En su mensaje ante la Asamblea Legislativa, acusó a lo que denominó “Partido Judicial” de “impedir que se gobierne y que se apliquen leyes constitucionales”. Anunció que reestatizará la administración de los ferrocarriles. En las afueras del Congreso, recibió un masivo apoyo de la militancia.

Cristina, durante un tramo de su discurso. (Foto: Télam)

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró ayer el 133 período de sesiones ordinarias en el Congreso Nacional, con un mensaje de casi cuatro horas en el que hizo un balance de la gestión no sólo de sus ocho años al frente del Gobierno, sino también de los cuatro años de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner. En su discurso, afirmó que se ha “desendeudado definitivamente al país” y criticó duramente a un sector de la Justicia, al que denominó una vez más “Partido Judicial” y acusó de “impedir que se gobierne y que se apliquen leyes constitucionales” mediante “cautelares delivery”. Y anunció el envío de una ley para reestatizar la administración de los ferrocarriles.

Durante su último discurso ante la Asamblea Legislativa, ya que su segundo mandato concluye el 10 de diciembre, la Presidenta sostuvo que “nunca más” habrá gobiernos que “tengan que tomar deuda para tomar deuda”.

“Yo no dejo un país cómodo para los dirigentes sino para la gente, dejo un país muy incómodo para los dirigentes si quieren anular los derechos de los últimos años”, dijo enfática Cristina tras destacar las medidas en materia económica y social de su gestión.

En un tramo de su extenso mensaje de tres horas cuarenta minutos en el recinto del Congreso, apuntó contra los fondos buitres, a los que calificó como “chupadores de sangre internacionalmente reconocidos”.

Fue notorio el fastidio de la jefa de Estado cuando vio que dos diputados de la oposición colgaron carteles en el que exigían la apertura de los archivos y una comisión investigadora por el atentado a la AMIA de julio de 1994. “No necesito carteles, yo puedo ir con carteles al frente de la AMIA para decir que un ex presidente de la AMIA, Rubén Beraja, encubridor y vaciador de bancos, está procesado”, señaló a los gritos.

“La causa AMIA asquea porque fueron 85 víctimas que las utilizaron de adentro y de afuera con fines políticos, no podemos seguir manoseando a sus familiares”, remarcó. También dijo: “Me llama poderosamente la atención y nunca pude entender porqué el Estado de Israel reclama por la AMIA y nunca habla del atentado a la Embajada de Israel”, ocurrido en 1992, causa que quedó en manos de la Corte Suprema de Justicia por ser territorio extraterritorial. Instó al máximo tribunal, cuyo titular Ricardo Lorenzetti estaba presente entre los invitados, a que informe si hubo avances en esa investigación. Incluso pidió que el ex embajador israelí en Buenos Aires Itzhak Avirán “venga a testimoniar personalmente” al país.

En el recinto escuchaban a Cristina, con mayor o menor atención, todo el Gabinete y legisladores del oficialismo y la oposición. Afuera, en la Plaza de los Dos Congresos, alrededor de 400 mil personas (según cifras oficiales, aunque la Policía Federal estimó la concurrencia en más de 250 mil) conformadas mayormente por la militancia que se congregaron para darle su apoyo, aplaudían y vivaban cada palabra de la mandataria, a la que miraban a través de las pantallas gigantes. La movilización fue convocada por el kirchnerismo y organizaciones sociales y sindicales como respuesta a la marcha del 18F organizada por fiscales y a la que asistió prácticamente toda la oposición, y a la que concurrió idéntico número de ciudadanos para pedir el esclarecimiento de la muerte de Alberto Nisman, que tenía a cargo la investigación del atentado a la mutual judía y acusó de encubrimiento a la Presidenta y al Canciller Héctor Timerman, entre otros dirigentes, denuncia que desestimó el juez Daniel Rafecas.

La jefa de Estado evitó confrontar directamente con la oposición, algo que olvidó cuando vio los carteles sobre la AMIA, para poner el foco principalmente en hacer un balance de sus ocho años al frente del Gobierno.

Entre los diputados de la oposición, se encontraban los radicales Julio Cobos, Ernesto Sanz y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, por mencionar tan sólo algunos. En cambio, no concurrió el diputado socialista Hermes Binner, que viajó a Uruguay para la asunción de Tabaré Vázquez, la diputada macrista Laura Alonso ni los senadores Adolfo Rodríguez Saá, Carlos Menem y Carlos Reutemann. También estuvo vacía la banca de la diputada Elisa Carrió, que en la semana había señalado que Cristina lanzaría “un autogolpe” durante la Asamblea Legislativa.

La mandataria hizo tan sólo una referencia a un candidato presidencial opositor. Fue a Mauricio Macri, aunque sin nombrarlo, cuando anunció la nacionalización de los ferrocarriles antes de que termine su mandato. En ese momento, se dirigió al jefe de la bancada PRO en Diputados, Federicio Pinedo, con ironía al asegurar que ya que su líder político aseguró recientemente que comparte “el cien por ciento de los principios justicialistas” va a apoyar esa nacionalización. Cristina aclaró que no tiene “ningún afán nacionalizador”, sino que la decisión radica en poder ahorrar 400 millones de pesos anuales en la gestión operativa de los trenes.

En lo que respecta a políticas económicas y sociales, hizo una defensa de las medidas adoptadas tanto en su gestión como en la presidencia de su marido y antecesor Néstor Kirchner. “Tuvimos que hacernos cargo de una crisis internacional que no generamos y la enfrentamos con políticas activas del Estado” afirmó Cristina. También hizo una defensa del acuerdo firmado recientemente con China, que ha sido cuestionado tanto por la oposición como por sectores de la industria, al sostener que “dentro de cinco años China será la principal potencia económica mundial, si ya no lo es”.

Tras tres horas cuarenta minutos de discurso, Cristina se despidió con una lluvia de pétalos de rosas que caían desde los palcos, los enérgicos aplausos oficialistas y el indisimulable fastidio de la oposición, en lo que fue su último mensaje en el Congreso como Presidenta.

Nota con despachos de agencias Télam, Noticias Argentinas y ANSA
La oposición porteña cuestionó ayer el discurso que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, pronunció en la inauguración del período de sesiones ordinarias de la Legislatura, y lo calificó de “superficial”.

Desde el interbloque kirchnerista, el legislador porteño José Cruz Campagnoli, de Nuevo Encuentro, sostuvo que “Macri hizo un discurso superficial que parecía de autoayuda” y que “esconde bajo un discurso de reconciliación nacional, de amor y paz, el plan de ajuste que tiene para el país en caso de ser electo presidente”. Asimismo, el edil que integra la fuerza que lidera Martín Sabbatella expresó que “Macri dijo que uno de sus logros fue otorgar dos mil créditos para primera vivienda, cuando en la Ciudad hay 500 mil personas con distintos problemas habitacionales y además año tras año se disminuye el presupuesto en el área de vivienda”:

Otro que cuestionó el discurso del líder del PRO fue Aníbal Ibarra, diputado local del Frente Progresista y Popular, quien aspira volver al Ejecutivo porteño representando al kirchnerismo. Consideró que “son más importantes las omisiones que lo que dijo”. En ese sentido, hizo referencia a que “silenció el endeudamiento que la gestión PRO elevó a más del triple” y que “nada dijo del subte ni si hay obras previstas; tampoco de la construcción de viviendas en la Ciudad, un tema que nos preocupa a todos los porteños y del que Mauricio Macri nunca se ocupó ni le importó en todos estos años de gobierno”. “Tampoco habló del ABL ni de los altos impuestos”, indicó el precandidato.

Por su parte, el legislador capitalino del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) Marcelo Ramal, señaló que Macri “aludió a la transparencia política, ocultando que en pocos días archivará el voto electrónico y restaurará la boleta tradicional para poder manipular la propia interna del PRO”. Además, añadió que “tampoco aludió a la crisis de deuda de la Ciudad, que obligará a una costosa refinanciación en el curso de este año” y que “en épocas de encubrimientos, Mauricio Macri se despachó con un discurso encubridor”.

Ramal dijo, asimismo, que el mandataratrio local “aludió a la calidad educativa en una Ciudad donde faltan 10 mil vacantes escolares y celebró planes de vivienda que han atendido a menos del 1 por ciento de la población con necesidades habitaiconales”.

En tanto que el edil Gustavo Vera, de Bien Común, criticó que “Macri usó gran parte de su tiempo para despedirse, promocionar su candidatura presidencial y lanzar frases de campaña sin demasiada profundidad dejando muy pocos elementos de balance de gestión y lineamientos próximos para analizar”.

“Cuando aún le restan más de 8 meses de ejercicio de sus funciones de gobierno, con un endeudamiento externo reciente que ascendió a 1.800 millones de dólares y pese a tener uno de los presupuestos más holgados del país (cerca de 85.000 mil millones de pesos) a los legisladores no nos dejó claro cuáles eran los ejes principales de sus acciones con semejante volumen de recursos”, aseveró Vera, precandidato a jefe de Gobierno.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

Michetti: “Sucedería a Macri con mucha naturalidad, porque esto comenzó con Mauricio y Gabriela”

La senadora nacional del PRO Gabriela Michetti ratificó sus ganas de suceder a Mauricio Macri en la jefatura de Gobierno al sostener que si bien “el desafío es enorme, siento que puedo conducir esta nueva etapa en la gestión” de la Ciudad; y consideró que su postulación representa una “naturalidadm porque esto comenzó con Mauricio y Gabriela”.

En declaraciones a la prensa tras la apertura del período ordinario de sesiones de la Legislatura porteña, la ex vicejefa de Gobierno respaldó la precandidatura presidencial de Macri al señalar que “está muy preparado para conducir la Argentina” tras elogiar el discurso pronunciado por el líder del PRO.

Consultada por la sucesión del jefe de Gobierno, la precandidata fue clara en manifestar sus ganas de estar al frente del Ejecutivo local: “El desafío es enorme, pero siento que puedo conducir esta nueva etapa en la gestión”. Y afirmó que “suceder a Macri sería con mucha naturalidad porque esto comenzó con Mauricio y Gabriela”, en referencia a la fórmula que integró y que resultó electa en la Ciudad en 2007.

Nota con despacho de agencia Télam

Nota vinculada

En su discurso, el jefe de Gobierno porteño hizo un repaso de las medidas desarrolladas por su gestión, mencionó los desafíos y alusiones políticas con tinte electoral de cara a las elecciones presidenciales de octubre: “Estamos listos para nuevos y más grandes desafíos”, aseguró.

A Macri le bastó media hora para hacer un repaso de su gestión y hacer alusiones con tono de campaña con vistas a octubre. (Foto: DyN)


El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, inauguró ayer por última vez como mandatario local el período de sesiones ordinarias de la Legislatura con un discurso breve en el que hizo un repaso de sus años al frente de la Ciudad, y que consideró haber cumplido con las metas de gestión, pero que a la vez tuvo una marcada proyección nacional al declararse “listo” para afrontar “nuevos y más grandes desafíos”, con el foco puesto en la Casa Rosada, de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Fiel a su estilo, el discurso de Macri fue breve, ya que rozó los 30 minutos. Pero este año el contenido de sus palabras fue de claro tono de campaña. “Les pido a todos en este año electoral, sin importar el partido, que no bajemos los brazos, que sigamos trabajando y demos el ejemplo de que aquí tenemos una democracia viva y que cree. Estamos terminando una etapa con mucha paz y tranquilidad, y estamos listos para nuevos desafíos, para nuevos y más grandes desafíos”, señaló el alcalde mirando a los legisladores.

El jefe de Gobierno, que transita sus últimos meses al frente del Ejecutivo porteño ya que no puede ser reelecto por encontrarse en su segundo mandato, con el traje de precandidato presidencial se comprometió a trabajar en base al “diálogo” y “humildad”, e instó a los argentinos a “transitar juntos un mismo camino para que los hijos de nuestros hijos recuerden una generación que está más allá de enfrentamientos inútiles”.

“Confío en cada uno de los argentinos y sé que los argentinos somos capaces de hacer cuando trabajamos juntos, pongámonos a construir la Argentina que nos merecemos. El futuro que queremos no es algo que vamos a heredar. Hay que conquistarlo. Hay que construirlo”, dijo el líder del PRO, en un mensaje con tinte electoral.

Macri estuvo en el estrado junto a la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, y el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, del PRO, que es precandidato por la sucesión en la Ciudad junto al jefe de Gabinete local, Horacio Rodríguez Larreta, y los senadores nacionales Gabriela Michetti y Diego Santilli.

En los primeros minutos de su discurso, agradeció por los ocho años de mandato a sus funcionarios, miembros de la Legislatura y a los vecinos por “darme la oportunidad de gobernar estos años”.

“Un buen proyecto con los mejores expertos no sirve de nada si no podemos escuchar lo que dicen los vecinos. Un gobierno que no está atento a lo que opinan los demás mal puede querer representar. Cuando cerramos el oído también cerramos el corazón. ¿Y qué sería de la democracia, de la política, si sólo gobernamos según lo que pensamos o creemos. Por eso otro gran aprendizaje de todos estos años es el valor de la humildad”, expresó Macri, cuyas palabras pueden tomarse en cierta alusión al Gobierno Nacional.

En ese sentido, añadió: “Gestionando hemos tenido grandes aciertos, pero también nos hemos equivocado. Y humildad es reconocer los errores y tener el coraje de corregirlos. Eso es lo que nos hace crecer como equipo y como sociedad. Estamos abiertos a los aportes y las sugerencias constructivas, vengan de donde vengan, porque no nos sentimos dueños de la verdad”.

Asimismo, Macri, que fue elegido jefe de Gobierno en 2007 y reelegido en 2011, cuestionó a quienes “juegan a ser infalibles, porque eso es vivir en un mundo irreal, de mentira”, al tiempo que aseveró que “gobernar es decir la verdad” y que “no hay ideología más fuerte que poner al Estado cerca de la gente”.

“Este es un año muy importante para la democracia, para el país y para todos los argentinos. Porque hay un ciclo que está terminando y otro por comenzar. Por eso, sin importar quien gane las elecciones, tenemos que entender de una vez por todas que el Estado tiene que estar al servicio de la gente y no al de los intereses de la política”, sostuvo el intendente en referencia al recambio presidencial por la sucesión de Cristina Kirchner, cuyo mandato finaliza el 10 de diciembre.

El mandatario porteño aseveró que logró cumplir “la mayoría de las metas y objetivos propuestos” para la Ciudad y anunció que dejará un plan estratégico para obras clave hasta 2030, para que pueda ser implementado por la próxima gestión.

Macri destacó la importancia de la “escuela pública” y valoró el “sistema de Metrobús”, que es usado por 600 mil personas a diario y del que “muchos pensaban que era un disparate, pero ha revolucionado el sistema de transporte en la Ciudad de Buenos Aires y es fuente de inspiración para otras ciudades” del país.

Además, precisó que durante su gestión se “multiplicó por ocho la cantidad de ciclistas” en la Ciudad, con 120 mil cada día, a partir del plan Ecobici y resaltó “la megaobra del (Arroyo) Maldonado” que benefició a “350 mil personas” que “ya no se angustian cuando llueve”.

En lo que respecta a materia social y vivienda, dijo que dos mil familias accedieron a créditos y que “200 empresas ya se radicaron en el distrito tecnológico de Parque Patricios, un barrio abandonado, de donde la gente se quiere ir”.

Y afirmó que “ya empezó la mudanza al nuevo edificio de gobierno en Parque de los Patricios. En breve nos mudaremos todos nosotros. Creo que este nuevo edificio es un antes y un después en la historia de Buenos Aires”.

También hizo referencia a la “transformación en barrio de la Villa 19”, conocida como barrio INTA, en Villa Lugano, a la “reapertura del Teatro Colón” y la incorporación de nuevos agentes a la Policía Metropolitana, que actualmente tiene un cuerpo de 5.500 efectivos.

Entre los “desafíos” de gestión, mencionó la necesidad de “profundizar la integración de la Ciudad en el Área Metropolitana”, y agregó al respecto “no puede ser que en más de siete años” no se haya podido “concretar un solo proyecto en ese sentido”.

“Más allá del partido al que pertenezcamos, todos deberíamos llevar una camiseta que diga lo mismo: que los argentinos puedan vivir mejor, todos los argentinos. Todos queremos un futuro mejor, pero a ese futuro no lo vamos a heredar. Hay que conquistarlo, construirlo, se basa en la suma de nuestras potencialidades, que tenemos cada uno de nosotros, vivamos en el lugar del país que vivamos”, dijo Macri en un tramo de su discurso que leía atentamente, aunque su mirada está puesta en Casa Rosada.

Nota con despachos de agencias Noticias Argentinas y Télam

Nota vinculada:

Aceptaron la oferta salarial de un 32 por ciento de aumento escalonado al mes de agosto.

Todo listo. Las aulas, preparadas para recibir a los chicos el lunes.

Finalmente, las clases comenzarán el próximo lunes en las escuelas de la Ciudad, luego de que la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Unión de Docentes Argentinas aceptaran la oferta salarial del Gobierno porteño de un 32 por ciento de aumento escalonado al mes de agosto más 450 pesos por material didáctico.

A partir de la propuesta realizada por la Ciudad, que fue aceptada, los docentes de jornada simple (4 horas) percibirán en agosto un salario de 8.130 pesos, mientras que un maestro de jornada completa (8 horas) alcanzará 16.260 pesos de remuneración en el mismo mes.

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, había mejorado dos veces consecutivas la oferta inicial del 28 por ciento de incremento al ofrecer primero un 30 por ciento y, tras un cuarto intermedio en las negociaciones, ofreció un alza menor al reclamo inicial de un 38 por ciento realizado por los gremios.

El jueves fue una jornada de arduas negociaciones, pero ayer la paritaria ya estaba encaminada por lo que selló el acuerdo salarial escalonado del 32 por ciento con los gremios docentes, que fue anunciado por el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, junto al ministro Bullrich y su par de Hacienda, Néstor Grindetti.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

CFK decidió cambios en el Gabinete a tres días de la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso. Capitanich vuelve a Chaco para ser candidato a intendente de Resistencia. Juan Manzur dejó el Ministerio de Salud para postularse a la Gobernación de Tucumán, y ocupa su lugar Daniel Gollán. Eduardo De Pedro asumió como secretario general de la Presidencia. Para la oposición, los cambios “son más de lo mismo”.

Aquí están, estos son: De Pedro, Aníbal F. y Gollán, poco después de prestar juramento; atrás, Capitanich, que vuelve a Chaco. (Captura Youtube Casa Rosada)

A tres días de la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, la última que encabezará el domingo por ser su último año de mandato, Cristina Kirchner decidió cambios en el Gabinete: Aníbal Fernández volvió a la jefatura de Gabinete por la salida de Jorge Capitanich, en tanto que el diputado nacional y referente de la agrupación La Cámpora Eduardo De Pedro quedó al frente de la secretaría general de la Presidencia. Además, Juan Manzur dejó el Ministerio de Salud para ser reemplazado por el saliente secretario de Salud Comunitaria, Daniel Gollán. Ayer por la tarde la mandataria les tomó juramento, pocas horas después de que se comunicara el anuncio.

Los cambios en el Gabinete fueron informados ayer al mediodía por el secretario de Comunicación Pública y vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, y por la tarde la jefa de Estado les tomó juramento a los nuevos funcionarios en Casa Rosada. Así, se concretaron las versiones que circulaban por Balcarce 50 durante los últimos días que indicaban que Capitanich retornaría a Chaco para presentarse como candidato a intendente de Resistencia y hacer campaña para que un hombre de su confianza retenga la Gobernación. En el caso de Manzur, deja el cargo porque se postulará para Gobernador de Tucumán.

La ceremonia se realizó en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, donde estuvieron todos los ministros y el vicepresidente Amado Boudou. Incluso asistieron los salientes Capitanich y Manzur, a quienes Cristina les agradeció por su trabajo al dar unas palabras tras la puesta en funciones a Fernández, Gollán y De Pedro, algo que no se acostumbra, por lo que rompió el protocolo.

“Quiero hablarles a dos compañeros que se van, Manzur y Capitanich, porque ambos llegaron al Gabinete en momentos muy difíciles. Ser miembro de un Gobierno que recién empieza o que esta en su mejor momento político es mucho mas fácil, pero dejar una posición cómoda para venir a compartir sinsabores y esfuerzos es complicado.”, sostuvo la mandataria al recordar el desembarco de ambos en 2009 y 2013, respectivamente.

De Pedro fue el más ovacionado durante la ceremonia, una vez que dio el “Sí, juro”, ya que había una gran cantidad de militantes de La Cámpora en el salón. Luego de la ceremonia, el ahora secretario general de la Presidencia, que ocupa el cargo que Aníbal Fenández dejó para retornar a la jefatura de Ministros, señaló que la agrupación de la que es referente trata de “representar al conjunto de los jóvenes” y añadió que la llegada al Gabinete de otro integrante de ese sector “significa poder aportar energía, trabajo e ideas nuevas”.

Capitanich había llegado a la Jefatura de Gabinete de Ministros en noviembre de 2013 para reemplazar a Aníbal, quien debía asumir una banca en el Senado por la que fue electo, por lo que tuvo que dejar el cargo que ahora vuelve a tener por tercera vez.

Por la mañana, en su habitual conferencia de prensa en Casa Rosada, Capitanich había evitado confirmar su salida del Gabinete y simplemente se rió cuando fue consultado por los periodistas sobre esas versiones.


Para la oposición, los cambios “son más de lo mismo”

La oposición coincidió en señalar que los cambios en el Gabinete decididos por la presidenta Cristina Kirchner resultan “más de lo mismo”. Aunque más dura en sus declaraciones fue la diputada nacional Elisa Carrió, que volvió a apuntar al nuevo jefe de Ministros, Aníbal Fernández, al señalar que es un funcionario “investigado y sospechado en diferentes causas como la de la mafia de la efedrina y la narcocriminalidad”.

Para Carrió, el nombramiento del quilmeño “demuestra que Cristina Kirchner no tiene voluntad de combatir ningún delito, sino de encubrirlo”, ya que Aníbal F. está “investigado y sospechado en diferentes causas como la de la mafia de la efedrina y la narcocriminalidad”. También fustigó la designación del camporista Eduardo De Pedro como secretario general de la Presidencia, al considerar que “seguramente es producto de haber negociado con el juez (Daniel) Rafecas la desestimación de la denuncia del fiscal (Alberto) Nisman” contra la mandataria. En ese sentido, la legisladora recordó que De Pedro integraba hasta su nombramiento el Consejo de la Magistratura y que Rafecas “estaba acusado ante el Consejo por el Gobierno por su actuación en el caso Boudou”.

Por su parte, el senadora del PRO y precandidata a jefa de Gobierno porteño Gabriela Michetti evaluó que con los cambios de Gabinete “no se renueva la confianza de la gente” y que “cualquier apuesta a pretender renovar es inútil en este punto, porque los problemas del Gobierno son de fondo”.

A su turno, el senador de Proyecto Sur UNEN Fernando “Pino” Solanas, expresó que los cambios son “más de lo mismo” y que el reemplazo de Jorge Capitanich por Fernández era “previsible” porque, dijo que el chaqueño “era un muñeco del Parque Japonés, estaba ahí para que todos le peguen”.

Desde el Frente Renovador, el diputado Alberto Asseff opinó que “De Pedro y Aníbal Fernández son encumbrados para radicalizar la división” y que con estos cambios “la Presidenta redobla su apuesta por el sectarismo y la confrontación”.

Nota con despachos de agencias Noticias Argentinas y Télam

El diputado nacional y la legisladora porteña competirán en las PASO locales. Las fuerzas que quedaron afuera de la nueva formación se inscribieron juntas.

Graciela Ocaña y Martín Lousteau (Foto: Twitter @GugaLusto)

Sobre el filo del vencimiento del plazo para la presentación de alianzas electorales en la Ciudad, el frente UNEN se rompió porque Martín Lousteau inscribió con Graciela Ocaña el nuevo sello Energía Ciudadana Organizada (ECO). En tanto que algunos de los espacios que quedaron al margen se anotaron juntos para presentarse en las PASO porteñas del 26 de abril próximo.

La alianza inscripta como Energía Ciudadana Organizada (ECO), conformada por la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica-ARI, el Partido Socialista, el Partido Socialista Auténtico y Confianza Pública, tendrá como principales dirigentes a Lousteau y Ocaña. A excepción del partido que integra la ex ministra de Salud de la Nación (por Confianza Pública), los demás espacios eran fundacionales de UNEN.

Lousteau aseguró que competirán “con el PRO con respeto, con intercambio de ideas, presentando equipos y propuestas muy sólidas para todos los porteños que no se conforman con los últimos ocho años y exigen mejorar de forma urgente la salud, la calidad de la educación, la seguridad y el cuidado del ambiente”.

Algunos de los espacios que quedaron afuera del nuevo sello, como Proyecto Sur del senador Fernando Pino Solanas; el GEN cuya referente nacional es Margarita Stolbizer; y PODES, de Sergio Abrevaya, se inscribieron juntos.

Hasta poco antes del cierre de inscripción de alianzas ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, Proyecto Sur había tenido tratativas con el massismo para forjar un acuerdo, algo que finalmente no prosperó. En Capital, el Frente Renovador aspira a concretar una alianza más grande, por lo que no utilizará el sello que lidera Sergio Massa en el distrito. Así lo indicó el referente de la fuerza del ex intendente de Tigre en la Ciudad, Diego Kravetz.

La decisión de la inscripción de ECO provocó una fuerte reacción de los dirigentes del resto de las fuerzas que integraron UNEN en Capital. El secretario general de Libres del Sur y precandidato a jefe de Gobierno porteño, Humberto Tumini, apuntó a la ruptura del espacio de centroizquierda a Elisa Carrió, y dijo que el acuerdo electoral con Ocaña representa “una colectora del PRO” en la Ciudad. “Nunca debimos haber traído a Carrió a Unen en la Ciudad y a Unen nacional; nosotros tuvimos discrepancias, porque sabíamos que ella era el Caballo de Troya de un proyecto de derecha con Macri”, añadió.

Nota con despachos de agencias Noticias Argentinas y Télam

Es gratuita y desarrollada por la Ciudad. Permite sacar una foto al vehículo en infracción y el sistema la envía a los controladores de faltas, que hacen la multa. Desde su lanzamiento, la podían bajar los usuarios con sistema Android, pero ahora también los que usen iOS.

Capturas de la app desarrollada por la Ciudad.

En tres meses, la aplicación para smartphones “Denuncia Vial”, desarrollada por la Ciudad para reportar infracciones de tránsito, alcanzó las 30 mil descargas y superó las siete mil denuncias. Desde diciembre, la podían bajar los usuarios de teléfonos con sistema Android; pero desde ahora también los que cuenten con celulares con iOS.

A través de esta aplicación, los vecinos pueden denunciar infracciones de tránsito desde un teléfono móvil de manera rápida y anónima, si bien hay que registrarse con los datos personales. El sistema consiste en sacar una foto que evidencie la infracción para enviarla a través de la app, junto con el número de la patente del vehículo, una descripción de la infracción y el lugar exacto donde fue tomada. Esa imagen es recibida por un conjunto de agentes de control de tránsito que evalúan la falta y, en consecuencia, labran el acta correspondiente.

Cuando el infractor reciba la multa, en la notificación se le informará que la foto fue tomada por un vecino. La Ciudad sólo da ese detalle, ya que garantiza la confidencialidad de la identidad de quien realizó la denuncia. Según registros oficiales, se han recibido más de siete mil denuncias.

Las infracciones que se pueden reportar son: estacionamiento en cordón amarillo; estacionamiento en doble o triple fila; estacionamiento obstruyendo ciclovía; estacionamiento obstruyendo ochava; estacionamiento obstruyendo senda peatonal; estacionamiento para bicicletas; estacionamiento prohibido obstruyendo rampa para personas con discapacidad, ascenso o descenso de pasajeros (taxis y colectivos, hoteles, lugares de emergencia); estacionamiento prohibido sobre vereda, área peatonal o espacios verdes; y estacionamiento sobre senda peatonal.

Se trata de una herramienta que no está exenta de polémica. Por un lado, permite que los vecinos puedan hacer respetar las tan poco respetadas normas viales; pero por otro, los convierte en una suerte de agentes (voluntarios) de tránsito, lo que pone de manifiesto que los controles en las calles no son suficientes. Desde el Gobierno porteño señalaron que el objetivo de su implementación es simplificar la tarea de hacer un reclamo que durante mucho tiempo resultaba un trámite tedioso.

“La mejor forma de lograr que podamos convivir en armonía es con la ayuda de todos los vecinos y, gracias a la tecnología, cada uno puede colaborar de forma directa y simple, informando sobre las infracciones que observen”, afirmó el jefe de Gabinete capitalino, Horacio Rodríguez Larreta.

El escenario callejero ubicado en el Pasaje Caminito y Magallanes regresa mañana. Habrá funciones los días miércoles, viernes y domingos a las 19, con entrada libre y gratuita.

Al aire libre. Así era el escenario. (Foto del libro "Didascalias del Teatro Caminito", de D. Kehrig / Web Fund. PROA)

Con la obra “Los veraneantes”, mañana volverá a levantarse el telón del Teatro Caminito de La Boca, ubicado en el Pasaje Caminito y Magallanes, en el barrio porteño de La Boca, después de 41 años de permanecer cerrado.

La reapertura, a cargo del Ministerio de Cultura de la Ciudad, será mañana a las 20, con la obra “Los veraneantes”, de Máximo Gorki, adaptada y dirigida por Lautaro Vilo. En ese horario se realizará un homenaje a Cecilio Madanes, creador del teatro, y a las 20.30 se dará inicio a la función.

Según se informó, el Teatro Caminito será un espacio al aire libre que ofrecerá programación teatral y musical durante el verano. Esta reapertura se lleva a cabo en el marco de colaboración entre el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación PROA.

Habrá funciones hasta el 22 de febrero los días miércoles, viernes y domingos a las 19, con entrada libre y gratuita, que se suspenden por lluvia. El espacio cuenta con capacidad limitada. La dirección del teatro estará a cargo de Martín Bauer, músico, compositor y director.

El Teatro Caminito fue creado por Madanes, escenógrafo, director y productor teatral, en 1957, y considerado un espacio de excelencia por importantes nombres de las artes. Se trató de una experiencia de teatro callejero que se extendió entre 1957 y 1973, año en que el telón bajó por última vez.

Fueron reubicadas a un complejo habitacional ubicado en el barrio de Barracas, cerca del asentamiento Villa 26, donde vivían.

El complejo de viviendas de calle Luzuriaga se compone de 125 unidades en 6 edificios (Foto: Google Street Wiew, de julio de 2014)

El Instituto de Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires anunció que finalizó la reubicación de 125 familias de la Villa 26 a un complejo habitacional ubicado en el barrio porteño de Barracas. Así, concretó el traslado de las personas fuera del denominado camino de Sirga.

Un equipo multidisciplinario del Instituto de Vivienda, que incluyó asistentes sociales, psicólogos y el personal de campo que acompañó a las familias durante los últimos meses, efectivizó el traslado de las 125 familias y la posterior demolición del sector del asentamiento. El proceso duró cinco días.

El presidente del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), Emilio Basavilbaso, señaló: “La relocalización es el resultado de un año de trabajo y acompañamiento con cada una de las familias. Sabemos que se trata de un cambio de vida y de una nueva etapa para ellos, por eso nuestra función trasciende una mudanza, ya que significa un antes y un después en sus vidas”. “A partir de hoy, 125 familias comienzan una nueva historia de la que con orgullo podemos decir que somos parte”, añadió.

Las familias se mudaron con la escritura formal de su vivienda ya firmada al conjunto habitacional Luzuriaga, de Luzuriaga 837, en Barracas. Se compone de 125 unidades funcionales, divididas en seis edificios independientes dentro de un mismo terreno y con libre circulación entre ellos. La tipología de construcción utilizada es tradicional y fue finalizada en tiempo récord para poder relocalizar a los habitantes de la villa 26 en tiempo y forma. Las familias pagarán por las viviendas entre 400 y 800 pesos mensuales, gracias a préstamos a tasa escalonada otorgados por el IVC.

Ni bien cada familia iba dejando las precarias casillas, fueron demolidas para dar paso a las fuerzas de seguridad para que custodiaran el sector. Formaron parte del operativo más de 200 agentes de seguridad, entre Policía Federal, Gendarmería Nacional, Defensa Civil, Bomberos y Policía Metropolitana.

Desde 2012, el IVC trabaja en las relocalizaciones del camino de Sirga en el marco del trabajo de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), integrado por Nación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires. Dicho camino de Sirga es la franja ribereña del Riachuelo, que debe ser desalojado de acuerdo al plan de limpieza del curso de agua. En ese contexto, el IVC tiene bajo sus competencias la relocalización de las familias provenientes de asentamientos que se encuentran dentro del límite físico de distancia con el Riachuelo establecido judicialmente. Ya ha completado cinco procesos de relocalización de 400 familias provenientes de los asentamientos Magaldi, Luján, 21-24 y El Pueblito.