados en la UTA anunciaron en un comunicado que el lunes próximo iniciarán una medida de fuerza total durante 72 horas. En la misma nota responsabilizó al Gobierno porteño por el manejo de los subterráneos y afirmó que “prestará toda la colaboración que esté a su alcance para que las autoridades terminen de resolver en estos días previos a la medida los problemas administrativos pendientes con el Gobierno Nacional”.

Como si a la situación no le faltaran complicaciones, el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, afirmó, pese a la reunión prevista en la sede de la cartera que encabeza: “Nosotros no vamos a intervenir, nosotros no vamos a convocar porque hay una negociación directa que tienen que llevar adelante las partes y es un problema del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

“Esperamos que tanto Metrovías como la representación de los trabajadores alcancen un acuerdo y esto sea acompañado por Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa que es de la Ciudad de Buenos Aires y que está a cargo de la administración de ese transporte”, añadió.

En mayo pasado, las partes habían llegado a un acuerdo para evitar nuevas medidas de fuerza. En aquella ocasión, el titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, se hizo presente en la reunión luego de que lo haya ido a buscar la Policía Federal para que formara parte de las negociaciones. La empresa y los gremialistas acordaron un pago no remunerativo de entre 900 y 1.200 pesos, de acuerdo a las distintas categorías de los trabajadores.

Con la noticia de que los “metrodelegados” analizaban realizar un paro el viernes próximo, la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, les envió una carta instando a que eviten “acciones que perjudiquen el correcto funcionamiento” del subterráneo.

En el escrito, Vidal dejó en claro que el Ejecutivo porteño “no es el responsable del subte, ya que este servicio es concesionado por el Gobierno Nacional a la empresa Metrovías”.

En otro pasaje de la carta, dirigida en especial a Segovia –delegado de la línea C- explicó que “no existen fondos depositador por la Nación a favor de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para hacerse cargo del subterráneo, ni para hacer frente al aumento salarial planteado por los trabajadores a través de sus representantes”. Y precisó que “no existe una cuenta abierta del Gobierno de la Ciudad para ese efecto ya que nadie puede abrir una cuenta en nombre de otro”.

En torno al reclamo de los trabajadores, la funcionaria porteña señaló que “a fin de realizar las negociaciones paritarias y salariales, las mismas deben llevarse a cabo ante la autoridad competente, o sea, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación”.

Asimismo, Vidal pidió a Segovia y a sus “representados a abstenerse de realizar declaraciones injuriosas para con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a que realicen los reclamos correspondientes ante la empresa concesionaria del servicio”.

Nota con despachos de agencias Noticias Argentinas y Télam