La medida es de carácter “administrativa, técnica y operativa” y fue “dictada y emitida” por Cristina. Se extenderá por 15 días o hasta que se resuelva la investigación judicial y alcanza a las líneas Sarmiento y Mitre. Schiavi señaló que “quizás van a funcionar algunos trenes menos y haya horarios distintos a los diagramas habituales”.

Schiavi y De Vido; detrás, en el centro, Baridó. Ayer, durante el anuncio. (Foto: DyN)

El Gobierno Nacional dispuso ayer la intervención “administrativa, técnica y operativa” de la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) por un plazo de 15 días o hasta que se resuelva la investigación judicial sobre las causas de la tragedia de la formación del ferrocarril Sarmiento en la estación Once y que dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos.

La medida, dispuesta a través de la resolución 199 del Ministerio de Planificación Federal y por instrucción de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, alcanza a las líneas Sarmiento y Mitre, ambas administradas por TBA y que unen Capital con la zona oeste y la zona norte del Gran Buenos Aires, respectivamente. La decisión de Casa Rosada apunta a “garantizar la seguridad de los usuarios”. Y será por 15 días o el tiempo que dure la investigación judicial.

En una nueva conferencia de prensa en la que no se permitieron preguntas, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, aseguró ayer que “la tragedia, aunque se desconocen las causas, obliga a tomar medidas”, y añadió que la decisión busca “garantizar la prestación del servicio de transporte ferroviario y resguardar las condiciones de seguridad de los usuarios”.

El interventor es Raúl Baridó, ingeniero especializado en materia ferroviaria, "un profesional de prestigio y trayectoria que trabaja desde hace 34 años en el Estado", según definió De Vido. Fue propuesto por el titular de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN), Miguel Reposo. Baridó fue gerente de Capacitación y Desarrollo de la SIGEN y director del Instituto Superior de la Gestión Pública. En 1998, fue subsecretario de Control de la Secretaría de Control Estratégico de la Jefatura de Gabinete, durante la presidencia de Carlos Menem.

El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, sostuvo ayer que los empleados de TBA “tienen que estar tranquilos”, y aclaró que “el espíritu de la intervención es trabajar con ellos, no contra ellos, en la mejora del servicio y garantizar la seguridad y que la gente pueda estar tranquila viajando en este tren”.

Schiavi, uno de los funcionarios más criticados por sus declaraciones posteriores a la tragedia, expresó que “quizás van a funcionar algunos trenes menos, haya horarios distintos a los diagramas habituales”, pero que “esto no debería provocar situaciones de zozobra”.

Ante ese eventual panorama, el funcionario precisó que “la Secretaría de Transporte va a disponer de servicios alternativos de colectivos para poner a lo largo de todas las estaciones para que los usuarios puedan viajar”.

Es que la línea Sarmiento presta servicios con sistema eléctrico entre Once y Moreno, y con locomotoras diesel entre Moreno y Luján y entre Merlo y Lobos. Por ejemplo, el servicio que une a Once con Moreno tiene 320 frecuencias diarias (160 de ida y 160 de vuelta), y todas las formaciones pueden transportar 2 mil personas, aunque en las horas pico suben unas 2.600.

La intervención se produce luego de las críticas por dirigentes de la oposición y de aliados al kirchnerismo, como también de familiares de víctimas, y pasajeros, a la presidenta Cristina Kirchner, que le pedían que le quitara de concesión a TBA y la renuncia del secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi.

La mandataria hizo referencia a la tragedia cinco días después de que ocurriera. Fue en Rosario, durante el acto central por el bicentenario del izamiento de la bandera argentina. Allí pidió celeridad a la Justicia para que las pericias estén “en no más de 15 días” y aseguró que esperaría los resultados de las mismas para tomar una determinación.

La respuesta desde el ámbito judicial no tardó en llegar. “La pericia no es un hecho político sino técnico que puede durar menos o más de 15 días”, dijeron fuentes del juzgado.

El jueves pasado, a 24 horas del choque, el Gobierno anunció que se presentaba en la justicia como “particular querellante” en la causa. En ese sentido, Schiavi aseguró en una escueta respuesta a los periodistas acreditados en Casa Rosada que “todavía no” fue rechazada la presentación por parte del juez federal Claudio Bonadio, a cargo de la investigación.

El accidente se produjo el pasado miércoles, en plena hora pico, cuando una formación del ferrocarril Sarmiento que provenía de Moreno impactó contra el parachoque del segundo andén de la estación Once. Fue el tercer accidente ferroviario más grave en la historia del país y el más grave en la Ciudad de Buenos Aires.

Por el momento, el único imputado es el conductor de la formación 3772 del ferrocarril Sarmiento, Marcos Antonio Córdoba, por estrago culposo.

La tragedia puso aún más evidencia el precario servicio de trenes, con falta de inversión, de planes políticos para el sector y de control estatal sobre la empresa que opera el servicio. Así lo reveló un informe de la Auditoría General de la Nación y se espera que difunda hoy un nuevo estudio.

La concesionaria TBA es propiedad de los hermanos Cirigliano, que controlan uno de los grupos de transporte más poderosos del país. Recibieron la concesión de las líneas Mitre y Sarmiento en 1995, durante el gobierno del entonces presidente Carlos Menem. En la empresa que administra los ferrocarriles Sarmiento y Mitre trabajan más de 4.500 personas.

Para la oposición, el Gobierno busca cubrirse con la intervención

Diferentes dirigentes de la oposición dieron su punto de vista luego de conocida la decisión del Gobierno de intervenir TBA.

El presidente de la UCR, Mario Barletta, junto a los jefes de los bloques de diputados y senadores, Ricardo Gil Lavedra y Luis Naidenoff, respectivamente, anunció ayer que presentarán una denuncia penal contra Julio De Vido y Juan Pablo Schiavi por “incumplimiento de deberes de funcionario público” respecto a la tragedia. Gil Lavedra señaló que el Gobierno “tenía pleno conocimiento” del estado de los trenes y los incumplimientos de TBA.

Los diputados de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, Alfonso Prat Gay y Alicia Terrada presentaron un pedido de Juicio Político contra De Vido. Fiel a su estilo, Carrió dijo que “el correctamente llamado cajero de Kirchner, es el principal culpable y responsable de todo lo sucedido en materia ferroviaria, de esta y otras tragedias”.

Sobre la decisión tomada por Casa Rosada, Carrió opinó que “la intervención que anunció el Gobierno, sin pedir la intervención judicial sino enviando a un funcionario de la SIGEN es para poner a alguien de su confianza para eliminar facturación trucha y eliminar toda prueba que pueda comprometer a De Vido y a los Cirigliano”.

Por su parte, el referente de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, “De Vido intenta escapar a su responsabilidad en el desastre ferroviario”. El diputado nacional exigió a través de un comunicado que “lo primero que debe hacerse es desentrañar la ruta de aplicación de los subsidios y las millonarias sumas que se acreditaron en estos años”.

Solanas sostuvo además que “el constante deterioro del material ferroviario y del servicio a los pasajeros es la consecuencia de una asociación ilícita que compromete a altos funcionarios del Estado, concesionarias, y dirigentes ferroviarios”.

El diputado del Frente Amplio Progresista (FAP) Roy Cortina dijo que lo resuelto por Nación “es una reacción tardía e insuficiente del Gobierno Nacional frente a una tragedia que lo desbordó y que dejó en evidencia las graves falencias en su política ferroviaria, continuadora fiel de la implementada por el menemismo en los 90”.

Cortina añadió que “desde el oficialismo se sigue ganando tiempo y especulando con la posibilidad de salvar de responsabilidad a un grupo empresario, cuando la respuesta del Estado debería haber sido el retiro de la concesión”.

Desde el Frente Peronista, el diputado Eduardo Amadeo comentó: “Ojalá esta medida sea efectiva porque la gente necesita viajar como seres humanos”. “Si la intervención sirve para que se haga justicia, bienvenida sea. No puede haber impunidad ni para empresarios, ni para funcionarios, cuando se trata de la vida de la gente. Espero que se encuentren a los responsables de esta tragedia para que no se repita", expresó el dirigente.

Marcha de familiares y amigos de las víctimas en reclamo de justicia

Familiares y amigos de las víctimas de la tragedia de Once se concentraron ayer frente al Obelisco para exigir “justicia” por las víctimas del accidente del pasado miércoles.

De la marcha participaron cientos de personas, que llevaron fotos de algunos de los pasajeros que perdieron la vida.

Algunos de los organizadores señalaron que el viernes a las 19, en el mismo lugar, habrá otra manifestación similar.

Informe con despachos de agencias Télam, Noticias Argentinas, EFE, AP y AFP

Según un índice que elabora una universidad privada en base a 40 ciudades, el 32,4 por ciento de los hogares fue víctima de al menos un delito en el último año. En Capital y el GBA está por encima de la media nacional.

(Gráfico del informe del LICIP, haga clic para ampliar)

En el último año, los delitos aumentaron en todo el país, con un 32,4 por ciento de los hogares que fue víctima de al menos un hecho delictivo en los últimos doce meses, un 1,1 por ciento por encima de lo registrado en enero de 2011. Así lo revela un informe realizado por una universidad privada.

Estos datos surgen del monitoreo que cada mes realiza el Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas (LICIP), de la Universidad Torcuato Di Tella, que desde marzo de 2008 elabora sus propios índices de victimización.

El estudio cuantifica los hogares que sufrieron al menos un delito en los últimos 12 meses, en 40 ciudades, sean estos denunciados o no ante las autoridades y hace una clasificación del tipo de delito. El último relevamiento fue realizado en 1205 hogares de todo el país, entre el 2 y el 10 de enero de 2012.

El índice de victimización (IVI) arrojó que el 32,4 por ciento de los hogares fue víctima de al menos un delito en el último año. Este índice está un 1,1 por ciento por encima de la medición realizada en enero de 2011. Y 2,5 puntos porcentuales arriba de la medición del mes de diciembre de 2011 (ese mes fue de un 29,9 por ciento).

Sin embargo, en el último año, el índice de victimización tuvo pico en octubre pasado, cuando un 34,6 por ciento de los hogares por lo menos sufrió un hecho delictivo.

Si al estudio se lo analiza por regiones, el relevamiento de enero último muestra que en la Ciudad de Buenos Aires como en el Gran Buenos Aires (36,6 y 35 por ciento respectivamente), están por encima de la media nacional, mientras que en el interior del país el indicador se ubica casi cuatro punto porcentuales por debajo, un 28,7 por ciento.

(Gráfico del informe del LICIP)

Con respecto a la clasificación según el tipo de delitos, el informe hace una clasificación general en delitos contra la propiedad sin violencia (hurto de objetos personales, robo de vivienda, robo de vehículo, vandalismo de vehículo o de vivienda, sin contacto presencial entre la víctima y el delincuente) y delitos contra las personas (robo con violencia, lesiones o amenazas, corrupción, ofensa sexual, secuestro, homicidio y estafa).

El estudio revela que, en enero de 2012, 10 de cada 100 hogares sufrieron al menos un delito contra la propiedad sin violencia. Está cuatro puntos por debajo de la medición de enero de 2011 y dos puntos abajo respecto de diciembre de 2011. El pico fue en mayo, con 14.

De los delitos contra las personas, la medición de enero de 2012 arrojó que de cada 100 hogares, 25 sufrieron al menos un delito de este tipo en el último año, lo que implica un incremento de cinco puntos respecto de enero de 2011 y tres puntos de diciembre de ese año.

En cuanto a los delitos con violencia específicamente, de cada 100 hogares, 21 sufrieron al menos un hecho de este tipo. Y es la tipología que más participación relativa tiene en el total de delitos sufridos por los hogares en los últimos 12 meses, con un 60 por ciento.

Con relación al resto de los delitos y la participación relativa en el total, le siguen el hurto de objetos personales en un 14 por ciento, el robo de vivienda un 9 por ciento, el robo de auto un 3 por ciento, y otros un 14 por ciento.

El gremio volvió a respaldar al conductor del tren accidentado. “Hizo todas las maniobras correspondientes para detener la formación” pero “el sistema de frenos no funcionó”. Las pericias comenzarán entre mañana y pasado.

El accidente en Once dejó 51 muertos y más de 700 heridos el pasado miércoles.

El titular del sindicato de maquinistas La Fraternidad, Omar Maturano, volvió a respaldar ayer al conductor del tren que se accidentó el pasado miércoles en la estación Once y causó la muerte de 51 personas, Marcos Córdoba, al señalar que “hizo todas las maniobras correspondientes para detener la formación” pero el “sistema de frenos no funcionó”. Y Horacio Caminos apuntó a la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) de impulsar un “ataque mediático” contra el motorman.

El gremialista volvió a desligar a Córdoba de la responsabilidad en el accidente. Y recordó que Córdoba “fue sometido en instancia judicial a prueba de alcoholemia en orina y sangre y ambas dieron negativo”.

En un comunicado, el dirigente expresó que “en virtud de la operación de prensa materializada a través de diferentes medios nos vemos en la obligación de repudiar aquellas informaciones falsas y maliciosas vertidas en diferentes canales, medios gráficos y radios con el único fin de desviar la realidad a través de la manipulación maliciosa de los hechos”.

El sindicalista aclaró también que “las únicas manifestaciones vertidas por el conductor fueron realizadas en sede judicial en ocasión de prestar su declaración indagatoria por lo que toda otra información relativa a declaraciones del mismo fuera de este ámbito son absolutamente falsas”.

“Dejamos en claro que el Sindicato La Fraternidad respeta la labor de la Justicia y confía en la investigación que llevará a que este tristísimo episodio arribe a un valor absoluto de verdad poniendo la culpa y responsabilidad en aquellos que por acción u omisión han generado uno de los hechos más tristes de nuestra historia”, concluyó Maturano.

Por su parte, el gremialista Horacio Caminos denunció “una campaña de prensa” en contra del maquinista al aseverar que “la actitud de la empresa es muy clara y va quedando claro quiénes son sus socios en los medios de comunicación masiva”.

“Salimos a denunciar una campaña de prensa tendiente a responsabilizar al conductor o hacerlo aparecer ante la opinión pública como un mentiroso”.

Caminos precisó a una radio que Córdoba “no violó la velocidad permitida, todo lo contrario, y entró más lento de lo que normalmente se hace” a la estación de Once, “intentando detener” el convoy. Detalló que el motorman “recibió el tren con 9 minutos de atraso y llegó a Once con 14 minutos de atraso”.

Las pericias al tren empezarán “entre mañana y pasado”

Las pericias a la formación del ferrocarril Sarmiento accidentada el miércoles pasado en la estación Once comenzarán “entre mañana y pasado”, señalaron hoy fuentes judiciales.

Los peritajes pondrán el foco en el estado general de la unidad, mantenimiento y calidad de los materiales con que se ha reparado el tren.

Estarán a cargo de los estudios dos expertos designados por la Universidad de Buenos Aires, un profesional del cuerpo de peritos de la Corte Suprema, los peritos de parte designados por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), la concesionaria TBA, la Secretaría de Transporte de la Nación y la defensa del conductor Antonio Córdoba.

Esta información surge luego de que ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reclamara a la Justicia que las pericias “para determinar los responsables directos e indirectos no puede demandar más de 15 días”.

Nota con despachos de Télam y Noticias Argentinas

A cinco días del accidente, pidió celeridad a la Justicia y aseguró que una vez que se expida tomará “las decisiones que sean necesarias”, pero no entró en detalles de los alcances de lo que determine.

Cristina, anoche, en su primera aparición luego de la tragedia (Foto: Prensa Presidencia)

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló por primera vez sobre la tragedia de Once, que el pasado miércoles dejó 51 muertos y más de 700 heridos. Pidió celeridad a la Justicia al señalar que la pericia “para determinar los responsables directos o indirectos no puede durar más de 15 días” y afirmó que tomará las decisiones sobre el tema “una vez que la Justicia se expida”.

Tenemos que volver a tener un sistema de ferrocarriles en la República Argentina”, fue la primera referencia que hizo al accidente, desde Rosario, donde participó del acto por el bicentenario del izamiento de la bandera argentina ante una multitud.

“Quiero decirles a los 40 millones de argentinos, a los que me quieren y a los que no, que voy a tomar las decisiones que sean necesarias una vez que la justicia se expida”, aseveró la mandataria. Pero no entró en detalles sobre cuáles serían las medidas políticas una vez que el Poder Judicial resuelva en torno a la investigación del accidente. En ese sentido, diputados opositores y afines al kirchnerismo le vienen reclamando que le quite la concesión de la línea Sarmiento a la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), que administra el servicio desde 1995.

Luego la jefa de Estado instó a la Justicia a que resuelva con celeridad: “Le pido algo a esta Justicia, esta pericia para determinar los responsables directos e indirectos no puede demandar más de 15 días, los 40 millones de argentinos y esta presidenta quieren saber quién es el responsable”.

“No esperen de mí jamás ante el dolor de la muerte, ante la tragedia, la especulación de la foto o la del discurso fácil porque sé lo que es la muerte y el dolor”, señaló Cristina, en referencia a lo que vivió por la muerte de su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner. Y agregó: “No tolero a los que quieren aprovecharse de tanta tragedia y dolor. Nunca lo hice y menos aun con la muerte. Con la muerte no”. E hizo referencia a casos particulares de víctimas de la tragedia y sus familias.

Si no hicimos más es porque no nos alcanzó el dinero, las cosas sólo se hacen con recursos, no hay otra forma. Y él (por Kirchner) decía que hay que producir e invertir para pagar, no hay otra forma. Decía que los muertos no pagan, que había que vivir para producir y crecer para pagar. Y tenía razón”, expresó en torno a las cosas que, a su entender, por el momento no se han podido hacer.

“En este caso tendrá que haber justicia, de una vez y para siempre”, concluyó la mandataria en un discurso de algo más de media hora y en el que también trató otros temas, como Malvinas y la controversia con YPF.

Cristina recibió duras críticas de diversos sectores de la oposición y la ciudadanía por no haber hecho una aparición pública en los momentos posteriores a la tragedia. La mandataria sólo emitió un comunicado de condolencias y decretó dos días de duelo nacional horas después del accidente.

En el acto central también estuvieron presentes el vicepresidente, Amado Boudou; el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, la intendenta de Rosario, Mónica Fein; funcionarios del gabinete nacional y otras autoridades. Los ausentes fueron el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Nota con despachos de agencias Télam, Noticias Argentinas, EFE y AP.

El Gobierno porteño busca recaudar con este incremento 924 millones de pesos más que el año pasado. Nadie pagará menos de 50 pesos por mes, o 600 anuales. Se trata de una suba de un 66 por ciento en promedio.

Las facturas pasan a ser mensuales, y ya no bimestrales

A fines de marzo, los contribuyentes porteños comenzarán a recibir las boletas de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) con el aumento dispuesto por el Gobierno porteño y aprobado por la Legislatura el año pasado.

El Ejecutivo porteño busca recaudar con el incremento 2.314 millones de pesos, es decir 924 millones más que en 2011, cuya recaudación alcanzó los 1.390 millones de pesos en concepto de ABL.

El aumento es de un 66 por ciento en promedio, aunque en algunos barrios la suba alcanzaría el 300 por ciento.

Según informaron desde el Gobierno porteño, las boletas llegarán a fines de marzo, y el vencimiento sería para mediados de abril. La primera boleta incluirá sólo la diferencia entre lo cobrado en el primer trimestre sin la aplicación del aumento, y el valor actualizado. Luego los contribuyentes empezarán a recibir en forma mensual la factura, por lo que deja de ser bimestral.

Los que hayan pagado el ABL en una sola cuota, podrán liquidar la diferencia con el valor actualizado también en un solo pago o en forma mensual.

No obstante, aquel que pague en una sola vez tendrá el 20 por ciento de descuento sobre el valor total, en vez del 10 por ciento, como fue hasta el año pasado.

Con esta suba, nadie pagará menos de 50 pesos mensuales, o 600 al año, por su inmueble, y en el caso de las cocheras y bauleras, el mínimo será de 200 pesos anuales.

Desde el Gobierno porteño estiman que un tercio de las propiedades sufrirá desde abril un incremento promedio de 47 pesos mensuales hasta llegar a 166 pesos. El resto, las subas van de 19,75 pesos a 41,66 pesos.

Unos 115 mil hogares, un 6 por ciento, van a seguir exentos por tratarse de jubilados que cobran la mínima y otras 50 mil que no tendrán aumento porque ya lo sufrieron en 2008.

Según datos oficiales, la mitad de los porteños pagaba antes de la suba menos de 50 pesos por mes por ABL, y un 20 por ciento aproximadamente, menos de 34 pesos.

La Ciudad habilitó días atrás la posibilidad de que el contribuyente pueda consultar previamente cuál va a ser el valor del ABL, a través de la página web del gobierno porteño, con el número de partida y el dígito verificador (DV) que se encuentran en cualquier boleta anterior del impuesto.

Nota con despacho de agencia Télam

La Ciudad decidió la reapertura luego de que el pasado miércoles, durante el operativo de emergencia por el accidente de Once, hubo algunos inconvenientes con el traslado de las ambulancias por el corte frente a Cromañón.

Las obras, hoy, en Bartolomé Mitre al 3000 (Foto: Twitter Analía Leguizamón)

El ministro de Ambiente y Espacio público porteño, Diego Santilli, ratificó hoy que la calle Bartolomé Mitre será reabierta al tránsito “en siete o diez días”, luego de que estuviera cerrada más de siete años como consecuencia de la tragedia del boliche República Cromañón.

“Tenemos un mandato judicial desde abril de 2011 y tenemos que cumplirlo. Este operativo rápido es para que la calle quede abierta entre siete y diez días”, señaló el funcionario.

La obra de reapertura comenzó rápido, luego del accidente de la estación Once que dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos, a sólo 100 metros del corte ubicado frente a Cromañón, donde en la noche del 30 de diciembre de 2004 murieron 194 en un incendio.

Santilli explicó que se está realizando una “S” en la traza de Bartolomé Mitre al 3000, desviando la calle unos metros al ganar terrenos de un predio ferroviario y respetando el santuario de Cromañón.

Asimismo expresó que estas tareas comenzaron luego de alcanzar un acuerdo con los familiares de las víctimas, con quienes se pactó la realización de la obra.

En ese sentido, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que los familiares de las víctimas “están conformes: se respeta a sus seres queridos fallecidos y se puede volver a abrir la calle al tránsito”. Y agregó que “esto claramente va a ayudar a la circulación en la zona”, en declaraciones al canal de noticias C5N.

El Gobierno de la Ciudad decidió la reapertura luego de que el pasado miércoles, en momentos en que se realizaban las tareas de emergencia por el accidente de Once, hubo algunos inconvenientes con el traslado de las ambulancias por el corte en ese tramo de Mitre.

Durante el fin de semana y hoy, los operarios desmantelaron el muro perimetral y construían el desvío.

El plano de la obra, con la “S” en la traza (GCBA)


Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

La concesionaria rechazó la declaración del maquinista ante la Justicia de que hubo anomalías en los frenos. Y aseguró que no hubo ninguna advertencia sobre fallas. En un audio difundido por los medios no hay registro de un aviso, pero el gremio dice que hubo uno previo.

El accidente ferroviario del miércoles fue el más grave en la historia de la Ciudad.

A cinco días de la tragedia del ferrocarril Sarmiento, la polémica entre la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) y los gremios ferroviarios continúa. La empresa responsable del servicio rechazó la versión del maquinista de que hubo fallas en los frenos del tren que chocó en la estación de Once y dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos. Pero el titular del gremio La Fraternidad, Omar Maturano, dijo que hubo un aviso previo.

La concesionaria TBA emitió un comunicado en el que afirma que “la formación cumplió el trayecto sin que se verifiquen o comuniquen anomalías hasta su impacto en la estación de Once”, versión que se contrapone a la del motorman Marcos Antonio Córdoba, que declaró ante el juez Claudio Bonadío que hubo problemas para frenar la formación y alertó por radio sobre tales fallas.

El fin de semana se conoció en los medios un audio de los diálogos entre el conductor y el controlador, pero en esa grabación difundida no aparece registrada esa advertencia.

“Las comunicaciones entre el puesto de comando de la formación y el puesto Control Trenes no contienen novedad alguna”, aseveró TBA. La empresa explicó además que “la lectura de las desaceleraciones y frenado del tren en las estaciones (previas a la terminal de Once) resultan normales”.

El secretario general del gremio La Fraternidad, Omar Maturano, dijo ayer que el motorman “nunca” declaró que hubiera advertido por radio al control sobre los supuestos desperfectos en los frenos de la formación.

El compañero nunca habló de ningún audio, nada. Lo que alegó ante el juez fue que las aplicaciones de servicios de frenos no respondieron. Él nunca dijo que avisó a la empresa que no tenía frenos”, señaló el titular del gremio de ferroviarios que representa a los maquinistas.

Maturano contó que Córdoba no avisó a la empresa pero precisó que otro conductor había avisado sobre algunas fallas en la misma locomotora horas antes.

El que venía avisando era el primer compañero que sacó el tren a las 3:30 de la mañana. Este compañero avisó (a TBA) que el tren tenía el freno largo”, explicó el sindicalista a radio El Mundo.

Córdoba, tras declarar el viernes, fue puesto en libertad, aunque está imputado por estrago culposo.

El tren, con dos mil pasajeros a bordo, impactó el miércoles contra el paragolpes de contención de la terminal de Once, con un saldo de 51 muertos y 703 heridos y es el tercer accidente ferroviario más grave en la historia del país.

Advertencias desde mucho antes del accidente

Más allá de que la empresa, a través del director de Material Rodante, Roque Cirigliano, dijera que el servicio es “aceptable”, la Auditoría General de la Nación advirtió en un informe de 2008, y lo volverá a hacer en un estudio que se presentará el miércoles próximo, sobre el deplorable estado de los trenes y de los sistemas de frenos.

Uno de los integrantes de la Auditoría, por parte del radicalismo, Horacio Pernasetti, opinó ayer en radio El Mundo que los informes que realizó el organismo sobre TBA muestran irregularidades que en otros casos dieron lugar a la intervención por parte del Estado.

“Por los informes que hemos hecho, creo que están dadas las mismas situaciones que se señalaban en las resoluciones de la secretaría que quitó la concesión a otras empresas”, aseveró Pernasetti.

“En ese informe de 2008 señalábamos todas las observaciones puntuales de deficiencias en el cumplimiento en las obligaciones asumidas, relacionadas con el mantenimiento. No auditamos a TBA, auditamos a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y a la Secretaría de Transporte como responsables de hacer cumplir el contrato de concesión”, dejó en claro el auditor. Además, hizo referencia a la existencia de “un incumplimiento contractual”

“También hemos detectado que la CNRT había establecido importantes multas al concesionario e incluso advertencias, una manifiesta, que de mantener esta situación se podían dar consecuencias imprevisibles y sin embargo no se tomaron las acciones que debieron tomarse. Todas las multas el concesionario nunca las pagó, eran apeladas y nunca se resolvió esa apelación”, añadió.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo de la Nación manifestó que el accidente “determinaría por sí mismo, por su gravedad, la falta de aptitud, pericia y responsabilidad por parte de la empresa para continuar como concesionaria del servicio ferroviario”.

Según informaron algunos medios de prensa ayer, el Gobierno estudiaría intervenir la empresa TBA, más allá de que diputados afines al kirchnerismo y de la oposición, y gremios ferroviarios reclaman que directamente le quite la concesión.

El último desaparecido no tomó el tren

El panadero Alberto Ojeda, que era buscado por su hermano como una posible víctima del accidente en la estación de Once y que figuraba como desaparecido, nunca tomó el tren, ya que estaba en su casa.

El subsecretario de Derechos Humanos de la Ciudad, Claudio Avruj, confirmó la noticia.

Informe con despacho de agencia Noticias Argentinas

El diario Clarín en su edición de ayer publicó una nota de Santiago Fioriti titulada: “Macri quiere devolver el subte, pero va a esperar”, en la que cuenta que el jefe de Gobierno espera a que se destraben los puntos de conflicto para la transferencia, y de no ser así, anunciará que rechaza el traspaso. Leé la nota y enterate cuándo y porqué:

Macri quiere devolver el subte, pero va a esperar
(Santiago Fioriti – Clarín, viernes 24 de febrero de 2012, página 12, sección Tema del día)

La decisión estaba tomada. Mauricio Macri pensaba rechazar la transferencia de los subtes que le hizo la Nación, una operación que aún no terminó legalmente de cristalizarse. Las muertes en la estación Once del Sarmiento cambiaron, o al menos postergaron los planes.

El jefe de Gobierno se tomará unos días antes de decidir qué hacer. Cree que el Gobierno nacional, frente a la tragedia en el tren, podría recapacitar y destrabar las puntos de conflictos, que mayormente tienen que ver con fondos. Si eso no sucede, la semana próxima anunciará que no acepta la transferencia.

“La gente me votó para que tome decisiones y eso vamos a hacer si en la Casa Rosada nos siguen peloteando”, le aseguró Macri ayer a dos interlocutores de su círculo íntimo. El conductor de PRO exige, entre otras cuestiones, que la Nación avale la toma de préstamos internacionales para expandir la red.

La Ciudad necesita mil millones de dólares en inversiones. Pero sucede que en los primeros cuatro años de gestión PRO, Macri nunca logró que el kirchnerismo le diera los avales ni ante el BID ni ante el Banco Mundial.

“Si es necesario pagaremos los costos por no hacernos cargos del subte” asumió Macri en privado. “Es preferible eso a no poder afrontar las obras y tener que padecer más tarde o más temprano alguna desgracia mayor”, afirmaron muy cerca del jefe de Gobierno en alusión al mal estado en el que se encuentra algunos vagones, en especial de la línea A.

Macri ya había hecho pública hace diez días su amenaza de renunciar al traspaso si el Gobierno no cumplía con parte de las promesas asumidas en el inicio de la negociación. Sin embargo, ayer, durante una recorrida por el Centro Unico de Coordinación y Control de la Ciudad, donde felicitó y habló de un trabajo “casi heroico” del personal que trabajó en el operativo de emergencia que colaboró en el rescate de las víctimas de Once, prefirió no confrontar con la Rosada.

“Ha sido muy dura la tragedia, tremenda, las imágenes han sido de tanto dolor. Hace falta una profunda reflexión como argentinos para entender por qué pasan estas cosas en nuestra sociedad. Debemos encontrar las respuestas y dar con las soluciones”, sostuvo. Luego, se negó a dar su opinó sobre la decisión del Estado se ser querellante en la investigación.

Fuente:
Diario Clarín, viernes 24 de febrero de 2012, página 12, sección Tema del día.
Nota: “Macri quiere devolver el subte, pero va a esperar”.

Al joven lo encontraron en el cuarto vagón del tren de la tragedia, en una cabina que el impacto aplastó, por perros de la Policía. La noticia fue recibida con pesar en la familia y bronca en los pasajeros. Hubo incidentes. Otras dos personas aparecieron vivas.

Conocida la noticia del hallazgo del cuerpo de Menghini Rey, hubo incidentes en la estación (Foto: DyN)

Lucas Menghini Rey, el joven de 20 años que era el último desaparecido de la tragedia del Sarmiento, fue hallado muerto ayer, cuando habían pasado dos días del accidente y sus familiares y amigos recorrieran una y otra vez hospitales y la morgue, sin encontrar su nombre en las listas de heridos y de víctimas. La noticia de que el cuerpo estaba entre el tercer y cuarto vagón de la formación siniestrada fue recibida con pesar por sus seres queridos, generó indignación en los pasajeros que estaban en el hall de la estación de Once y terminó en incidentes con la Policía.

Anoche la Policía dispersó a los manifestantes que estaban en el interior y en las inmediaciones de la estación, y la cerró. Hubo gases lacrimógenos, efectivos heridos y manifestantes detenidos. Un grupo de vándalos se separó de la protesta y saqueó dos quioscos y al huir destrozó negocios y el mobiliario de la terminal.

La investigación sobre el paradero de Lucas puso el foco en la estación ya que en un video se lo vio tomar el tren accidentado, en la estación de San Antonio de Padua. Allí la búsqueda, dos días después del siniestro y concluido el operativo de rescate, fue exhaustiva. La Policía llevó a los perros para rastrear la formación y hallaron el cuerpo del joven, que estaba aplastado en la cabina del conductor del cuarto coche del tren.

El personal policial precisó que “el cuerpo se hallaba aplastado de una manera que no podía ser percibido en una búsqueda del personal, por eso se enviaron a los canes para un rastreo más profundo”.

Un comunicado del Ministerio de Seguridad de la Nación señalaba que el cuerpo estaba en un lugar “vedado a los pasajeros, que se hallaba en desuso y sin comunicación con el interior del mismo por hallarse las puertas clausuradas”. Y que a raíz del impacto “había sido totalmente deformado por el impacto entre el tercer y el cuarto coche, producto de la incrustación de aproximadamente 60 centímetros entre uno y otro” por lo que “se procedió a romper la puerta mediante la utilización de elementos de efracción”. Una vez rota la puerta “se pudo verificar que en el espacio comprendido entre el tablero de maniobras y la pared que había sido achatada por el impacto, se encontraba sobre el suelo y debajo del tablero un cuerpo sin vida dentro del punto del impacto entre los dos vagones”. También se encontró la mochila de Lucas con sus elementos personales.

Menghini Rey era buscado intensamente en centros de salud y la morgue desde el miércoles, ya que se trataba del único que estaba desaparecido (ver subtítulo) luego de que aparecieran otros dos sobrevivientes de los cuales no se conocía su paradero. Los amigos hicieron una sentada en el hall de la terminal de Once y repartieron volantes con su foto y datos.

La madre de Lucas, María Lujan, hizo un pedido desesperado para que la ayudaran a encontrar a su hijo, y manifestaba estar convencida de que estaba vivo.

Desde el miércoles, cuando los familiares manifestaron a los medios que no tenían datos de Lucas, hubo varias versiones en torno a su paradero, todas falsas. Una persona le contó a la madre que “vio a Lucas bajar (del tren siniestrado) con un cuello ortopédico y una camilla” y que “lo vio lastimado, ensangrentado, muy shockeado, por lo que es probable que no pueda estar diciendo su nombre”. La madre agregó que esa persona que dijo haber visto a Menghini Rey “no se borró, tengo comunicación con ella y confío plenamente en lo que me dice”.

La mamá explicó que Lucas, de 20 años y padre de una nena, trabajaba en un call center que estaba cerca de la estación de Once, y que el miércoles, cuando ocurrió el accidente, estaba yendo a trabajar, pero nunca llegó a su lugar de trabajo.

En las horas posteriores al siniestro, que ahora deja un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos, la familia había chequeado uno a uno los internados de entre 18 y 25 años, aunque Lucas no aparecía.

La aparición de dos sobrevivientes había dado esperanzas

El secretario de Derechos Humanos de la Ciudad, Claudio Avruj, confirmó ayer que los otros dos hombres que estaban desaparecidos fueron encontrados con vida.

Javier Almaraz, de 41 años, había tomado el tren accidentado pero se retiró de la estación por sus propios medios, sin heridas de consideración. No se lo había podido localizar ya que había perdido su celular y no avisó por otros medios que se encontraba en buen estado porque en su casa no tiene teléfono de línea.

Las autoridades de la Ciudad precisaron que luego de la tragedia fue a trabajar y luego de su jornada volvió a su casa, momento en el que fue finalmente fue contactado.

En tanto, Fernando Javier Sánchez, de 32 años, también viajó en la formación siniestrada y se fue por sus propios medios de la terminal, pero se dirigió a una clínica privada para pedir asistencia y fue internado, pero estable y sin heridas de gravedad.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Nota vinculada:

El maquinista del tren de la tragedia recuperó su libertad

El maquinista del tren que se accidentó en la estación de Once, Marcos Antonio Córdoba declaró ayer ante el juez Claudio Bonadío y aseguró que intentó “frenar dos veces, pero el mecanismo falló”. Pese a la oposición del fiscal Federico Delgado, el magistrado resolvió anoche que recuperara su libertad.

El maquinista está imputado de estrago culposo (Foto: Télam)

Córdoba, que había sido dado de alta luego de haber estado internado en el Instituto Médico Fitz Roy como consecuencia de las heridas sufridas en el accidente, se presentó en el juzgado de Bonadío y tras declarar le notificó que podía regresar a su casa, en la zona oeste del conurbano.

Según publicó la agencia Noticias Argentinas, el juez consideró el estado de “estrés postraumático” y le impuso presentarse todos los viernes en los tribunales federales de Retiro. Córdoba está imputado de estrago culposo en la causa por el accidente que dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos.

El fiscal Delgado consideraba que se le debían hacer varias pericias al conductor antes de ponerlo en libertad. Y le había planteado a Bonadío acerca de los inconvenientes que podría traer la excarcelación de Córdoba en esta instancia de la investigación. También trascendió que había permanecido incomunicado.

Delgado explicó que Córdoba conducía el convoy “que generó los hechos materia de pesquisa”. En un escrito, señaló: “No escapa al Ministerio Público Fiscal que la magnitud y densidad de los hechos no se pueden reducir al piloto del tren, porque se trata de sucesos con proyecciones multidimensionales y de variados niveles de responsabilidad”.

En ese sentido, expresó que “sin la opinión de los expertos que convocó el tribunal para que revelen las causas técnicas del choque, con innumerables diligencias de prueba en curso y la propia complejidad de la materia, convergen en la imposibilidad de disponer, por el momento, la libertad de Marcos Antonio Córdoba”, a más de 48 horas del accidente.

“Es que ese cuadro sucintamente narrado vuelve dificultoso mensurar las circunstancias de modo, tiempo y lugar de producción, sus alcances y, en consecuencia, el grado de responsabilidad del imputado”, concluyó el fiscal.

Delgado señaló que “en términos técnicos”, no es posible precisar aún “los alcances de los hechos, su gravedad y menos aún el grado de responsabilidad de Marcos Antonio Córdoba”. A la vez que sostuvo que “estos elementos, a los fines de la excarcelación, se transforman en los riesgos procesales y de entorpecimiento de la pesquisa previstos por los artículos 319 y 280 del Código Procesal Penal de la Nación y convergen en la conveniencia de rechazar por ahora la petición”.

Los audios internos de los trabajadores confirman los desperfectos técnicos

Un audio de un maquinista de la empresa concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) en el que le explica a un operador de control que tenía problemas con los frenos de la formación, se conoció ayer, aunque no consta en la causa judicial.

Se trata de un audio de un viaje de Moreno hacia Once, en el que el maquinista le comentaba al operador de control que tenía problemas con las puertas y los frenos y que no tenía seguridad para seguir adelante con el recorrido.

Según se pudo determinar, estos hechos ocurrieron un día más tarde de la tragedia de Once.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

Nota vinculada:

Hallan muerto a Lucas Menghini en la estación Once dos días después del accidente: hubo indignación e incidentes

De Vido anunció que el Estado “tomará las medidas necesarias en el marco de la decisión judicial”. Todavía no se saben las causas del accidente. En 2008 la AGN había advertido sobre deficiencias en el Sarmiento. Un directivo de TBA dijo que el servicio es “aceptable”. Las 50 víctimas fueron identificadas.

Schiavi y De Vido, ayer ante la prensa, que no pudo hacer preguntas (Foto: DyN)

El Gobierno Nacional se presentará como querellante en la causa que investiga el accidente de tren de la línea Sarmiento en la estación terminal de Once, que dejó como saldó 50 muertos y más de 700 heridos, y tomará “las medidas necesarias en el marco de la decisión judicial”, en torno a una eventual quita de la concesión a la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), aseguró el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Nos presentaremos como particular querellante en defensa del interés público y acompañar a los damnificados que se presenten como querellantes”, aseveró De Vido en una nueva conferencia de prensa en la que nuevamente no se permitieron preguntas y de la que también participó el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi. Con esto, el Estado tendrá acceso al expediente judicial.

De Vido sostuvo que “no se generan esquemas de protección para nadie, vamos a tomar las medidas necesarias en el marco de la decisión judicial, en el marco de la ley”, en clara alusión a la empresa concesionaria del servicio TBA.

Según informaron fuentes oficiales a la agencia
Noticias Argentinas, el Gobierno tiene muy buena relación con los empresarios Cirigliano, que están a cargo de TBA, pero dejaron entrever que un accidente de esta magnitud puede provocar el fin de la concesión.

A su turno, Schiavi tuvo la palabra y defendió la política llevada a cabo por el gobierno en materia ferroviaria. E hizo “aclaraciones” sobre las declaraciones que hizo momentos posteriores a la tragedia, que había dicho que “si ocurría ayer (por el martes), que era feriado, no era tan grave” y que “los dos primeros coches estaban atiborrados de gente, porque todos se agolpan para salir primero”.

“En relación al hecho en sí, ayer hablamos que había sido el lugar más difícil, en el tren más cargado, lo que generó que un accidente sea haya transformado en tragedia, de ninguna manera estaba minimizando el hecho, sino que era un ejemplo de cómo un accidente en un momento determinado se transforma en una tragedia”, dijo como para intentar aclarar su triste metida de pata, que le valió críticas de los ciudadanos a través de las redes sociales y de diputados y dirigentes de diferentes fuerzas políticas que pidieron desde su presencia en el Congreso hasta su renuncia al cargo.

Ante el pedido de los legisladores nacionales de que brinde explicaciones ante ellos, Schiavi aseguró: “no tengo ningún problema en ir al Congreso”, pero que “no es este el momento”.

Según publicó la agencia Noticias Argentinas, Schiavi ya no tendría el respaldo de De Vido, más allá de que se hayan mostrado juntos en la conferencia de prensa. Y su continuidad dependerá de lo que decida la presidenta Cristina Kirchner.

En 2008 la AGN había advertido sobre deficiencias del servicio

El Auditor General de la Nación, Leandro Despouy, señaló que “están dadas las condiciones para que el Estado pueda proceder a la rescisión de la concesión” de la empresa TBA, ya que considera que el accidente fue “consecuencia directa del incumplimiento de reglas básicas”.

Despouy, explicó a una radio que la Auditoria General de la Nación realizó en 2008 un informe sobre “las deficiencias que presentaba el servicio” en la línea Sarmiento, y aseveró que “la situación era desastrosa” y “pésimo el sistema de frenos”.

El documento, al que tuvieron acceso diversos medios de prensa, enumera deficiencias en las formaciones de la línea Sarmiento como faltante de manijas de freno de emergencia, freno de mano inoperante y cilindro de freno inoperativo. Los resultados del informe han sido presentados en su momento al Poder Ejecutivo y al Congreso, pero no hubo cambios notorios ni sanciones contundentes.

“Desde entonces no ha cambiado demasiado. La autoridad del Estado no ha actuado ni aplicado sanciones graves. Trenes de Buenos Aires ya ha protagonizado varios incidentes”, aseveró Despouy.

En aquel documento, la AGN concluye “Cada una de estas situaciones constituyen riesgos que atentan directamente contra la seguridad de los usuarios del servicio y de todos aquellos que, de algún modo, tienen contacto con el sistema”.

La Auditoría tiene preparado un nuevo estudio técnico sobre los ferrocarriles que opera la concesionaria TBA, pero espera la aprobación del colegio de auditores para publicarlo. El nuevo informe revelaría que los resultados serían similares a los de 2008.

La empresa y una insólita defensa: “el servicio es aceptable”

El director de Material Rodante de Trenes de Buenos Aires, Roque Cirigliano, aseguró que el tren que se accidentó estaba “en buenas condiciones”, buscó desligar a la empresa de las responsabilidades al decir que la tragedia es consecuencia de “una falla humana” y consideró que el servicio es “aceptable”.

Cirigliano buscó dejar bien parada a la concesionaria al expresar que “en algunos aspectos realiza más inversiones que otras compañías”. “La existencia de los coches de doble piso es una evidencia de que se está invirtiendo”, dio como ejemplo.

Lo más parecido a una autocrítica fue cuando admitió que “a veces la gran demanda supera la capacidad operativa”. Pero sólo eso.

El directivo dijo que “es muy poco probable que el tren se haya quedado sin freno” y que, si bien no estaban terminadas las pericias, por ahora “todo indica que hubo un problema en la parte conductiva”. “No es necesario que haya sido una falla del conductor, sino que pudo haber tenido un problema”, expresó Cirigliano.

El responsable de material rodante contó que “la formación tenía la revisión hecha y el alistamiento correspondiente”, y que “estuvo en proceso de mantenimiento”.

En declaraciones realizadas ante los medios, en la estación Once, dijo que “el servicio es aceptable”, lo que generó la indignación de los pasajeros que lo estaban escuchando en el lugar. “¿Cincuenta muertos te parece aceptable?, lo increpó uno de los usuarios. Cirigiano dejó a la prensa y se fue acompañado por personal policial a una oficina.

El test de alcoholemia realizado al conductor dio negativo

La prueba de alcoholemia a la que se sometió el motorman del tren, Antonio Córdoba, dio negativo, según informaron desde el Instituto Médico Fitz Roy, donde se encuentra internado.

Córdoba, de 28 años, continuaba en ese centro de salud en terapia intensiva, pero el médico encargado de informar a la prensa señaló que “su estado clínico es bueno”, a la vez que no pudo informar cuándo estaría en condiciones de declarar, “porque es secreto de sumario”.

Las 50 víctimas fueron identificadas

Las cincuenta víctimas del accidente del tren fueron reconocidas ayer por familiares en las dos morgues de la Ciudad, según confirmaron las autoridades.

Al cierre de esta nota, faltaba reconocer a uno de los cinco cadáveres, pero tres familias, incluida la de Lucas Meneghini, continuaban buscando a sus seres queridos.

Nota con despachos de agencias Noticias Argentinas, Télam, EFE, AP, AFP y Europa Press.

De los 17 gremios docentes porteños, 16 aceptaron la propuesta del Gobierno de la Ciudad de aumentar el salario básico en un 24,2 por ciento en dos etapas, para que en julio llegue a 3.120 pesos, en el contexto de la paritaria de este sector.

Bullrich, optimista: "De acá salgo a comprar cuadernos para mis hijos porque el martes empiezan las clases".

Gustavo Frutos, titular de la Unión de Docentes de la Argentina (UDA), señaló este mediodía la propuesta realizada por el Ministerio de Educación de la Ciudad: hasta junio “2.950 pesos de salario básico más 50 de material didáctico”, lo que representa un incremento del 19,2 por ciento; y “de 3070 pesos más 50 por material didáctico desde junio, un total de 3120 pesos” a partir de junio, un 24,2 por ciento de aumento.

El gremialista expresó que la oferta “está dentro de los parámetros” que las bases permitieron que se aceptara y agregó que “habría sido aceptada por 16 de los gremios” que venían participando de la paritaria docente. La propuesta no fue aceptada por Ademys.

El secretario general de la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys), Carlos Oroz, dijo que la propuesta es “insuficiente” e iba a ser debatida en asamblea para establecer un “plan de lucha hacia el inicio del ciclo lectivo”.

La filial Capital del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) señaló mediante un comunicado que el Ministerio de Educación “se comprometió a pagar como Adicional de Material Didáctico una suma no remunerativa ni bonificable de 300 pesos a pagarse en dos cuotas de 150, en marzo y mayo”.

Por su parte, Eduardo López, secretario general de UTE-Ctera, el gremio mayoritario en el distrito, dijo que “la propuesta es superadora de la anterior pero la decisión final la tienen los docentes, quienes resolverán mañana en un plenario si aceptan”.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich remarcó que es un “aumento significativo que en general fue bien decepcionado por los gremios”, y destacó que Mauricio Macri siguió de cerca la negociación.

Bullrich se mostró optimista por lo alcanzado en la negociación, y manifestó: “de acá salgo a comprar cuadernos para mis hijos porque el martes empiezan las clases”.

Nota con despacho de agencias Télam y Noticias Argentinas

50 personas resultaron muertas y 675 heridas en el accidente ferroviario más grave en la historia de la Ciudad, y cuyas causas aún no pudieron determinar la empresa concesionaria del servicio ni el Gobierno.

(Foto: Télam)

Un tren del ferrocarril Sarmiento que aparentemente se quedó sin frenos chocó ayer contra la protección del andén en la estación Once y dejó 50 muertos y 676 heridos. Este accidente es el más grave en la historia de la Ciudad de Buenos Aires en los últimos ochenta años y el tercero en el país.

El accidente se produjo cuando la formación 3.772 de la línea Sarmiento no pudo frenar al llegar a la estación de Once, cabecera del servicio, e impactó contra el parachoques del andén, a las 8.32 de la mañana. Los vagones estaban repletos de pasajeros porque era hora pico, y muchos usuarios utilizan este medio paria desplazarse desde la zona oeste hacia el centro porteño para ir a sus lugares de trabajo o estudio.

Según informó el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, el tren tenía ocho vagones y transportaba entre 1.200 y 1.500 pasajeros. Por el impacto, el segundo vagón se incrustó alrededor de seis metros en el primero, en base a lo informado por fuentes oficiales. Justamente esos vagones eran los que más pasajeros tenían. Rápidamente llegaron al lugar ambulancias, bomberos, Policía y Defensa Civil para rescatar a las víctimas.

A medida que iban transcurriendo los minutos, se vivían escenas dramáticas. El operativo de rescate llevó cerca de cuatro horas. Incluso los socorristas tuvieron que sacar pasajeros con una grúa desde los techos de los primeros vagones.

Pasado el mediodía, el vocero de Policía Federal, Néstor Rodríguez dio a conocer la cifra de muertos, aunque más temprano el director del SAME, Alberto Crescenti, había señalado que había víctimas fatales pero no dio números. Los heridos sufrieron diferentes lesiones, como fracturas, heridas cortantes o golpes, incluso algunos sufrieron paros cardiorrespiratorios.

El titular del SAME indicó que “algunos fueron trasladados en estado muy delicado” a distintos hospitales porteños, y que también “había menores de edad”.

Del operativo de emergencia “participaron 110 ambulancias del SAME, dos helicópteros, una unidad de catástrofes y un complejo dispositivo para clasificar a los heridos en masa”, enumeró Crescenti. También formaron parte del dispositivo ambulancias privadas y de otros distritos.

“El tren venía muy rápido, no esperaba esto porque siempre para. Todo el mundo estaba desesperado, todo el mundo quería salir. Me duele el pecho porque me pisaron”, relató una pasajera a la prensa mientras esperaba ser asistida.

El maquinista del tren, Antonio Córdoba, fue rescatado del interior de la cabina y fue trasladado en helicóptero a uno de los centros de salud.

El accidente fue el tercero más grave en la historia ferroviaria del país, después de los ocurridos en Benavides en 1970, con 236 muertos; y en la provincia de Santa Fe, en 1978, con 55 víctimas fatales.

El foco, puesto en determinar el porqué del choque

Por la tarde, el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi dio una conferencia de prensa, en la que no permitió preguntas, para dar detalles acerca del accidente, que ocurrió con “un tren que entraba a la terminal de Once a 26 kilómetros por hora en la punta del andén”.

Suponemos que hubo algún desperfecto con los frenos. El tren impacta a 20 kilómetros por hora contra el paragolpes, esto produjo que se plegara un tren sobre otro”, dijo el funcionario.

Schiavi señaló que el motorman “es un joven de 28 años con una foja de antecedentes buenísima y estaba descansado al momento que ocurre el accidente porque había tomado servicio unas estaciones antes”.

El delegado sindical de la línea Sarmiento, Rubén “El Pollo” Sobrero, contó a una radió que la máquina había salido el martes del taller y que los frenos “funcionaban bien” y “frenó sin problemas en las estaciones previas” a la cabecera de Once. “En este momento no podemos especular sobre las causas (del accidente)”, agregó. Según los dirigentes gremiales, el tren tenía entre 40 y 50 años de antigüedad y estuvo dos meses parado por problemas mecánicos.

La empresa concesionaria del servicio Trenes de Buenos Aires (TBA) sólo difundió un comunicado en el que dijo desconocer las causas del accidente y afirmó que brindó “toda la información y los videos a la justicia”, a la vez que realiza “todas las tareas de investigación del siniestro para lograr el pronto esclarecimiento del hecho”.

La investigación del accidente está a cargo del juez federal Claudio Bonadío.

La desesperada búsqueda de los pasajeros que no aparecen

Al cierre de esta nota, familiares angustiados recorrían los diferentes hospitales, e incluso la morgue, en una búsqueda desesperada de aquellos seres queridos que viajaban en el tren. Las fotos se difunden en las cámaras de televisión y en las redes sociales, con la esperanza de encontrarlos pronto o tener algún dato.

A lo largo del día, el gobierno de la Ciudad difundió listados con información sobre los heridos atendidos en los diferentes hospitales. Sin embargo, esos datos que para los familiares resultan claves, no estaban concentrados en un solo lugar, por lo que tenían que dividirse y comunicarse.


Recién pasadas las ocho de la noche, casi 12 horas después del accidente, estuvo la lista final de los 676 heridos. Fueron atendidos 98 en el Ramos Mejía, 129 en el Durand, 108 en el Rivadavia, 64 en el Argerich, 43 en el Penna, 36 en el Piñero, 50 en el Fernández, 16 en el Zubizarreta, 10 en el Álvarez, 4 en el Pirovano, 13 en el Santojanni, 31 en el Tornú, 31 en el Vélez Sarsfield, 3 en el Gutiérrez y 15 en el Clínicas, en tanto que 25 personas fueron derivadas a sanatorios privados.

La información sobre víctimas fatales, por la noche, se centralizaba en el cementerio de la Chacarita.

Desde la oposición pidieron la renuncia de Schiavi y la quita de concesión a TBA

A medida que pasaban las horas se sucedieron una tras otra las críticas de dirigentes sindicales, políticos opositores y usuarios del servicio sobre la precariedad de este medio de transporte y las responsabilidades por la tragedia.

“Esto tiene una responsabilidad, es una empresa que está marcada por la falta de mantenimiento, por la falta de previsión e improvisación en todo el servicio (...) Por el otro lado, la falta de controles de todos los organismos oficiales (...) Estos son los responsables de que hoy un tren haya chocado y haya producido lo que ha producido", dijo a una radio el delegado sindical de la línea Sarmiento, Edgardo Reinoso.

El diputado nacional de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, aseveró que “hace años que la Presidenta escucha, lee y ve estas denuncias y no hace nada”. El dirigente atribuyó que este accidente es “responsabilidad de un sistema ferroviario vigente desde la época de (Carlos) Menem y que continúa con el Gobierno actual”.

Solanas dijo también que la renuncia de Schiavi sería “una demostración de sensatez”, a la vez que pidió que den un paso al costado las autoridades de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

“El nuevo y mayor accidente que sucedió hoy, demuestra que el Gobierno es sordo al reclamo de la enorme población de trabajadores que está condenada a tomar este inseguro y criminal sistema de transportes”, expresó a la prensa.

Por su parte, el diputado nacional por la provincia de Jujuy, por la Unión Cívica Radical, Miguel Giubergia, dijo a través de la red social Twitter que “Cristina Fernández de Kirchner le debe pedir la renuncia a Juan Pablo Schiavi”. Y en otro mensaje escribió: “¿Cuántas muertes más debemos soportar en el transporte público? Schiavi debe renunciar inmediatamente”, al tiempo que calificó al funcionario nacional como “un personaje nefasto”.

Las críticas por el deteriorado servicio de trenes fueron incesantes en las redes sociales.

Un servicio deficiente y con notorios problemas de seguridad

La concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) opera dos líneas de ferrocarriles, la Mitre y la Sarmiento, que tienen 378 kilómetros de vías férreas, por las que circulan mil trenes por día y 192 millones de pasajeros al año.

El sistema ferroviario está mayormente privatizado (desde la década del 90), pero el Estado tiene a su cargo la regulación y el control del servicio, y da subsidios millonarios.

Dos días de duelo, y carnaval suspendido

El Gobierno Nacional decretó dos días de duelo y suspendió los festejos por el Carnaval Federal, Popular y Latinoamericano, previsto para el fin de semana en la avenida 9 de Julio. Lo mismo hizo el Ejecutivo porteño.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner expresó en un comunicado su “profundo pesar” por la tragedia y envió sus “condolencias” a los familiares de las víctimas.


Nota con despacho de agencias Télam, Noticias Argentinas, Reuters, AP y AFP.

Un trágico accidente dejó un saldo de 49 muertos y más de 600 heridos cuando un tren del ferrocarril Sarmiento que aparentemente se quedó sin frenos embistió el parachoque de la estación Once.

Bomberos y rescatistas de Defensa Civil sacando a un pasajero del interior del tren

Según una imagen que se conoció esta tarde, el choque se produjo cuando la formación no pudo detenerse al llegar al andén e impactó contra la contención. Los dos primeros vagones fueron los más afectados, más allá de que toda la formación estaba repleta de pasajeros, ya que se trataba de una hora pico.

El accidente ocurrió a las 8.32, esta mañana, un horario en el que una gran cantidad de personas utiliza el tren para dirigirse a sus lugares de trabajo o estudio que vienen por lo general desde el oeste del conurbano hacia el centro porteño. Rápidamente llegaron al lugar ambulancias, bomberos, Policía y Defensa Civil para rescatar a las víctimas.

Pasado el mediodía, el vocero de Policía Federal Daniel Rodríguez dio a conocer la cifra de muertos, aunque más temprano el director del SAME, Alberto Crescenti, señaló la existencia de víctimas fatales sin dar un número. Personal de Criminalística de la Federal se encargará de la identificación de los fallecidos en la Morgue Judicial y en el cementerio de la Chacarita.

Rodríguez expresó que la formación “impactó contra el freno hidráulico de contención” en el andén número dos de la estación de Once. Las causas “se están investigando”. Asimismo detalló que “el impacto más fuerte se dio entre el primer y segundo vagón”.

Una vez finalizado el operativo en la estación, pasado el mediodía, Crescenti informó que “más de 600 personas fueron llevadas a centros asistenciales por el SAME”, y 120 tuvieron que ser rescatadas porque quedaron atrapadas entre los vagones.

Los bomberos y rescatistas de Defensa Civil tuvieron que sacar pasajeros con una grúa desde el techo del primero y segundo de los vagones, que resultaron los más afectados.

El titular del SAME dijo que “algunos fueron trasladados en estado muy delicados” a distintos hospitales porteños, y que también “había menores de edad”.

Crescenti contó que entre las personas heridas había casos de “traumatismos de cráneo, de tórax, paros cardiorespiratorios, fracturas expuestas y fracturas de miembros superiores e inferiores”.

El secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, estuvo en el lugar instantes después de ocurrido el accidente, y dijo que el tren embistió a una velocidad de 26 kilómetros por hora la estructura de hierro ubicada como parachoque en la cabecera de las vías de la estación de Once, “aparentemente por una falla del sistema de frenos”.

El funcionario nacional expresó que “uno de los vagones se introdujo hasta seis metros en el interior de otro” como consecuencia del impacto. “Está todo filmado para determinar responsabilidades”, añadió.

Una pasajera contó a la prensa mientras esperaba ser asistida: “El tren venía muy rápido, no esperaba esto porque siempre para. Todo el mundo estaba desesperado, todo el mundo quería salir. Me duele el pecho porque me pisaron”.

Un joven narró lo que vivió: “Se escuchó un impacto muy fuerte y todos fuimos a parar al pis. Tengo un golpe muy fuerte en el brazo. Cuando salí, volví a ayudar a los que estaban peor, pero llegué hasta ahí porque el dolor era mucho”.

Para colmo, durante el operativo de emergencia, una ambulancia chocó contra un local de las avenidas Corrientes y Pueyrredón, y una empleada sufrió heridas.

El maquinista del tren fue rescatado del interior de la cabina y fue trasladado en helicóptero a uno de los centros de salud.

Este accidente ferroviario es el más grave producido en la Ciudad en los últimos 80 años, y se produjo a algo más de seis meses del accidente en Flores, cuando un colectivo de la línea 92 cruzó con la barrera baja a metros de la estación Flores y fue embestido por una formación del Sarmiento, y murieron 11 personas y hubo más de 200 heridos.

Nota con información de agencias.

Una aparente y curiosa “lluvia” de cascarudos en la Ciudad y alrededores convirtió por un rato a estos insectos en los protagonistas del día en Twitter. Los mensajes de quienes los vieron empezaron a llegar uno tras otro en la red social.

"En Devoto están lloviendo cascarudos!!!" (Foto cortesía de Ezequiel Demichelis @ZekeDemichelis)

Quienes se asomaron a los balcones, salieron a los patios o caminaron por las calles se encontraron con una llamativa cantidad de cascarudos. Este curioso fenómeno se dio en algunos barrios de la Capital y del conurbano bonaerense, y Twitter fue el lugar donde el tema tuvo resonancia.

A lo largo de la tarde en Twitter empezaron a publicarse tweets que daban cuenta de la aparición de una inusual cantidad de cascarudos. Incluso algunos usuarios de esta red social compartieron sus fotos para mostrar la cantidad que había en sus patios o balcones.

¿A qué se debe este fenómeno? No se sabe, aunque el meteorólogo de Canal 13 y TN Mauricio Saldívar intentó buscar y dar una explicación sobre el tema en Twitter: “LLUEVE cascarudos en barrios de CABA! Probablemente sea porque es la época de acople y desove, y el viento los debe haber transportado!”. Y luego agregó: “Los cascarudos que están “lloviendo” sobre BA son hembras: a diferencia de los machos (que tienen las alas “soldadas”) estas pueden volar”.

Los cascarudos pudieron verse en inusuales cantidades en los barrios de Almagro, Caballito, Villa Crespo, Devoto, Mataderos, Villa del Parque, Colegiales, Núñez, Coghlan, Saavedra, Recoleta, entre otros. Y también en las localidades de Bernal, Quilmes y zonas aledañas del conurbano bonaerense.

La red social fue un lugar donde la noticia tuvo resonancia. Estos fueron algunos de los tweets en los que se opinó sobre la “invasión” de cascarudos:

La legisladora de mandato cumplido Diana Mafia (@dianamaffia) se preguntó: “¿La lluvia de cascarudos será un anuncio del fin del mundo?”

Verónica (@mamadeocti) contó: “¡Tengo mi fondo lleno de esos cascarudos! El raid no les hace nada, ¿de donde salieron? (…)”.

Patricia Malanca (@patmalanca) expresó: “Como en la película Magnolia pero en lugar de sapos, cayeron cascarudos. Invasión de cascarudos en las calles porteñas”.

Juana Caudal (@JuanaCaudal) comentó: “Hoy es 21-02-2012 #capicúa. Llueven cascarudos”.

Pablo Katcheroff (@pkatche) señaló: “En Colegiales hay un número importante de #cascarudos”.

Gabriel Soca (@gabrielsoca) tuiteó: “Por Balvanera y Recoleta estaba lleno #cascarudos”.

Para ver todos los tweets sobre el tema, se puede buscar en Twitter a través del hashtag #cascarudos.

El Gobierno porteño ofreció un aumento salarial del 20 por ciento, pero los sindicatos docentes reclaman el 29. Las negociaciones están estancadas. El inicio de clases está previsto para el martes próximo.

A una semana del comienzo de clases, las negociaciones se estancaron

A una semana del comienzo de las clases, la Ciudad y los 17 gremios docentes no alcanzaron un acuerdo en las paritarias docentes. Los sindicatos reclaman un aumento del 29 por ciento en el salario básico, pero el Ejecutivo porteño ofrece el 20 por ciento y las negociaciones están estancadas.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich suspendió los próximos encuentros con los dirigentes sindicales, y dijo que se encuentra a la espera de que “los gremios estudien una posición conjunta que se acerque a lo que propone la Ciudad, y así evitar que se desgaste la relación”.

La mayoría de los gremios reclaman un incremento del 29 por ciento en el salario básico de los docentes, pero la Ciudad ofrece un 20 por ciento”. En ese sentido, el titular de Educación expresó que “llevar el mínimo a tres mil pesos en el sueldo de los docentes, para jornadas simples, y de seis mil pesos en las completas creemos que es una propuesta superadora”.

El funcionario sostuvo que con la propuesta realizada por la Ciudad se está “casi triplicando el salario de los docentes desde que Mauricio Macri está al frente del Gobierno”, y criticó que “no hay una propuesta unificada de los gremios”. Y agregó: “Cuando una parte no se mueve es muy difícil alcanzar un acuerdo, hoy hicimos propuestas superadoras”.

Los gremios rechazaron el ofrecimiento del Ejecutivo porteño. El secretario general de UTE-Ctera Capital, Eduardo López manifestó que “el ministro ofreció un aumento anual en dos cuotas, un total del 17,6 por ciento en el salario de bolsillo”. “Nosotros reclamamos un 29 por ciento de aumento”, indicó.

Asimismo el gremialista explicó la diferencia en las cifras que pone en la mesa de negociaciones cada parte. Bullrich “dice tres mil pesos, pero es con presentismo, nosotros estamos reclamando un salario inicial de 3.100 pesos”.

López dijo, en referencia a un posible paro que afecte el normal inicio de clases en las escuelas porteñas, que “si él (por Bullrich) nos trata como a sus salarios, a sus funcionarios y a los subsidios de la escuela privada, las clases comienzan normalmente”. Y dejó en claro que la voluntad del gremio “es negociar permanentemente, pero no bajo amenazas”.

“Nuestro deseo es que las clases empiecen el martes 28 de febrero. La decisión se la dejamos al ministro Bullrich”, aseveró el sindicalista. “Así las clases no comienzan”, dijo.

Por su parte, el secretario general adjunto de la Unión de Docentes de la Capital Federal (UDA), Gustavo Frutos, también expresó su rechazo a la propuesta oficial y manifestó su malestar por la manera en que se desarrolló el encuentro.

“La reunión duró sólo cinco minutos. Después el ministro convocó a un cuarto intermedio para las 16 sin la posibilidad de que los gremios contestaran. Se levantó y se fue", contó Frutos. Y se quejó porque “el ministro privilegió el diálogo con algunos gremios”.

En la ciudad de Buenos Aires el inicio de las clases está previsto el 28 de febrero para el nivel primario, y una semana después para el secundario.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

El Gobierno porteño y los 17 gremios docentes tendrán una nueva reunión para intentar alcanzar un acuerdo por el salario básico. Los maestros reclaman un mínimo de 3.100 pesos. Las clases empiezan en 8 días.

El jueves fue la primera reunión entre la Ciudad y los gremios docentes

El Gobierno porteño y los representantes de los 17 gremios docentes de la Capital vuelven a reunirse hoy en el marco de las negociaciones por las paritarias en las que buscan conseguir un aumento salarial.

La reunión fue convocada para las 11 en la sede del Ministerio de Educación porteño, en Paseo Colón 255, a pesar del feriado por carnaval. El titular de la cartera, Esteban Bullrich, había confirmado el sábado el encuentro.

El secretario de prensa de Ademys, uno de los 17 sindicatos, Manuel Gutiérrez, manifestó: “Nosotros vamos mañana (por hoy) a la espera de que haga una propuesta para llevarlo a la asamblea de base. Esperamos recibir por lo menos una oferta por parte del ministro porque si no es muy poco lo que podemos elaborar o analizar”. Y precisó: “Nosotros estamos pidiendo 3.500 pesos, otros sindicatos 3.100”, a la vez que señaló que la Ciudad “no hizo una contrapropuesta”.

Asimismo, aseveró que entre los docentes hay “una expectativa importante respecto de esta paritaria”, y que “están muy preocupados por la caída de sus salarios”. “Sabemos que están esperando una respuesta positiva a su reclamo”, añadió.

“Tiene que empezar un proceso de recomposición del salario. Que se vuelva a reabrir la paritaria en junio”, comentó el dirigente.

El primer encuentro entre la Ciudad y los representantes de los gremios de maestros fue el jueves, en el contexto de la paritaria del sector. Los sindicatos reclaman un aumento del 29 por ciento en el salario básico para el docente que recién se inicia, y que el sueldo vaya a 3.100 pesos.

Actualmente un maestro con jornada simple sin antigüedad percibe un salario inicial de 2.500 pesos. “Hay que replantearse toda la formación docente. Con 2.500 pesos el profesor se tiene que sobrecargar de horas y eso no aporta para nada”, indicó Gutiérrez.

El comienzo de clases está previsto para el martes 28 de febrero.

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas

Las críticas de uno y otro lado no se detienen. Schiavi acusó a Macri de “mediatizar cualquier conflicto”, y Vidal replicó que “se han dado decisiones unilaterales” desde la Nación. La negociación no avanza.

(Foto:DyN)

Nación y Ciudad protagonizaron un nuevo round por el traspaso de la administración de los subterráneos a la órbita porteña. El secretario de Transporte nacional, Juan Pablo Schiavi, acusó al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, de “mediatizar cualquier conflicto”, lo que le valió la respuesta de la vicejefa María Eugenia Vidal, quien cuestionó “las decisiones unilaterales” de Casa Rosada.

La negociación entre ambos gobiernos está estancada, si bien se espera que en los próximos días las tratativas se reanuden, sobre todo porque en 45 días vence el plazo que fijaron para concluir el acuerdo.

Uno de los principales motivos del estancamiento son los 30 millones de pesos mensuales que nación aporta directamente a Metrovías para la realización de obras, pero ese dinero la Ciudad lo esperaba para utilizarlo para los gastos del subte.

Otro de los puntos de desacuerdo es que Nación, a través del la ministra de Seguridad, Nilda Garré, ordenó la quita de la Policía Federal de las estaciones.

Ayer, el chispazo se generó con las palabras del jefe de Gobierno, que puso en duda la continuidad del traspaso, y motivo la rápida respuesta de Schiavi, que dijo que “amenazar con el transporte público de por medio es una irresponsabilidad total”.

El funcionario nacional, en declaraciones a una radio, dejó en claro que entre ambas administraciones se fijaron “condiciones” y criticó al Ejecutivo porteño: “Ellos, ante cualquier cosa que no le satisfaga, lo primero que hacen es salir a los medios”.

“El Gobierno porteño aumentó, 24 horas después de haber asumido el control de los subterráneos, la tarifa en un 127 por ciento. Una vez que se aumentan las tarifas, una vez que se toma el control, una vez que nos metemos en la discusión fina, plantean un universo de dudas. Es un acto de una irresponsabilidad total, porque estamos hablando de un servicio público”, aseveró Schiavi. Y agregó: “el Gobierno de la Ciudad pensaba que esto era gratis, que con la herramienta de aumentar tarifas alcanzaba, pero no es así”.

“Quieren mediatizar cualquier conflicto. El adicional de la Policía Federal en el subte lo paga el gobierno nacional. La ministra Garré propuso sacar a los policías para que vaya ingresando la Metropolitana. Y al día de hoy la Federal sigue en el subte”, expresó el funcionario respecto a la seguridad en los subtes.

La vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, tomó las declaraciones de Schiavi y cuestionó a la Casa Rosada por tomar “decisiones unilaterales” como el retiro de los efectivos de la Federal, pero también dejó en claro que la Ciudad está “dispuesta” a tomar el control del servicio.

Vidal aseveró que existen “dificultades” en las conversaciones entre ambos gobiernos, a la vez que hizo referencia a “actitudes que no son de buena fe”. “Tenemos trabadas decisiones como las obras”, contó a una radio.

Luego de la reunión del gabinete porteño, ayer, la vicejefa hizo alusión a las palabras de Cristina Kirchner antes del traspaso del subte: “En diciembre la Presidenta pidió un esfuerzo, iniciamos un proceso de negociación, estamos en la mitad de ese período, y tenemos dificultades”.

“Se han dado decisiones unilaterales, como el retiro de la Policía, tenemos trabada la discusión sobre las obras, la discusión sobre si la Ciudad puede acceder a créditos internacionales para esas obras. Vemos actitudes que no son de buena fe y llamamos la atención”, manifestó Vidal. Y, a su vez, remarcó que “el contrato de concesión hoy es del Gobierno nacional”.

Respecto a la administración del servicio, la funcionaria porteña dijo: “Hoy el subte da pérdidas. El gobierno nacional tiene problemas con el transporte en general, con Aerolíneas, con la tarjeta SUBE. El subte todavía no es de la Ciudad, lo que abrimos con el Gobierno nacional fue la etapa de análisis para ver en qué manera tomamos el subte. Escuché a Schiavi muy nervioso por otros medios”.

Desde el macrismo, quien también lanzó críticas al secretario de Transporte fue el legislador Martín Ocampo, al señalar que Schiavi busca “focalizar la negociación por el traspaso en el tema de los subsidios”, cuando hay otros temas en torno a la transferencia. “La negociación no avanza y hay muchos temas que resolver que son tal vez más importantes que el subsidio, como el plan de inversiones", comentó.

Por otra parte, la diputada nacional por la Ciudad por el PRO, Cornelia Schmidt-Liermann, remarcó que el titular de Transporte “no debería hablar de inseguridad jurídica generada por el Gobierno de la Ciudad, cuando, por el contrato de concesión, los subtes jurídicamente continúan siendo de la Nación con todas las responsabilidades sobre la calidad y seguridad del servicio”.

En respaldo de lo realizado por el Gobierno Nacional en la transferencia, y con críticas al jefe de Gobierno, el bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura porteña emitió un comunicado en el que apuntaron que Macri “primero aumentó un 127 por las tarifas sin dar una sola justificación ni llamar a Audiencia Pública, y ahora dice con total liviandad que no sabe si efectuará el traspaso del subte”. Agregan que “es vergonzoso que la jurisdicción con mayor presupuesto del país no se responsabilice por un transporte público de la Ciudad en el que viajan 1,3 millones de personas a diario”. Y rematan: “El Gobierno Nacional todos los meses deposita el 50 por del subsidio acordado en el mes de diciembre pero Macri incumple con el convenio y deja en evidencia que no tiene voluntad política ni capacidad de gestión como para resolver los problemas del distrito”.

Nota con despachos de agencias Télam y Noticias Argentinas

Los diputados se repartieron las comisiones de cara al próximo periodo legislativo. El PRO preside la mayoría, el interbloque kirchnerista 6 y el resto entre las otras fuerzas. La Coalición Cívica, ninguna.

El recinto, vacío. El período de sesiones ordinarias se inicia el 1° de marzo (Foto: Perfil)

La fuerza que lidera el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, PRO, amplió su dominio al conseguir controlar 15 de las 26 comisiones que integran la Legislatura de la Ciudad.

Macri tenía como objetivo que su fuerza consiguiera la mayoría en todas las comisiones importantes y ganar más presidencias, algo que logró el flamante titular del bloque, Fernando De Andreis.

Las 15 comisiones que tiene el PRO son: Asuntos Constitucionales, Cultura, Descentralización y Participación Ciudadana, Ecología, Educación, Justicia, Obras y Servicios Públicos, Planeamiento Urbano, Políticas de Promoción e Intregración Social, Presupuesto y Hacienda, Protección y Uso del Espacio Público, Seguridad y Vivienda. Vale señalar que antes tenía 13.

También controla la Junta de Ética, Acuerdos y Organismos de Control, y la de Interpretación y Reglamento.

En el reparto interno de las comisiones, el sector que responde a la ex vicejefa de Gobierno (ahora diputada nacional por el PRO) Gabriela Michetti obtuvo cuatro presidencias: Helio Rebot al frente de Asuntos Constitucionales; Alejandro García, en Seguridad; Lidia Saya en Vivienda y Daniel Lipovetzky en la Junta de Interpretación y Reglamento.

En tanto, las once comisiones que quedaron para la oposición tienen un amplio dominio del krichnerismo, si bien son seis las que serán conducidas por diputados del interbloque que conforman el Frente para la Victoria, Nuevo Encuentro y el Frente Progresista Popular.

El Frente para la Victoria tiene Derechos Humanos, Desarrollo Económico, Legislación General y Relaciones Interjurisdiccionales; Nuevo Encuentro, Turismo y Deporte; y el Frente Progresista Popular se queda con Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud.

La Unión Cívica Radical, a través del legislador Rubén Campos, presidirá la comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios. Y Adriana Montes, legisladora de Bases para la Unión, estará al frente de Comunicación Social, comisión en la que el PRO está en minoría.

La comisión legislativa de Salud, considerada de las importantes, está comandada por Jorge Selser, de Proyecto Sur. Esta fuerza, que tiene siete legisladores, sólo se quedó con una presidencia. Por su parte, el bloque Buenos Aires para Todos controla Legislación del Trabajo.

Una fuerza que se quedó al margen del reparto de comisiones fue la Coalición Cívica, y es una consecuencia de la fractura que se dio en la Legislatura entre los diputados que responden a Elisa Carrió (Fernando Sánchez, Rocío Sánchez Andía y Maximiliano Ferraro) y quienes lo hacen por la diputada nacional Patricia Bullrich (Juan Pablo Arenaza y Adriana Montes).

Nota con despacho de agencia Noticias Argentinas